IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La nueva mutación delta plus del COVID-19 preocupa a los expertos y ya está presente en Estados Unidos. Esto es lo que sabemos

Conocida oficialmente como AY.4.2, esta nueva versión del coronavirus puede estar detrás del fuerte aumento de casos en Reino Unido. Pero ¿es más letal o se extiende más rápido?

Por Holly Ellyatt — CNBC

Reino Unido está investigando una mutación de la variante delta recientemente descubierta y que ya está presente también en Estados Unidos, ante la preocupación de que pueda hacer que el coronavirus sea aún más transmisible y debilitar las vacunas.

Quedan en cualquier caso muchas incógnitas en torno a este descendiente o subtipo de la variante delta, conocido de forma oficial como AY.4.2 pero que algunos están denominando delta plus.

Las autoridades sanitarias del Reino Unido han dicho que es demasiado pronto para saber si la mutación supone un mayor riesgo para la salud pública que la variante delta, que a su vez es significativamente más infecciosa que la cepa original del COVID-19.

[La FDA autoriza la dosis de refuerzo de las vacunas de Johnson & Johnson y Moderna]

Pero han indicado que están vigilando la mutación muy de cerca: ahora representa el 6% de los casos de COVID-19 del Reino Unido que se han secuenciado genéticamente, en un momento en que las infecciones en el país están aumentando de nuevo rápidamente.

Esto es lo que sabemos, y lo que no sabemos, sobre la variante:

  • ¿Cuál es la nueva variante?

Los virus mutan constantemente y el coronavirus que surgió en China a finales de 2019 ha pasado por múltiples variaciones menores que lo han hecho más infeccioso y eficaz en su propagación.

[Un laboratorio del Gobierno cree posible que el coronavirus escapara de una instalación científica china]

Esto se vio por primera vez con la variante alfa (secuenciada por primera vez en el Reino Unido), que pasó a propagarse a nivel mundial antes de ser sustituida por la variante delta, aún más transmisible, que se descubrió por primera vez en India.

La variante delta, que fue calificada como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en mayo, sigue siendo la dominante a nivel mundial.

Pero el viernes pasado la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido emitió un informe en el que afirmaba que “se ha observado la expansión en Inglaterra de un sublinaje delta recientemente designado como AY.4.2”. La agencia dijo que estaba vigilando el subtipo, que incluye mutaciones en la proteína de la espiga (A222V e Y145H) que el coronavirus utiliza para entrar en nuestras células.

  • ¿Por qué está bajo vigilancia?

La variante AY.4.2 se está identificando en un número cada vez mayor de casos de COVID-19 en el Reino Unido, y algunos sugieren que podría ser un factor de la creciente crisis sanitaria del país que ha llevado a algunos médicos a pedir que se vuelvan a imponer restricciones.

[Así actúan las misteriosas mutaciones que hacen tan peligrosa a la variante delta. Y va a empeorar]

“Este sublinaje está aumentando actualmente su frecuencia”, dijo la Agencia de Seguridad Sanitaria la semana pasada, y señaló que “en la semana que comenzó el 27 de septiembre de 2021 (la última semana con datos completos de secuenciación) representó cerca del 6% de todas las secuencias generadas, en una trayectoria creciente”.

Reino Unido está experimentando actualmente un prolongado y preocupante pico de casos, con entre 40,000 y 50,000 nuevas infecciones al día en la última semana, lo que ha llevado a los expertos a preguntarse por qué el Reino Unido es tan vulnerable.

[Biden pide a los estados que premien con $100 a quienes se vacunen y obliga a inmunizarse a los empleados federales]

Según los informes, el subtipo de delta es entre un 10% y un 15% más transmisible que la variante delta estándar, pero es demasiado pronto para decir con certeza si ha causado un pico de casos.

  • ¿Por qué es importante?

Aunque la AY.4.2 está siendo monitoreada, no ha sido clasificada como una “variante bajo investigación” o una “variante preocupante” por la OMS, es decir, no se ha identificado que tenga cambios genéticos que se espera que afecten a las características del virus como la transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad, el escape inmunológico, el diagnóstico o el escape terapéutico.

Tampoco se ha confirmado que provoque una transmisión comunitaria significativa o múltiples grupos de COVID-19.

Aun así, esa situación podría cambiar tras un mayor seguimiento y si se sigue secuenciando en un número creciente de casos.

Encontrar una variante potencialmente más transmisible es importante porque podría causar más casos entre los no vacunados.

Una gran parte del mundo sigue sin estar vacunada (solo el 3% de las personas de los países más pobres han recibido al menos una dosis de la vacuna, según Our World in Data), mientras que en los países desarrollados se observan cada vez más casos de “irruptivas” a medida que la inmunidad contra el COVID-19 disminuye alrededor de seis meses después de haber sido completamente vacunados.

Una variante más infecciosa podría socavar la eficacia de la vacuna, aunque no hay indicios de que ese sea el caso todavía con AY.4.2.

¿Qué dicen los expertos?

Las autoridades sanitarias mantienen la calma en relación con el subtipo delta, por ahora, y señalan que es fundamental estar atentos a la mutación, pero sin que cunda el pánico.

La directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Rochelle Walensky, indicó el miércoles que, “en particular, la variante AY.4.2 ha llamado la atención en los últimos días”. Y añadió: “En ocasiones hemos identificado este sublinaje aquí en Estados Unidos, pero no con un aumento reciente de la frecuencia o la agrupación, hasta la fecha”.

Gheorghe Apostol recibe la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en Northampton, Inglaterra, el 21 de octubre de 2021.ANDREW BOYERS / REUTERS

Israel también dijo que había confirmado un caso de la variante AY.4.2, en un niño de 11 años que entró en el país por el aeropuerto de Ben Gurion. Rusia indicó el jueves que había registrado casos aislados de la variante AY.4.2. Se desconoce hasta qué punto, si es que hay alguno, se ha encontrado el subtipo en Europa continental.

El portavoz oficial del Gobierno británico hizo un llamamiento a la calma el martes, y aseguró a Sky News: “Es algo que estamos vigilando muy de cerca”. Subrayó en todo caso que aún no hay pruebas que sugieran que esta variante se propague más fácilmente.

“No dudaremos en tomar medidas si es necesario”, añadió.

Los funcionarios británicos son muy reacios a reimponer las restricciones, a pesar de los llamamientos de los profesionales de la salud para que lo hagan, ya que los hospitales se enfrentan a la saturación de la demanda a medida que se acerca el invierno.

Andrew Pollard, director del Grupo de Vacunas de Oxford, que ayudó a desarrollar la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, dijo el miércoles que la subvariante delta no cambiará el panorama.

“El descubrimiento de nuevas variantes es, por supuesto, importante de supervisar, pero no indica que esa nueva variante vaya a ser la siguiente en sustituir a la delta”, dijo Pollard a la radio pública británica.

“De hecho, incluso si lo hace, la delta es increíblemente buena en la transmisión en una población vacunada y una nueva puede ser un poco mejor, pero es poco probable que cambie el panorama dramáticamente de donde estamos hoy”, añadió.

Por su parte, el profesor de inmunología del Imperial College de Londres, Danny Altmann, declaró el lunes que el subtipo “debe ser vigilado y, en la medida de lo posible, controlado cuidadosamente”.

“Dado que delta ha sido ahora la variante mutante dominante en varias regiones durante unos seis meses y no ha sido desplazado por ninguna otra variante, la esperanza ha sido que delta quizás representaba [el] máximo rendimiento de mutación alcanzable por el virus. AY.4 puede empezar a poner en duda eso”, advirtió.