IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La variante delta dispara los contagios entre vacunados: no enferman de gravedad pero pueden propagar el COVID-19

Un estudio de los CDC en Massachusetts y las cifras de contagios en Los Ángeles muestran por qué es necesario usar mascarilla: para los vacunados el COVID-19 suele ser “un mal catarro”, pero los que no se inmunicen pueden morir.
/ Source: Telemundo

Durante el mes de julio se detectaron 469 contagios de coronavirus en el condado de Barnstable, una península del estado de Massachusetts que incluye la turística zona de Cape Cod. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), estos casos se vincularon a celebraciones veraniegas en las que se juntaron gran número de personas.

La tasa de vacunación en ese estado roza el 70%, por lo que se podría pensar que esos eventos multitudinarios fueron seguros. De hecho, los propios CDC habían recomendado que las personas inmunizadas podían dejar de usar la mascarilla. Sin embargo, un análisis de lo ocurrido en Barnstable demostró que el 74% de los contagios afectaron a personas completamente vacunadas.

En la mayoría de los casos, se debió a la variante delta, que es tan contagiosa como la varicela o el ébola, y puede provocar situaciones más peligrosas que otras mutaciones, según indicaron este miércoles los CDC. En el brote de Barnstable, ocho de cada 10 infectados mostraron síntomas de la enfermedad, aunque sólo cinco (sobre un total de 346 vacunados infectados, es decir, el 1%) tuvieron que ser hospitalizados. Ninguno murió.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

Este estudio de los CDC forma parte de las razones por las que las autoridades federales modificaron esta semana su recomendación para volver a pedir a las personas vacunadas que usen la mascarilla en interiores cuando se encuentren en regiones con una alta tasa de contagios de coronavirus (ahora mismo, en la mayoría del país).

Lo sucedido en Massachusetts no es una excepción: el pasado mes de junio, el 20% de los nuevos contagios en el condado de Los Ángeles, en California, afectó a personas vacunadas. Sólo el 8% tuvieron que ser hospitalizadas.

Un mes después, en julio, ese porcentaje de contagios entre vacunados se elevó al 26%, según reporta el diario Los Angeles Times.

[El fin de la moratoria de desalojos puede agravar la pandemia y perjudicaría a millones de latinos]

Esto no cambia que en cualquier caso que la vacunación sea la mejor manera de evitar el contagio (en el caso de Los Ángeles, por ejemplo, hay tres veces más infectados sin vacunar que vacunados), puesto que se ha demostrado su eficacia incluso contra la variante delta.

Pero lo fundamental es que, en el caso de enfermar, la vacuna evita los síntomas más graves y, en la mayor parte de casos, la hospitalización o la muerte.

La enfermera de Detroit, Hollie Macias, conversa con Shanya Taylor, de 19 años, antes de recibir su vacuna contra el coronavirus en una clínica móvil de vacunación en la Preparatoria East English Village en Detroit, Michigan, julio 21 de 2021.Emily Elconin/Reuters

A nivel nacional, 46 estados y territorios reportaron 10,262 infecciones en vacunados entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2021, 27% de ellos asintomáticos, a comparación de los 11.8 millones de casos en el mismo período, según informa el medio Quartz.

Pero desde enero, ya son al menos 125,000 estadounidenses completamente vacunados que han dado positivo, según datos recogidos por nuestra cadena hermana NBC News. Los 125,682 casos en vacunados en 38 estados representan menos del 0.08% de los 164.2 millones de personas más vacunadas desde enero.

Por razones que no están claras, los datos de los CDC a nivel nacional encontraron que las mujeres representan el 63% de las infecciones en vacunados. Algunos estudios más pequeños también identifican a las mujeres como la mayoría de estos casos.

A fines de julio de 2021, el 49% de la población, o poco más de 163 millones de personas, estaban completamente vacunadas. Casi el 90% de los mayores de 65 años en el país han recibido al menos una dosis de una vacuna.