IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Florida bate récords de hospitalizaciones por COVID-19: se ven forzados a añadir espacio para más muertos

El estado volvió a romper esta semana en dos ocasiones el récord de casos diarios registrado desde marzo de 2020. Los hospitales están empezando a alquilar camiones de refrigeración para cadáveres y las funerarias se están quedando sin capacidad.

Florida continúa batiendo récords de casos, muertes y hospitalizaciones por el COVID-19, el último este viernes con más de 27,000 casos confirmados del virus en un día. Mientras, los hospitales están empezando a alquilar camiones de refrigeración para cadáveres y las funerarias se están quedando sin capacidad.

El estado batió esta semana dos veces el récord de casos en un solo día desde marzo de 2020, con 27,584 reportados, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) y 26,203 el miércoles pasado.

De igual forma, el jueves hubo 901 fallecimientos más que no se habían sumado a las cuentas de las últimas dos semanas.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus] 

Las hospitalizaciones diarias se han mantenido también por encima de las 16,000. El viernes hubo 16,163, según la Asociación de Hospitales de Florida.

La disponibilidad de camas en las unidades de cuidados intensivos es actualmente del 5%.

Tres semanas seguidas con más de 150,000 casos

Este viernes, en su informe semanal, el Departamento de Salud de Florida mostró una tercera semana consecutiva con más de 150,000 casos nuevos.

El informe da cuenta de 151,749 casos confirmados entre el 20 y el 26 de agosto. De ellos, 26,475 corresponden a niños menores de 12 años que aún no son elegibles para la inmunización contra el COVID-19.

Estas cifras se reflejan en hospitales, como uno en Sarasota, en la costa oeste del estado, y otros del sur y centro de Florida que ya han alquilado camiones de refrigeración para cadáveres.

También hay llamados de las autoridades locales en la ciudad de Orlando y el área de la Bahía de Tampa a ahorrar agua porque el oxígeno para purificarla se necesita en las unidades de cuidados intensivos.

Además, en el centro de Florida varias funerarias han reportado que sus morgues también están excediendo su capacidad.

Mientras tanto el gobernador, Ron DeSantis, en aras de las libertades individuales, ha prohibido a los distritos escolares pedir el uso de tapabocas, iniciativa que tuvo un revés en los tribunales, que dieron la razón a unos distritos escolares que se rebelaron y están obligando el uso de mascarillas.

Esta semana además trascendió que un médico que ofrecía por 50 dólares certificados médicos para evitar el uso de las mascarillas entre estudiantes fue removido de un hospital del condado Leon.

Francesca Anacleto, de 12 años, recibe su primera dosis de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 aplicada por el enfermero Jorge Tase en Miami Beach, Florida, el 4 de agosto de 2021.AP Foto/Marta Lavandier

Las cifras oficiales entre tanto, distan según la fuente, pero en cualquier caso son altas, desde que el Gobierno del republicano se negara a reportar diariamente al público la incidencia de la pandemia.

Según el recuento actualizado por el Departamento de Salud estatal, las cifras generales desde que comenzó la pandemia son 3,179,714 de casos y 43,979 muertes por la enfermedad.

[Piden reducir el uso de agua en Orlando en medio de la escasez de oxígeno líquido durante la pandemia]

A esta explosión de COVID-19 se sumará el próximo 20 de septiembre la salida del Cirujano General de Florida, Scott Rivkees, quien termina en esa fecha su contrato.

También se prevén más demandas legales contra DeSantis, posiblemente una del Distrito Escolar de Palm Beach, que se suman a otras durante la pandemia, como la de Norwegian, que demandó al estado por prohibir pedir a los pasajeros de sus cruceros certificados de vacunación y que ya ganó también una primera instancia en los tribunales.