IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Falsas publicaciones atribuyen alto riesgo de muerte a la vacuna infantil del COVID-19

No hay evidencias de que la inyección para prevenir el virus haya ocasionado ni una muerte en Estados Unidos. Pero más de 600 menores han fallecido en el país a causa del virus.

Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas sobre los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese con nosotros vía WhatsApp haciendo click en este enlace.

Por Tom Kertsher — Politifact

Una imagen viral sobre las vacunas infantiles contra el COVID-19 hace una afirmación angustiosa y falsa: “Los niños tienen 50 veces más probabilidades de morir por las vacunas de COVID-19 que por el coronavirus”.

Esas palabras se le atribuyen al “Dr. Michael Yeadon, ex vicepresidente de Pfizer”. La imagen incluye el logo de Pfizer, un payaso sosteniendo dinero en efectivo y dos manos extendidas hacia el dinero.

[Preocupación por disparidades en vacunación de niños latinos]

La publicación, compartida en Instagram, fue marcada como parte de los esfuerzos de Facebook para combatir las noticias falsas y la desinformación (lea más sobre la alianza de Politifact y Facebook).

Las muertes infantiles por COVID-19 son inusuales, aunque en Estados Unidos varios cientos de menores han muerto a causa del virus. Sin embargo, no hay evidencia clara de que las vacunas de COVID-19 hayan ocasionado ninguna muerte en el país.

El 29 de octubre, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) otorgó la autorización de uso de emergencia a la vacuna de COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años, después de comprobar que era segura y efectiva para ese grupo de edad.

Andre Mattus, de 6 años y medio, recibió la vacuna del COVID-19 en el centro Médico de la Universidad de Washington, en Seattle, el 9 de noviembre. Hasta el viernes 19 de noviembre poco más de 2 millones de niños entre 5 y 11 años han recibido al menos una dosis de la vacuna en EE.UU.Ted S. Warren / AP

Afirmaciones sin fundamento

La afirmación falsa que circula en Instagram se deriva de una entrevista que el doctor Yeadon concedió en junio a Steve Bannon, actual presentador de un podcast y quien fuera estratega de la Casa Blanca del expresidente Donald Trump.

Yeadon, que no ha trabajado para Pfizer desde 2011, dijo que los jóvenes no corren el riesgo de sufrir una enfermedad grave por COVID-19: “Es una locura vacunarlos con algo que en realidad tiene 50 veces más probabilidades de matarlos que el virus en sí”, dijo. 

Bannon interrumpió a Yeadon, diciendo: “Quiero que respalde esto”. Pero Yeadon no ofreció pruebas que respalden su afirmación.

[Respondemos 5 preguntas clave sobre el refuerzo de la vacuna del COVID-19]

Yeadon respondió diciendo que hay una gran cantidad de efectos adversos de la vacunas del COVID-19 en comparación con otras vacunas, y que se han reportado en el VAERS, una base de datos federal administrada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la FDA, que a menudo se utiliza para impulsar campañas de desinformación.

El VAERS ayuda a los investigadores a recopilar datos sobre las secuelas de las vacunas y a detectar patrones que pueden llevar al análisis más detallado de algunos casos. Está diseñado como un sistema abierto, donde cualquiera puede enviar un informe y estos son ampliamente accesibles. Pero los informes no están verificados, y los datos incompletos del VAERS a menudo se citan como base para afirmaciones falsas sobre la seguridad de las vacunas. Los CDC advierten que los resultados de VAERS no son suficientes para determinar si una vacuna causa un evento adverso en particular.

Yeadon fue director científico y vicepresidente de investigación sobre alergias y vías respiratorias en Pfizer, según dice su perfil de LinkedIn. Pero sus declaraciones sobre las vacunas del COVID-19 se han convertido en el alimento de una serie de afirmaciones falsas en las redes sociales.

El sitio español de verificación Maldita.es calificó la afirmación de Yeadon de falsa.

El virus sí puede ser mortal

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación de Hospitales de Niños informaron que hasta el 4 de noviembre se registraron 614 niños fallecidos por COVID-19. Esa cifra se basó en informes de 45 estados, la ciudad de Nueva York, Puerto Rico y Guam, y representa el 0.09% de las 673,301 muertes totales por COVID-19 en esos lugares.

Por el contrario, no hay evidencia clara de que las vacunas del COVID-19 hayan causado ninguna muerte en Estados Unidos. Los investigadores todavía están evaluando si existe una conexión entre la vacuna Johnson & Johnson y tipos raros de coágulos sanguíneos que han provocado fallecimientos, pero esos casos son pocos.

En los ensayos de vacunas, se reportaron cero muertes entre los 1,131 adolescentes de 12 a 15 años que recibieron la vacuna Pfizer, según un documento de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de abril de 2021.

También se informó de cero muertes entre 2,489 personas de 12 a 17 años que recibieron la vacuna Moderna, según un artículo de una revista médica de agosto de 2021.

En julio de 2021, los CDC informaron que hubo 14 muertes entre las 8,9 millones de personas de entre 12 y 17 años que recibieron la vacuna Pfizer. Pero se determinó que ninguna de las muertes estaba relacionada con las vacunas, explicó la Dra. Sonja Rasmussen, profesora de pediatría y epidemiología de la Universidad de Florida.

[No, la vacuna del COVID-19 no ocasionó la hospitalización de una joven en Canadá]

En total, se han administrado más de 432 millones de dosis de vacunas de COVID-19 en Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 8 de noviembre de 2021. Durante este tiempo, VAERS recibió 9,549 informes de muerte (0,0022%) entre personas que recibieron una vacuna de COVID-19.

Nuestro veredicto

Una imagen viral afirmó que “los niños tienen 50 veces más probabilidades de morir” por las vacunas de COVID-19 que por el virus en sí.

No hay evidencia clara de que las vacunas COVID-19 hayan causado alguna muerte. Aunque sí sabemos que varios cientos de niños han muerto tras contraer el COVID-19.

Por lo tanto, calificamos la afirmación como falsa