IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La mitad de los latinos en Estados Unidos no se ha vacunado contra el COVID-19, según una encuesta

Los que menos se están vacunando son los jóvenes, quienes citan las preocupaciones por posibles efectos secundarios, aunque los expertos afirman que el riesgo es mínimo. Quienes sí planean vacunarse dicen que lo harán para proteger a sus familias.
/ Source: Telemundo

Una nueva encuesta nacional reveló este miércoles que el 47%, de los adultos latinos aún no se han vacunado contra el COVID-19.

La cifra es aún mayor entre los jóvenes: un 56% de los hispanos de 18 a 29 años no está inmunizado, en comparación con el 20% de los mayores de 65 años que no están vacunados, según muestra el sondeo.

Dado que la población latina en Estados Unidos es joven (con una edad promedio de 28 años), las tasas de vacunación bajas entre los latinos de menor edad están reduciendo la tasa general de esta población. 

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

El sondeo fue realizado por BSP Research y la Colaboración Afroestadounidese de Investigación (AARC por sus siglas en inglés), que entrevistaron a más de 13,000 personas en todo el país por teléfono y por internet y en varios idiomas durante el mes de mayo.

Los latinos son además los que menos se han vacunado de todos los grupos raciales o étnicos, 47%, seguidos de cerca por la población negra, con 46%, 44% para nativoamericanos y 40% para los blancos.

La vacunación también ha variado mucho dependiendo de las condiciones socioeconómicas o el estatus migratorio de los hispanos.

Los latinos que hablan español tienen tasas de vacunación más altas que los que hablan inglés, por ejemplo. En general, los que viven en zonas rurales también muestran menores tasas de inmunización. Y los que no son ciudadanos se están vacunando menos que los inmigrantes que ya están naturalizados. 

Ya se conocía que los latinos se estaban vacunando menos que otros grupos, pero no se sabía cómo variaba esto según la edad u otros factores.

Las cifras actuales de vacunación de los CDC están desglosadas ​​solo por raza o etnia y muestran diferencias significativas. Los blancos superan con creces el porcentaje de otros grupos que se inoculan en Estados Unidos. También muestra que la tasa de vacunas entre negros y latinos no coincide con su proporción de la población total, aunque datos recientes de los CDC muestran algo de progreso desde mediados de mayo.

¿Por qué dudan en vacunarse?

Entre los hispanos que aún no se han vacunado, una de las principales preocupaciones es el riesgo de coágulos de sangre y otros efectos secundarios, aunque los expertos dicen que el riesgo es mínimo. 

El sondeo muestra que quienes desconfiaban nombraban específicamente la vacuna de Johnson & Johnson, no solo por las advertencias de coágulos sino también por reportes pasados sobre vínculos entre el cáncer y el talco de esa marca.

Pero también contribuye a la desconfianza la falta de acceso a la información sobre las inoculaciones, pues el 38% dice no saber dónde o cómo vacunarse.

Marcos Cruz, un campesino, recibe una dosis de la vacuna Johnson & Johnson contra el COVID-19 en un sitio de vacunación organizado por la United Farm Workers (UFW), en Forty Acres el 13 de marzo de 2021 en Delano, California.Patrick T. Fallon / AFP via Getty Images

Otra importante razón por la que algunos desconfían es haber sufrido discriminacion en la atención medica en el pasado. Más del 40% de los latinos, negros y nativoamericanos encuestados reportaron haberse sentidos discriminados en el pasado de parte de sus doctoras o enfermeros. Típicamente quienes respondían que fueron discriminados y recibieron una peor atención que sus pares de otras razas tenían mas probabilidades de dudar en vacunarse.

Peter Szilagyi, doctor y profesor del Departamento de Pediatría en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) enfatizó en una rueda de prensa organizada por BSP y AARC lo que han dicho los expertos de diferentes profesiones médicas: "Debemos reforzar lo que ya sabemos que es cierto, que las vacunas son seguras y salvan vidas". 

Quienes planean vacunarse dicen que su lugar preferido para hacerlo sería durante una consulta médica, seguido por un hospital. Los sitios de vacunación públicos masivos, como los estadios, tienen menos apoyo.

En quienes más confían son, en orden, su médico personal, médicos y enfermeras latinos, amigos o familiares que se han vacunado y los hospitales locales.

Entre los latinos que aún no se han vacunado, una amplia mayoría dice que es más probable que se vacunen para proteger la salud de su familia.

El 26% tiene pensado hacerlo lo más pronto posible, pero el 51% dice que probablemente no se vacunará.

Es importante tener en cuenta que hasta ahora no se han recopilado datos sobre la raza y el origen étnico de muchas personas que sí se han vacunado. Hasta el 3 de mayo, los CDC reportaron que la raza y etnia eran conocidas solo para el 55% de las personas que han recibido al menos una dosis de la vacuna. Y tres estados, Montana, New Hampshire y Wyoming, no reportan datos de raza o etnia en absoluto.

[Tenga cuidado: no hay pruebas de que la ivermectina cure el COVID-19]

Uché Blackstock, fundadora de Advancing Health Equity, una organización que aboga por poner fin al prejuicio y racismo en la atención médica, dijo que la marca para medir el éxito de la equidad en las vacunas debe ser más que alcanzar una proporción igual entre poblaciones raciales. 

"El éxito en la equidad en la vacunación sería que la gente negra o hispana estuviera sobrerrepresentada en términos de vacunas recibidas, ya que la pandemia los ha afectado de manera desproporcionada", dijo Blackstock.

De hecho, los CDC describen la igualdad en la vacunación como el "acceso y administración preferenciales para aquellos que han sido más afectados por el COVID-19".