IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La gobernadora de Nueva York considera llamar a la Guardia Nacional para reemplazar a los trabajadores de salud que no se vacunen

Este lunes vence el plazo para que los trabajadores sanitarios se vacunen contra el COVID-19. Quienes no lo hagan se exponen a ser despedidos. Si esto resulta en una escasez de personal en los hospitales, Kathy Hochul dijo que además podría traer personal de otros estados u otros países.

Por Ronny Rojas

Este lunes se cumplirá el plazo que el estado de Nueva York dio a sus trabajadores de la salud para que se vacunen contra el COVID-19 y no pierdan su empleo. La gobernadora Kathy Hochul tiene planeado declarar estado de emergencia y desplegar personal médico de la Guardia Nacional ante la posible escasez de personal en los hospitales si miles de funcionarios deciden no cumplir con la orden. 

Hochul anunció también su intención de reclutar profesionales de la salud de otros estados o países, recién graduados y jubilados en caso de ser necesario. “Todavía estamos en una batalla contra el COVID para proteger a nuestros seres queridos, y debemos luchar con todas las herramientas a nuestra disposición”, dijo la gobernadora en un comunicado emitido el sábado.

[Médicos piden con desesperación a las embarazadas que se vacunen contra el COVID-19]

El personal hospitalario y los empleados de los hogares de ancianos tienen tiempo hasta las 11:59 pm de este lunes para recibir al menos la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, según la orden firmada por el exgobernador Mario Cuomo en agosto. 

Los trabajadores que no cumplan con este requerimiento se exponen a ser despedidos. “El Departamento de Trabajo ha emitido una guía para aclarar que los trabajadores que son despedidos debido a que se niegan a vacunarse no son elegibles para el seguro de desempleo”, explicó el comunicado de la gobernadora Hochul.

Un trabajador de un hospital en Harlem, Nueva York, en enero del 2021, carga jeringas para la vacuna del COVID-19. Al 24 de septiembre, el 84% de los trabajadores de hospitales en el estado de Nueva York ya completó su esquema de vacunación.Kena Betancur / Getty

Datos del estado del Nueva York muestran que al 22 de septiembre el 84% de los 450,000 trabajadores de hospitales ya habían completado su esquema de vacunación. Sin embargo, quedan otros que se niegan a vacunarse. Eileen Toback, la directora del Sindicato de Enfermeras Profesionales de Nueva York, que agrupa a unos 1,500 trabajadores, informó al diario The New York Times que cerca del 5% de sus afiliados no se han vacunado, es decir unas 75 personas

“Creo que muchos empleados no vacunados, no solo enfermeras, confían en el hecho de que son tan necesarios que no serán despedidos, y están resistiendo”, dijo Toback al diario neoyorquino. 

[La FDA aprueba la vacuna de refuerzo de Pfizer para adultos mayores de 65]

En algunos hospitales del estado, la cantidad de trabajadores vacunados contra el COVID-19 es mucho más baja. Por ejemplo, en el Mercy Medical Center y el Brothers Medical Center de los condados de Nassau y Dutchess, respectivamente, poco más de la mitad de los funcionarios han completado su vacunación, según los datos oficiales. 

El mandado de vacunación para el personal hospitalario ha generado resistencia a nivel judicial. El 14 de septiembre, un juez bloqueó temporalmente el mandato de vacunación de Nueva York a los trabajadores que alegan que sus creencias religiosas les impiden vacunarse. La medida fue extendida hasta el 14 de octubre por un juez federal en Utica. 

La medida responde a una demanda presentada por 17 trabajadores, la mayoría de ellos católicos, que se oponen a vacunarse por motivos religiosos. 

Las autoridades consideran que el estado no tiene ninguna obligación constitucional para conceder excepciones religiosas a quienes no se quieran vacunar, según la respuesta a la demanda que presentaron el 22 de septiembre. 

Los maestros de Nueva York también tenían que vacunarse a más tardar este lunes, pero este sábado un juez federal de apelaciones bloqueó temporalmente la orden, luego de que un grupo de maestros solicitara una revisión del caso.

[El Dr. Sepúlveda aclara varias dudas sobre la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19]

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció en agosto que unos 148,000 empleados escolares tendrían que recibir al menos una primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 antes del 27 de septiembre. La política incluye a los maestros y otros miembros del personal, como conserjes y trabajadores de la cafetería.

Hasta la fecha, el estado de Nueva York ha confirmado 44,000 muertes por COVID-19 en sus hospitales, hogares de ancianos y hospicios para adultos. Aunque según los registros de los CDC las muertes en el estado superan las 56,000, según el informe oficial.

Solo en la ciudad de Nueva York, poco más de tres de cada 10 fallecidos son personas de origen hispano, el grupo étnico con la mayor tasa de fatalidad en la ciudad.

[Un niño de Nueva Jersey pide vacunarse como regalo de cumpleaños tras perder a su padre debido al COVID-19]

Con la llegada de la variante delta del virus, mucho más contagiosa y fuerte, los casos de COVID-19 en todo el país han venido aumentando en los últimos meses y Nueva York no es la excepción. Los datos más recientes que mantiene The New York Times muestran un promedio de 5,000 casos nuevos al día en la última semana, una diferencia notable con respecto a las cifras de hace dos meses, cuando se registraban 1,500 casos nuevos al día en promedio. 

“Felicito a todos los trabajadores de la salud que han dado un paso al frente para vacunarse, e insto a todos los trabajadores sanitarios que no están vacunados a que lo hagan ahora para que puedan continuar brindando atención”, dijo la gobernadora Hochul en su comunicado del sábado.