IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estados Unidos supera los 5 millones de casos de coronavirus, con pocos signos de mejorar

El doctor Gabe Kelen, director del Departamento de Medicina de Emergencia de la Universidad Johns Hopkins, asegura que la pandemia no parece haber llegado a su punto máximo. "¿Ya ha pasado lo peor? Si es ligeramente mejor que lo peor, sigue siendo terrible", señaló.
Un hombre frente a un centro de pruebas de COVID-19.
Un hombre frente a un centro móvil de pruebas de COVID-19 en la Universidad Charles Drew de Medicina, en Los Ángeles, California.AP/Marcio Jose Sanchez
/ Source: Telemundo

Por Dennis Romero – NBC News

Estados Unidos superó este fin de semana los 5 millones de casos de COVID-19 y aún así algunos distritos escolares han reabierto y miles de personas descendieron a Sturgis, Dakota del Sur, para la reunión anual más grande del mundo de amantes de las motocicletas.

El país superó el sábado más de 160,000 muertes, según las cifras de NBC News, cadena hermana de Telemundo.

Motociclistas en Sturgis, Dakota del Sur.AP Photo/Stephen Groves

Brasil, el segundo país con más casos de COVID-19, superó un sombrío hito: más de 100,000 muertes. Pese a ello, reportó poco más de la mitad de las cifras en Estados Unidos: 2,962,442.

Pero estas cifras probablemente no representan una meseta o un pico si el país continúa enfrentando el virus sin una estrategia nacional sobre el uso de mascarillas y el distanciamiento social, aseguró el doctor Gabe Kelen director del Departamento de Medicina de Emergencia de la Universidad Johns Hopkins.

[La Habana cancela su reapertura ante un aumento peligroso de casos de COVID-19]

"Parece que no hay suficiente voluntad en varias partes del país para lidiar con esto de la manera en que lo han hecho otros países", señaló Kelen.

Tributo en Brasil a las 100,000 personas que han muerto debido al COVID-19 desde el inicio de la pandemia en el país. Anadolu Agency via Getty Images

"Lo hemos politizado tremendamente. Y un gran número de personas está incrédulo o cansado por la idea de quedarse quieto."

El sábado, la alcaldesa de Chicago, la demócrata Lori Lightfoot, criticó a la gente que abarrotaba el paseo marítimo de la ciudad sin respetar el distanciamiento social. "No nos hagan dar pasos hacia atrás", escribió en un tuit.

En Los Ángeles, el alcalde Eric Garcetti ordenó al Departamento de Agua y Energía que cortara los servicios públicos en las casas con fiestas donde se realizan fiestas masivas, después de que una mujer fuera asesinada a tiros en una gran reunión en una mansión.

"Estas grandes fiestas son inseguras y pueden costarle la vida a los habitantes de Los Ángeles", dijo Garcetti en una conferencia de prensa el miércoles.

[La salud o el dinero: el dilema al que se enfrentan los trabajadores indocumentados que alimentan a California]

En Thousand Oaks, California, un pastor se comprometió a abrir su iglesia a 1,500 feligreses el domingo, violando una orden judicial de permanecer cerrado.

California tiene el mayor número de casos en el país (553,851) pero el estado con más muertes sigue siendo Nueva York, con 33,583.

El presidente, Donald Trump, firmó este sábado cuatro órdenes ejecutivas para aplazar los impuestos sobre la nómina hasta el final del año para aquellos que ganan menos de 100,000 dólares al año y proporcionar beneficios de desempleo de 400 dólares hasta el 31 de enero.

El doctor Kelen aseguró que es posible que la pandemia se reduzca a medida que se aproxima el otoño. Hay evidencia de que los estadounidenses mayores están tomando más en serio que los jóvenes el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

"Hay un pequeño indicio de que algunos de los más vulnerables están manejando la amenaza", aseguró.

Además, puntualizó, el rápido desarrollo de las vacunas es motivo de optimismo.

"Esto funciona psicológicamente", afirmó Kelen. "Ciertamente nos da la esperanza de que en algún lugar a la vuelta de la esquina vamos a tener una vacuna".

A este ritmo, sin embargo, llevará unos 40 días alcanzar otro hito en el país: 200,000 muertes.

"Antes de que el año termine, estamos casi seguros de ver 200,000 (muertes)", enfatizó Kelen.

"¿Ya ha pasado lo peor? Si es ligeramente mejor que lo peor, sigue siendo terrible".