IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Las compañías de cruceros y el gobernador de Florida se enfrentan por los pasaportes de vacunación

Las líneas de cruceros están ansiosas por zarpar pero una nueva ley promovida por el gobernador republicano Ron DeSantis, que prohíbe los llamados pasaportes de vacunación, amenaza con mantenerlos anclados.
/ Source: Telemundo

Por Alex Seitz-Wald- NBC News

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se está enfrentando con una de las mayores industrias del estado por una ley que firmó prohibiendo a los negocios preguntar a los clientes si han sido vacunados contra el COVID-19.

Los operadores de cruceros, que navegan desde los grandes puertos del sur de Florida, dicen que la orden hará más difícil que vuelvan a los mares de forma segura, poniendo en peligro un importante motor económico del estado.

El Partido Republicano, bajo la influencia del expresidente Donald Trump, se ha embarcado en peleas ideológicas a expensas de los valores conservadores tradicionales que persigue el partido, como el capitalismo de libre mercado. DeSantis, que está considerando una candidatura presidencial en 2024, y otros se están enfrentando con empresas que, según ellos, socavan los valores estadounidenses.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) dieron luz verde el miércoles para comenzar a trabajar en la reanudación de los viajes en crucero por primera vez en más de un año, después de que los enormes barcos se convirtieran en algunos de los primeros lugares de propagación del coronavirus.

[Podcast: 48 días de angustia atrapados en un crucero antártico por el coronavirus]

Con una población del tamaño de una pequeña ciudad, los cruceros son especialmente vulnerables a la propagación del virus. Por ello, para cumplir con las directrices de los CDC y mantener a salvo a los pasajeros y a los miembros de la tripulación, varios cruceros quieren exigir que casi todo el mundo a bordo esté completamente vacunado.

Pero eso podría ser ahora ilegal en Florida, el centro de la industria de cruceros estadounidense, en virtud de una ley que DeSantis firmó este mes y que prohíbe a las empresas discriminar a los clientes no vacunados.

El crucero 'Navigator of the Sea' de Royal Caribbean atracado en el Puerto de Miami, el 2 de marzo de 2021 en Miami, Florida.Joe Raedle/Getty Images

"En Florida, su elección personal con respecto a las vacunas estará protegida, y ningún negocio o entidad gubernamental podrá negarle servicios basados en su decisión", dijo DeSantis sobre la ley.

Esta ley es lo último que necesita el sector de los cruceros, según el analista del sector de los viajes Patrick Scholes, director general de Truist Securities, mientras intentan tranquilizar a los pasajeros diciéndoles que es seguro volver a comer en sus abundantes buffets después de 15 meses.

"Ha sido un año de dolores de cabeza y patadas en los dientes para el sector de los cruceros. Ahora, por fin, se preparan para volver a empezar, y el gobernador de Florida está jugando con ellos", dijo Scholes.

[Conoce aquí dónde, cuándo y cómo puedes vacunarte allí donde vives]

La disputa puede acabar en los tribunales, ya que el sector de los cruceros argumenta que la ley estatal no se le aplica gracias a las normas federales. Mientras tanto, las compañías pueden decidir seguir adelante con sus planes de exigir la vacunación, aunque eso signifique acumular infracciones en Florida.

"Incluso podría ser más barato para ellos simplemente comerse las multas", dijo Scholes. "Están quemando millones de dólares al día al tener sus barcos parados", agregó

Florida, con mucho el mayor punto de embarque de cruceros en Estados Unidos, alberga la sede y la infraestructura clave de varias grandes líneas de cruceros, incluida Norwegian, cuyo director general dijo que la compañía con sede en Miami podría tener que retirar sus barcos del estado debido a las prohibiciones de los pasaportes de vacunación.

"Esperamos que esto no se convierta en una batalla legal o política. Pero a fin de cuentas, los cruceros tienen motores, hélices y timones. Y Dios no quiera que no podamos operar en el estado de Florida por la razón que sea, pero hay otros estados desde los que sí operamos. Y podemos operar desde el Caribe", dijo el consejero delegado Frank Del Rio en una reciente llamada de resultados con inversores y analistas.

"Desde luego, esperamos que no se llegue a eso. Todo el mundo quiere operar fuera de Florida. Es un mercado muy lucrativo", dijo Del Río. "Pero es un problema. No se puede ignorar. Y esperamos que todo el mundo empuje en la misma dirección, que es que queremos reanudar los cruceros de forma segura", añadió.

Otro ejecutivo del sector de los cruceros, no identificado, advirtió al boletín del sector Cruise Week que si la ley de Florida se mantiene, "parecería bloquear la reanudación de los cruceros."

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

"¿Por qué un gobernador pro-empresas se interpone en el camino de una de las industrias más importantes del estado para reiniciar?", preguntó el ejecutivo.

DeSantis, que es visto como uno de los principales contendientes presidenciales si Trump no se postula, ha estado al frente del rechazo por parte del Partido Republicano al mensaje a favor de los negocios.

Recientemente firmó una ley que limita a las empresas de redes sociales, una respuesta directa de los aliados de Trump a los sitios web que optaron por eliminarlo de sus plataformas. Pero en otro caso, se puso del lado de la industria de los cruceros y quitó poder a las jurisdicciones locales después de que los residentes de Key West votaran abrumadoramente en un referéndum para limitar el tamaño de los cruceros que visitan la isla, donde el muelle de cruceros es propiedad de un importante donante de DeSantis.

El republicano, que dice haber luchado siempre por la industria de los cruceros, demandó a los CDC por las directrices sobre el uso de la mascarilla y el distanciamiento social ya que, según él, eran demasiado estrictas. Ahora que está en desacuerdo con la industria sobre los llamados pasaportes de vacunación, dice que no está cediendo.

"Vamos a hacer cumplir la ley de Florida", dijo DeSantis a los periodistas el viernes, según el periódico Orlando Sentinel. "Es decir, tenemos la ley de Florida. Tenemos leyes que protegen a la gente y la privacidad de nuestros ciudadanos, y vamos a hacerlas cumplir", aseguró.

Las vacunas contra el COVID-19 se han politizado. Los republicanos son con mucho el mayor segmento de estadounidenses que dicen que "definitivamente no" se vacunarán, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation. Más de una cuarta parte de los votantes del Partido Republicano, el 27%, dice que rechazará las vacunas, mientras que un 9% más dijo que se vacunará solo si es obligatorio.

Otros políticos de Florida ven las cosas de manera diferente, e incluso algunos republicanos dicen que no vale la pena poner en peligro la recuperación de la crucial industria turística del estado después de que fuera golpeada por la pandemia.

"Estamos preparados para volver a dar la bienvenida a los pasajeros a la capital mundial de los cruceros para que decenas de miles de empleados vuelvan a trabajar", dijo la alcaldesa de Miami-Dade, la demócrata Daniella Levine Cava. "Estamos comprometidos a trabajar con el gobernador para encontrar una forma de avanzar", añadió.