IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

ICE comienza a vacunar contra el COVID-19 a inmigrantes detenidos tras meses de denuncias, contagios y muertes

Dos centros en el estado de Mississippi están inmunizando ya a los reclusos, y la agencia federal dice trabajar con autoridades locales y estatales para “asegurarse” de proteger al resto.

Por Belisa Morillo - Noticias Telemundo Investiga

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha comenzado esta semana a vacunar contra el coronavirus a los inmigrantes detenidos en sus centros de Mississippi, según confirmó a Noticias Telemundo el departamento estatal de Salud. La agencia federal no ha aclarado si está llevando a cabo vacunaciones similares en otros estados, aunque sí señaló que trabaja con las autoridades locales para "asegurarse" de que inmunicen a los inmigrantes retenidos.

La vacunación en los dos centros de detención de Mississippi (en los condados de Adams y de Tallahatchie) es parte de la campaña para inmunizar a la población reclusa general, tras meses de reportes sobre el aumento de contagios de coronavirus y denuncias de negligencias sanitarias. 

Desde que ICE comenzó a realizar pruebas de COVID-19 en sus centros, en febrero de 2020, más de 9,200 inmigrantes han resultado positivos al virus. Actualmente, los casos activos suman 531, según cifras de la agencia federal.

 

"ICE ha estado trabajando con los departamentos de Salud estatales y locales para garantizar que su población de detenidos esté incluida en los planes estatales de vacunación", indicó una portavoz de la agencia en Louisiana.

Familiares de hispanos detenidos en Mississippi han confirmado el comienzo de la vacunación, pero también han expresado preocupación de que estén siendo inmunizados para deportarlos a sus países de origen.

"En caso de que fueran deportados se les da un documento como constancia de que fueron vacunados", dijo la hermana de Roberto Cedeño Sánchez, un migrante cubano detenido. 

[Más vacunas contra el COVID-19 para los blancos y ricos que para las minorías latinas y negras. ¿Por qué esa desigualdad?]

Inmigrantes llevan meses denunciando las condiciones insalubres de detención y el riesgo de contagio que esto implica en medio de la pandemia, y tanto sus familiares como las organizaciones que defienden sus derechos han exigido que sean puestos en libertad mientras resuelven sus casos de asilo. 

 

Los departamentos de Salud a nivel estatal y local son los encargados de asignar las vacunas a los detenidos, en plazos que varían según la disponibilidad de dosis y los criterios de prioridad de cada estado. 

La mayoría de los estados ha seguido las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que indican que los trabajadores de la salud y grupos de alto riesgo como las personas mayores de 65 años deben ser los primeros en recibir la inyección. 

Negligencias y falta de información sobre el virus

En enero, un informe de Noticias Telemundo Investiga reveló cómo ICE castigó a los inmigrantes que protestaron por las condiciones sanitarias durante la pandemia. En algunos casos empleó gas pimienta y celdas de aislamiento. En otros, prohibió que se comunicaran con sus familiares. 

“Yo estaba hincado orando con mi biblia y ellos me empujaron. Nos echaron gas pimienta”, explicó el guatemalteco Julio Lemus-Díaz. El inmigrante aseguró haber sido agredido mientras rezaba en el patio junto a otros detenido, en forma de protesta, en el centro correccional de Catahoula, Louisiana. 

 

 

Los migrantes detenidos describieron negligencia médica generalizada y falta de información sobre el virus, escasez de suministros básicos (mascarillas, jabón, pruebas) y represalias por quejarse o denunciar.  

Los detenidos no serán los únicos que reciben la vacuna.

La oficina que administra los programas de salud del Departamento de Asuntos de los Veteranos también ofrecerá dosis a los empleados de la primera línea del Departamento de Seguridad Nacional, incluyendo a los agentes de ICE.