IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Las personas actualmente hospitalizadas por COVID-19 tienen un elemento en común: no habían sido vacunadas

“Las vacunas están funcionando, y muy bien. Es ridículo a estas alturas que haya quien no quiera aprovechar eso”, indica un médico. El promedio de personas internadas ha caído 88% de enero a la fecha.

Por Erika Edwards – NBC News

Solamente hay tres pacientes enfermos de COVID-19 actualmente en el hospital Sandra Atlas Bass Heart, en Long Island, Nueva York. Es un contraste muy fuerte con cómo se encontraba el hospital durante el pico de la pandemia en Estados Unidos, con hasta 600 pacientes de coronavirus internados.

Y el médico Hugh Cassiere, director de servicios críticos en el hospital, señala que los tres pacientes actuales, todos en la unidad de cuidados intensivos, tienen algo en común: no están vacunados.

Es una tendencia que parece estar sucediendo en varios hospitales de todo Estados Unidos.

“No ha llegado nadie gravemente enfermo que ya estuviera vacunado”, dijo Josh Denson, doctor de medicina pulmonar y cuidados intensivos en el centro médico de la Universidad Tulane, de Nueva Orleans.

Lo mismo señaló Ken Lyn-Kew, pulmonólogo del departamento de cuidados críticos en National Jewish Health de Denver: “Ninguno de nuestros pacientes en la UCI había sido vacunado”.

[¿Todavía tiene dudas sobre la vacuna del COVID-19? Un doctor responde las preguntas más polémicas]

Los menores de edad no inmunizados también están en mayor riesgo de padecer una enfermedad grave si se contagian de COVID-19.

“En nuestros hospitales locales los niños que se están enfermando son los que todavía no reciben la vacuna”, dijo la pediatra Natasha Burgert, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Gracias a la campaña de vacunación contra el coronavirus se ha desplomado la cantidad de pacientes hospitalizados. El promedio de 125,000 personas en enero había caído a 15,000 para la semana del 7 de junio, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

 “Las vacunas están funcionando, y muy bien”, dijo Denson. “Es ridículo a estas alturas que haya quien no quiera aprovechar eso”, agregó.

Solamente la mitad de los adultos estadounidenses, un 53%, ha sido completamente inmunizado (recibido todas las dosis necesarias de las vacunas de coronavirus).

[Pfizer está en una carrera contra reloj para vacunar a los niños, que ahora representan casi el 20% de los nuevos casos de COVID-19]

Los doctores de cuidados intensivos hacen hincapié en que es necesario completar la serie de vacunación, y no solo quedarse con una dosis si se trata de una vacuna de dos aplicaciones, como la de Pfizer o Moderna.

Todd Rice, director de la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, dijo que ese hospital ha tenido internados al menos a 32 pacientes que solo habían sido parcialmente inmunizados. Es decir, con una solo una dosis o que habían sido vacunados apenas días antes de la hospitalización; el cuerpo tarda más en desarrollar los anticuerpos protectores.

Sin embargo, Rice dijo que la gran mayoría de los pacientes que han llegado a ese centro desde que la la campaña de vacunación empezó a mostrar avances eran personas todavía no inmunizadas.

Las infecciones en individuos que sí han sido completamente vacunados son posibles pero extremadamente raras. Cuando sí suceden es muy poco probable que esa persona necesite ser hospitalizado, según muestran los resultados preliminares de un estudio publicado en el sitio MedRxiv.

[Cerveza y cuidado gratuito de hijos: Biden anuncia nuevos incentivos para vacunarse contra el COVID-19]

Alex Olvera, de 15 años, recibe la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 de la mano de la enfermera Rickeyva Foster, en una escuela de los Ángeles California, el 17 de mayo de 2021.Los Angeles Times via Getty Images

Los únicos casos que Rice recuerda de alguien que requirió ser internado por una infección posterior a recibir la vacuna son de personas con inmunodepresión que por esas condiciones no respondieron tan bien a las vacunas con suficientes anticuerpos.

“Uno de esos pacientes tenía cáncer y el otro estaba tomando inmunosupresores por una enfermedad reumatológica”, indicó.

Los CDC recomiendan que todas las personas se vacunen, incluso si ya tuvieron coronavirus a lo largo del último año.

Sin embargo, Lyn-Kew del hospital en Denver dijo que algunos de los pacientes que fueron hospitalizados sin haber sido vacunados eligieron no ponerse la vacuna porque creían estar protegidos por una enfermedad previa.

Incluso cuando ni siquiera habían confirmado que esa enfermedad había sido COVID-19.

“Pensaron que habían tenido coronavirus, pero no fue así. Y se hacen a la idea de: ‘Ah, yo no necesito vacunarme entonces’”, dijo Lyn-Kew. El médico advirtió: “Ese es un error mortal”.