IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Casa Blanca presiona a las autoridades sanitarias para que aprueben rápido la vacuna del coronavirus

Trump cita al administrador de la FDA a una reunión en la Casa Blanca para discutir un supuesto retraso en el proceso de aprobación de urgencia de la vacuna. Los CDC deciden entre tanto quiénes serán los primeros en protegerse con ella.

El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, convocó al máximo responsable de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), Stephen Hahn, a una reunión en la mañana del martes para que, a petición del presidente, Donald Trump, ofrezca explicaciones sobre por qué no se ha aprobado aún la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica Pfizer, dijeron a la web informativa Axios dos funcionarios de la Administración

La citación de Meadows se produce después de que se reuniera con Hahn este fin de semana para que le informara sobre el progreso en la aprobación de emergencia de la vacuna de esa compañía, que fue la primera que presentó la solicitud a la FDA, el pasado 20 de noviembre. 

Vacuna de Pfizer.Getty Images

La convocatoria también coincide la reunión de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, en inglés) para determinar quiénes serán las primeras personas en recibir la vacuna una vez reciba el visto bueno de la FDA

Hahn solicitó que la reunión de hoy se realizara por teléfono, pero la Casa Blanca insistió en que era mejor en persona, según las mismas fuentes.

[Dos vacunas contra el COVID-19 muestran resultados prometedores, ¿cuáles son sus diferencias y semejanzas?]

El encuentro parece haber generado preocupación en la FDA por la posibilidad de que la Casa Blanca presione para aprobar la vacuna sin las debidas precauciones. 

"Permítanme ser claro: nuestros científicos profesionales tienen que tomar la decisión y se tomarán el tiempo necesario para tomar la decisión correcta en esta importante decisión", dijo Hahn ayer en un comunicado.

Un alto funcionario de la Administración sostuvo que, a mediados de noviembre, Hahn pasó una semana en Carolina del Norte, cuando se esperaba que estuviera trabajando en la aprobación de la vacuna. 

"Hay algunos que se quejan de que la FDA no está trabajando las 24 horas del día para que se aprueben las cosas y, por eso, Meadows le ha pedido al doctor Hahn una sesión informativa", explicó otro funcionario del Gobierno.

Un portavoz de la FDA negó que Hahn estuviera de vacaciones y respondió: "El motivo del trabajo no presencial del doctor Hahn es porque recientemente estuvo expuesto al COVID-19 mientras trabajaba en el campus de White Oak de la FDA. Hahn eligió un lugar remoto para ponerse en cuarentena y continuó trabajando, como lo ha hecho durante toda la pandemia. Hahn ha trabajado todos los días de esta pandemia, incluidos los fines de semana, feriados y más".

[Qué es la 'cadena de frío' y por qué a pesar del optimismo de Fauci la vacuna de Pfizer no se espera en las farmacias pronto]

"Queremos actuar con rapidez porque se trata de una emergencia nacional, pero nos aseguraremos de que nuestros científicos se tomen el tiempo necesario para una decisión adecuada. Es nuestro trabajo hacer esto bien y tomar la decisión correcta con respecto a la seguridad y eficacia de la vacuna", respondió Hahn a Axios sobre el motivo de su citación a la Casa Blanca. 

Por su parte, otro funcionario indicó que "la cantidad de datos enviados a la FDA incluye miles de páginas de información técnica que deben ser divididas y revisadas por expertos de diferentes disciplinas. Una vez que se completan las revisiones de los diversos expertos, se integran en una revisión general”.

“La finalización de estas revisiones implica cosas tales como asegurarse de que el proceso de fabricación y los controles en la fabricación sean apropiados, verificar los análisis estadísticos realizados para asegurarse de que se realizaron correctamente y realizar análisis adicionales, según sea necesario, para observar el efecto de la vacuna en subconjuntos de personas que podrían tener un mayor riesgo de sufrir efectos adversos”, agregó la misma fuente

Trump presionó a la FDA para que aprobara una vacuna antes de las elecciones presidenciales y acusó sin fundamento a la agencia de no aprobar a tiempo la vacuna para dañar sus posibilidades electorales. También acusó a Pfizer de retrasar los anuncios sobre la alta eficacia de la vacuna y su desarrollo para dañarle. Todo ello, sin pruebas, y con afirmaciones casi imposibles de creer.