IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El gobernador de Texas prohíbe los mandatos de vacunación del COVID-19 en todo el estado

El republicano Greg Abbott emitió una orden ejecutiva en la que establece que “ninguna entidad en Texas puede requerir una prueba de vacunación contra el COVID-19" a quienes se opongan a recibir dicha vacuna, incluyendo a empleados y consumidores.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, emitió una orden ejecutiva este lunes en la que prohíbe los mandatos de vacunación por el COVID-19 en todo el estado, incluyendo a empleados y consumidores.

Abbott también pidió a la legislatura de Texas que apruebe una ley para el mismo efecto, solicitando que se revise en el Senado antes de que concluya la sesión legislativa este 19 de octubre.

“Ninguna entidad en Texas puede requerir una prueba de vacunación contra el COVID-19 a cualquier individuo, incluido un empleado o consumidor, que se oponga a recibir dicha vacuna por cualquier motivo de consciencia personal, creencia religiosa o por razones médicas, incluida la previa recuperación del COVID-19”, se lee en la orden que dictó Abbott este lunes por la tarde.

[El gobernador de Texas, Greg Abbott, da positivo al COVID-19 tras oponerse a las órdenes de uso de la mascarilla]


Greg Abbott, el gobernador de Texas, en una conferencia de prensa en Rio Grande, el 21 de septiembre de 2021.Julio Cortez / AP

El gobernador republicano ya había prohibido los mandatos de vacunación contra el COVID-19 a las autoridades públicas del estado, incluidas las agencias gubernamentales, las ciudades, los condados y los distritos escolares.

El Congreso de Texas también aprobó una ley que prohíbe los llamados pasaportes de vacunas, que muchos negocios usan para cerciorarse de que están proveyendo servicios solo a los clientes que ya se hayan inmunizado contra el coronavirus.

Sin embargo, hasta ahora Texas había permitido a las empresas privadas que exigieran a todos sus empleados estar vacunados contra el COVID-19, lo que ha cambiado con esta nueva orden ejecutiva.

Abbott aseguró en un comunicado este lunes que "la vacuna contra el COVID-19 es segura, eficaz, y es nuestra mejor defensa contra el virus, pero debería seguir siendo algo voluntario y nunca obligatorio".

El gobernador texano aclaró que su nueva orden se produce en respuesta al mandato federal de vacunación de la Administración Biden, mediante el cual se exige a todas las compañías con más de 100 empleados que se aseguren de que sus trabajadores están inmunizados contra el coronavirus.

La medida de Biden todavía no entra en vigor, pero el presidente ha exhortado a los empresarios a que no esperen para ponerla en práctica.

Abbott, quien también ha rechazado los mandatos para el uso obligatorio de la mascarilla en espacios públicos, calificó la medida de Biden como una extralimitación del poder ejecutivo.