IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Casa Blanca detalla a qué países donará las primeras vacunas contra el COVID-19

Las dosis son las primeras de los 80 millones que el presidente, Joe Biden, prometió que enviará al extranjero para finales de junio. Destaca el millón de dosis de vacunas Johnson & Johnson donadas a México.
/ Source: Telemundo

Por Shannon Pettypiece – NBC News

WASHINGTON - La Casa Blanca informó este jueves que enviará su primera tanda de 25 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 en las próximas semanas, ya que la Administración busca acelerar los esfuerzos para ayudar a los países alrededor del mundo que luchan contra la escasez de vacunas.

De esas dosis, 19 millones se repartirán a través del mecanismo internacional de ayuda COVAX, que destinará 6 millones de dosis a países de Centro y Suramérica y el Caribe, incluidos Brasil y Haití, que se han visto especialmente afectados. Otros 7 millones irán a las naciones asiáticas, incluida India, y 5 millones se enviarán a la Unión Africana para luego ser repartidos a los diferentes países.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

Estados Unidos enviará otros 6 millones de dosis directamente a los gobiernos que han solicitado dosis, están experimentando aumentos repentinos o son vecinos inmediatos, incluidos México, Canadá, Corea, Cisjordania y Gaza, Ucrania, Kosovo, Haití, Georgia, Egipto, Jordania, Irak y Yemen. Estados Unidos también proporcionará vacunas a los trabajadores de primera línea de las Naciones Unidas.

Las dosis son las primeras en enviarse de las 80 millones que el presidente, Joe Biden, se comprometió el mes pasado a enviar al extranjero a fines de junio. La Casa Blanca no dio un cronograma de cuándo se enviarían esas dosis, y solo dijo que "las vacunas y cantidades específicas se determinarán y compartirán a medida que la Administración trabaje a través de los parámetros logísticos, regulatorios y otros específicos de cada región y país".

"Para ser claros, nuestro enfoque es garantizar que las vacunas se entreguen de una manera equitativa y que siga la ciencia más reciente sobre los datos de salud pública durante las próximas semanas", dijo el coordinador de COVID-19 de la Casa Blanca, Jeffrey Zients. "La Administración se moverá lo más rápidamente posible y trabajará a través de los requisitos regulatorios y los detalles logísticos para garantizar la entrega segura de las dosis. Sin duda, es un desafío operativo complejo".

Estados Unidos ha enfrentado una serie de obstáculos al tratar de exportar esas vacunas, desde la logística de reunir dosis adicionales y llevarlas a los aviones hasta hacer el difícil cálculo de cuántas dosis deben ir a dónde.

[Biden se compromete a compartir 80 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19]

Biden se ha comprometido a asegurarse de que todos los estadounidenses puedan vacunarse antes de compartir cualquier dosis con otros países, pero la demanda de vacunas está disminuyendo a nivel nacional y poco más de la mitad de los adultos ya están completamente vacunados, por lo que Estados Unidos tiene ahora exceso de oferta.

Se han exportado alrededor de 70 millones de dosis de las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, pero aún no se han administrado, y es clave cuánto tiempo pueden permanecer en los estantes antes de que se venzan, según datos de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades.

Los funcionarios de la Administración han dicho que es de interés para la seguridad nacional ayudar en los esfuerzos de vacunación global porque cuanto más se propague el coronavirus, más probable será que mute en cepas más infecciosas que podrían ser resistentes a las vacunas.

Una enfermera le da la vacuna de Pfizer / BioNTech a una trabajadora médica en las instalaciones del 81° Batallón de Infantería, diciembre de 2020 en la Ciudad de México, México.Manuel Velasquez/Getty Images

El esfuerzo de Estados Unidos también tiene como objetivo contrarrestar a Rusia y China, que han estado enviando sus vacunas como una forma de ganarse el favor de otras naciones, dijeron funcionarios de la Administración. Biden ha dicho que Estados Unidos no usará la vacuna como un método para ejercer su influencia sobre otros países.

"Nuestro objetivo principal es llevar la mayor cantidad de vacunas seguras y efectivas a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible. Es tan simple como eso", dijo el asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan. "Queremos salvar vidas y bloquear posibles variantes que nos ponen a todos en riesgo. Pero quizás lo más importante es que esto es lo correcto".

[Estados Unidos compartirá 60 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 con otros países que lo necesiten]

El Gobierno dijo que la distribución de las dosis está pendiente de aprobaciones legales y regulatorias. De los 80 millones de dosis prometidas hasta ahora, 60 millones debían provenir de AstraZeneca, pero la Administración dijo que no enviará esas dosis hasta que la vacuna haya sido aprobada por los reguladores de EE.UU., a pesar de que ha sido aprobada para su uso en otros países.

El proceso de revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) se ha retrasado por problemas con los datos de los estudios de AstraZeneca, y no está claro cuándo, o incluso si, la vacuna de AstraZeneca recibirá luz verde.

La promesa de Estados Unidos de 80 millones de dosis, aunque cinco veces más de lo que cualquier otro país ha comprometido, es una pequeña fracción de los 1,800 millones de inyecciones que el grupo de ayuda internacional COVAX tiene como objetivo distribuir a los países de ingresos bajos y medianos este año.

El secretario de Estado, Antony Blinken, ha dicho que el compromiso de 80 millones de dosis probablemente será solo el comienzo, ya que EE.UU. apunta a acelerar los esfuerzos para vacunar al resto del mundo con la esperanza de poder lograr que el 70 al 80% del mundo esté vacunado a finales del próximo año.

“Podemos acelerar esto. Vamos a acelerar esto”, dijo Blinken durante sus declaraciones del miércoles en Costa Rica. “Creo que tenemos la oportunidad de lograrlo para fines del próximo año, así que estén atentos. Es muy, muy importante, y el presidente trabajó muy duro para lograr este plan".