IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La variante del coronavirus originada en Sudáfrica ya circula en EE.UU. ¿Qué otras hay en el país y causan alarma?

Dos personas en Carolina del Sur son las primeras detectadas en el país, aunque es posible que "se haya propagado más". En EE.UU. circulan otras dos variantes que generan preocupación por su alta transmisibilidad y potencial para complicar la respuesta a la pandemia.

Una nueva variante del COVID-19 fue identificada en Estados Unidos este jueves, lo cual representará un reto adicional para el país, donde más de 3,000 personas en promedio mueren diariamente producto del virus.

Se trata de la variante denominada 501Y.V2. o B.1.351, y que fue localizada por primera vez en Sudáfrica, pero que ya se extiende a más de 20 países.

Esta versión mutada del virus fue hallada en dos personas residentes en Carolina del Sur. Según los funcionarios de salud pública, es casi seguro que hay más personas infectadas que aún no se han identificado.

La mutación originaria de Sudáfrica preocupa a los científicos por su potencial de propagarse con mayor facilidad y ser más complicada de combatir con las vacunas de Pfizer y Moderna, las dos aprobadas en Estados Unidos para uso de emergencia.

Una trabajadora de la salud en Orlando, Florida, administra una vacuna contra el COVID-19 en un centro de vacunación drive-thru. Getty Images

Los dos casos se descubrieron en adultos en diferentes regiones del estado y no parecen estar relacionados. Ninguna de las personas infectadas ha viajado recientemente, dijo este jueves el Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur.

"Eso es aterrador", porque significa que podría haber más casos no detectados dentro del estado, dijo la doctora Krutika Kuppalli, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Médica de Carolina del Sur, en Charleston. "Probablemente se haya propagado más".

[¿Por qué están apareciendo ahora nuevas variantes del coronavirus?]

La llegada de la variante de Sudáfrica a Estados Unidos muestra que "la lucha contra este virus mortal está lejos de terminar", dijo en un comunicado el doctor Brannon Traxler, director interino de salud pública de Carolina del Sur. "Si bien hay más vacunas contra el COVID-19 en camino, los suministros todavía son limitados”, advirtió.

La agencia estatal de salud de Carolina del Sur dijo que una de las personas que fue diagnosticada con la variante vive en la región costera del estado y la otra en el lado noreste. El estado brindó poca información adicional, citando la privacidad de los involucrados, aunque dijeron que ninguna de ellas era contagiosa ya.

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, un republicano, relajó la mayoría de las restricciones frente a la pandemia en el otoño. Un portavoz de su oficina dijo que McMaster no planea ordenar nuevas medidas basadas en el descubrimiento de la variante.

"Esta es una información importante para los habitantes de Carolina del Sur", dijo McMaster en un tuit, "pero no es motivo de pánico".

¿Qué variantes del coronavirus circulan en Estados Unidos y generan alarma?

Es normal que los virus muten constantemente. Por eso es normal también que diferentes variantes del coronavirus estén circulando por el país y gran parte del mundo.

Sin embargo, los científicos en Estados Unidos están preocupados principalmente por la aparición de tres de ellas que, según los investigadores, pueden propagarse más fácilmente.

También hay signos preliminares de que algunas de las mutaciones recientes pueden frenar modestamente la efectividad de las dos vacunas disponibles y ciertos tratamientos con anticuerpos, aunque las inyecciones aún protegen contra la enfermedad.

Estas tres variantes son:

✔️Una originada en el Reino Unido en septiembre de 2020, denominada B.1.1.7

Está presente en unos 24 estados, con casi 300 casos identificados hasta este jueves. Esa variante ya ha sido encontrada en al menos otros 46 países.

Las autoridades sanitarias han advertido que tiene un potencial de trasmisibilidad incrementado, pero que aún no está claro si produce una enfermedad más fuerte. Aunque a finales de mes, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que esta variante "puede estar asociada con un mayor grado de mortalidad".

Hasta el momento, se cree que las vacunas son efectivas contra ella.

✔️Una originada en Brasil, denominada P.1

También está presente en al menos cuatro países del mundo.

Existe evidencia que sugiere que algunas de las mutaciones en la variante P.1 pueden afectar su transmisibilidad y perfil antigénico, lo que puede afectar la capacidad de los anticuerpos generados a través de una infección natural previa o mediante vacunación para reconocer y neutralizar el virus.

✔️La originada en Sudáfrica y denominada 501Y.V2. o B.1.351

Se ha detectado en al menos otros 23 países.

Varios estudios pequeños muestran que esta variante es menos susceptible a los anticuerpos creados por la infección natural y por las vacunas de Pfizer y Moderna. Regeneron, una empresa que ha desarrollado un cóctel de dos anticuerpos monoclonales como terapia para pacientes con COVID-19, también informó que esta variante podría evadir uno de los anticuerpos en su mezcla.

La vacunación es la clave contra las nuevas variantes

Los especialistas advierten que la clave para evitar el surgimiento de nuevas variantes que puedan complicar la respuesta a la pandemia es avanzar con la vacunación lo más rápido posible.

[La FDA emite una alerta para todos los desinfectantes de manos hechos en México]

De esta manera “impedimos que sigan surgiendo otras potenciales variantes que pudieran echar abajo esta tarea titánica que se ha hecho de desarrollo de vacunas efectivas”, dijo a Noticias Telemundo Jaime Sepúlveda, director ejecutivo del instituto de salud UCSF.

La vacunación en Estados Unidos va más lenta de lo que había prometido la Administración Trump. Diariamente, se están administrando poco más de 1 millón de dosis. Las personas necesitan dos dosis, separadas por un promedio de tres semanas una de otra, para alcanzar la mayor inmunidad contra el coronavirus.

Joe Biden lanzó un plan de vacunación de 150 millones de dosis en 100 días. De ellas, apenas se han administrado 10 millones. En los 91 días restantes para alcanzar la meta, se necesita administrar 1,550,054 de dosis diarias.