IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Las vacunas contra el COVID-19 sí protegen contra la infecciosa variante delta aunque la efectividad sea menor

Las dos dosis de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca sí ofrecen una protección considerable contra la enfermedad grave y la hospitalización. La cepa, que avanza con rapidez en EE.UU., ha obligado a Reino Unido a retrasar su reapertura.

Las vacunas de Pfizer y AstraZeneca ofrecen una protección significativa  contra la variante delta del COVID-19, según los resultados de dos estudios realizados en Reino Unido y publicados este lunes.

Los hallazgos han generado optimismo entre las autoridades sanitarias a nivel global, pues esta variante altamente transmisible que fue detectada por primera vez en India en febrero ha aparecido en docenas de países, generando temor de que la cepa ocasione una ola de infección que obligue a revertir los planes de reapertura, abrume los sistemas de salud e incluso socave los programas de vacunación. 

Dos estudios distintos de investigadores en Inglaterra y Escocia encontraron que, si bien la protección de las vacunas contra delta es ligeramente menor en comparación con las variantes anteriores, dos dosis sí ofrecieron una protección considerable contra la enfermedad grave y la hospitalización.

[La vacuna contra el COVID-19 de Novavax es 90% eficaz, según la compañía]

El primero de ellos, realizado por la agencia de salud pública de Inglaterra,  estudió a más de 14,000 personas infectadas con la variante, también conocida como B.1,617.2. En el caso de la vacuna de Pfizer, dos dosis redujeron el riesgo de hospitalización en un 96%. Y dos dosis de la vacuna de AstraZeneca redujeron este riesgo en un 92%.

El otro estudio, realizado por académicos y funcionarios de salud pública en Escocia,  y cuyos resultados fueron publicados en la revista médica Lancet, encontró una efectividad menor de las vacunas contra la variante delta, en comparación con cepas anteriores. Sin embargo, los niveles de protección contra la enfermedad grave sí fueron similares. 

El estudio, que analizó 19,543 casos, encontró que dos dosis de la vacuna de Pfizer redujeron el riesgo de infección en un 79%, en comparación con una reducción del 92% para la variante Alpha, detectada por primera vez el año pasado en Inglaterra y también conocida como B.1.1 .7. Respecto a la vacuna de AstraZeneca, las cifras fueron de 60% y 73%, respectivamente. Ambas vacunas redujeron el riesgo de hospitalización alrededor de un 70% después de dos dosis.

La variante delta, preocupa a los funcionarios de salud en todo el mundo, incluso en Estados Unidos. Actualmente representa más del 6% de las muestras de virus secuenciadas en el país, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Si bien puede parecer una proporción relativamente pequeña, la velocidad con que avanza es preocupante. Hace un mes, la cepa representaba poco más del 1% de las muestras de virus secuenciadas, según los CDC.

Hay evidencia de que las vacunas existentes contra el COVID-19 están funcionando contra la variante delta.AP

Los expertos creen que la variante provocó la enorme ola de infecciones observadas en India durante los últimos dos meses. Ahora está causando preocupación en Reino Unido, donde representa el 91% de los casos nuevos, según el secretario de Salud, Matt Hancock.

Reino Unido retrasa la reapertura por la amenaza de delta

Ante la preocupación por esta variante más infeccioesa, Reino Unido retrasó un mes más el levantamiento de las restricciones por la pandemia de coronavirus.

[Las personas actualmente hospitalizadas por COVID-19 tienen un elemento en común: no habían sido vacunadas]

El primer ministro, Boris Johnson, tenía previsto, según el plan planteado en febrero, levantar todas las restricciones el 21 de junio, pero este lunes anunció que las prolongará hasta el 19 de julio, por lo que restaurantes, clubes nocturnos y otros espacios públicos no podrán abrir aún completamente.

"Creo que lo más sensato es esperar un poco más", dijo Johnson. "Confío en que no sean más de estas cuatro semanas", agregó el primer ministro, quien espera en este tiempo ampliar aún más la vacunación, que avanza a gran ritmo allí.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) designó a la variante delta como "variante de interés" el 10 de mayo. Esa clasificación significa que una variante puede ser más transmisible o causar una enfermedad más grave, no responder al tratamiento, evadir la respuesta inmunitaria o no ser diagnosticada mediante pruebas regulares.

La variante ha sido identificada en 74 países, en todos los continentes excepto en la Antártida, dijo la OMS en su última actualización epidemiológica semanal publicada el martes. Se está propagando muy rápido: hace un mes la OMS dijo que estaba presente en poco más de 40 países.

La variante delta fue la cuarta en ser declarada "preocupante" por la OMS.

Las otras tres son B.1,1.7, que fue identificada por primera vez en Reino Unido y ahora se conoce como la variante Alpha; B.1,351, o Beta, detectada por primera vez en Sudáfrica; y P.1, que se encontró por primera vez en Brasil y ahora es identificada como Gamma.