IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La vacunación contra el COVID-19 entre adolescentes se retrasa en el sur y avanza en el noroeste

Vermont lidera la campaña de vacunación en adolescentes de 12 a 17 años mientras que Alabama es el estado más rezagado después de un mes desde que se diera luz verde para inmunizar a este rango de edad. Las dudas de los padres son un factor clave.

Por Erika Edwards y Elliott Ramos - NBC News

Las tasas de vacunación contra el COVID-19 para jóvenes de 12 a 17 años aumentaron en el noreste y se retrasaron en el sur, después de un mes desde que se aprobaron para menores de 12 años en adelante, según un análisis de NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

En Vermont, casi el 59% de los adolescentes han recibido su primera dosis. En Massachusetts, la cifra alcanza la mitad. Y en Connecticut, Maine, Maryland, New Hampshire y Rhode Island, más del 40% de los jóvenes de 12 a 17 años han recibido una inyección.

[La FDA extiende la validez de la vacuna de Johnson & Johnson ante el peligro de que millones de dosis expiren sin usarse]

Mientras tanto, los jóvenes que viven en el sur tienen menos probabilidades de haber recibido su primera dosis. Poco más del 7% de los menores de Mississippi de 12 a 17 años la han recibido, y en Louisiana menos del 10% de ese grupo de edad.

Alabama se encuentra a la cola, con poco menos del 6% de los niños de 12 a 17 años con la primera dosis administrada.

La vacilación ante las vacunas parece jugar un papel clave en las bajas tasas en el sur, según el doctor David Kimberlin, experto en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Alabama en Birmingham.

Kimberlin explicó que ha sido testigo de un aumento en las tasas de vacilación entre los padres durante las últimas décadas. No son necesariamente antivacunas, pero a menudo se han equivocado con relatos infundados y siguen albergando dudas.

"Creo que encaja en un desafío más amplio que tenemos en este país, de no saber en quién confiar", señaló. "Puede ser frustrante. Desacreditas un problema de desinformación y luego aparecen otros dos o tres. Es como golpear un topo", añadió.

Audrey Romero, de 16 años, recibe una primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech en una clínica móvil en Los Ángeles, California, el 14 de mayo de 2021.Patrick T. Fallon/AFP via Getty Images

En el Medio Oeste, las tasas de vacunación de la primera dosis contra el COVID-19 rondan el 25%. Poco menos de un tercio de los adolescentes en Michigan y Wisconsin han recibido una dosis, mientras que menos de una cuarta parte de los adolescentes en Nebraska y Ohio se han sido inoculados.

Las tasas en Missouri están apenas por debajo del 19%. La doctora Natasha Burgert, pediatra de Kansas City, predice que más padres inscribirán a sus hijos este otoño.

[¿Todavía tiene dudas sobre la vacuna del COVID-19? Un doctor responde las preguntas más polémicas]

"Los niños volverán a la escuela y los padres volverán al trabajo. Si un niño está expuesto, habrá un problema muy práctico: que los padres tengan que volver a casa del trabajo después de una exposición, una situación muy diferente a cuando estábamos en casa confinados", vaticinó.

NBC News calculó las tasas de vacunación de adolescentes restando la primera dosis de vacunación para adultos de 18 años en adelante y de los de 12 en adelante. La vacuna de Pfizer-BioNTech fue autorizada para niños de tan solo 12 años en mayo.

El análisis también incluye datos anteriores para jóvenes de 16 y 17 años, que pudieron recibir la vacuna Pfizer ya en diciembre. La mayoría de los adolescentes mayores, sin embargo, no recibieron las vacunas hasta principios de este año, después de que los trabajadores de la salud y los adultos mayores tuvieron la oportunidad de vacunarse.

Hay salvedades al comparar estados. Los más pequeños como Vermont, que tiene la tasa de vacunación más alta entre los adolescentes, solo tienen alrededor de 40,000 adolescentes. Por lo tanto, el estado tiene menos vacunas para adolescentes en general que California, que ha vacunado a un tercio de sus 3 millones de adolescentes.

[¿A qué países es seguro viajar, según los CDC?]

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), poco más de 7.1 millones de jóvenes de 12 a 17 años han recibido al menos una dosis de COVID-19.

La semana pasada, la directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky, instó a los padres a vacunar a los adolescentes, citando un aumento reciente en el número de jóvenes hospitalizados con la enfermedad.

"Me preocupa profundamente la cantidad de menores hospitalizados y me entristece ver la cantidad de jóvenes que requirieron tratamiento en unidades de cuidados intensivos o ventilación mecánica", indicó en un comunicado.

En los primeros tres meses del año, los investigadores de los CDC revelaron que casi un tercio de los adolescentes hospitalizados con COVID-19 requirieron ingreso en una UCI y el 5% necesitó ventilación mecánica invasiva.

"Gran parte de este sufrimiento se puede prevenir", apuntó Walensky.