Estados Unidos supera las 250,000 muertes por coronavirus y la pandemia crece descontrolada en los 50 estados

Las cifras de fallecimientos se disparan mientras el presidente, Donald Trump, se resiste a reconocer su derrota y permitir la transición en la Casa Blanca, negándole información valiosa a Joe Biden para preparar su respuesta a la pandemia.

Por Joe Murphy y Corky Siemaszko - NBC News

Estados Unidos ha rebasado este miércoles las 250,000 muertes por COVID-19, según las últimas cifras de la cadena hermana de Telemundo, NBC News, y la tasa de mortalidad se ha acelerado en las últimas semanas a medida que los casos han aumentado en los 50 estados del país de forma descontrolada.

En las últimas cuatro semanas, los fallecimientos por coronavirus aumentaron en 42%, desde un promedio semanal de 821 a diario a principios de octubre hasta las 1,167 muertes de la semana pasada, según NBC News.

Gráfico con el número de muertes por el COVID-19 con datos de la Universidad John Hopkins.Noticias Telemundo

[Biden dijo que si se cuentan solo las muertes por COVID-19 en los "estados rojos", EE.UU. es segundo en el mundo con más muertes. ¿Es cierto?]

Un año después de que se reportara la primera infección por COVID-19 en China, en Estados Unidos se reportan fallecimientos por la enfermedad a un ritmo no visto desde mediados de agosto.

El número de casos confirmados de coronavirus sigue aumentando rápidamente y la pandemia no muestra signos de desaceleración a medida que se acerca la temporada navideña y cuando dos vacunas muy prometedoras aún están a meses de que se distribuyan de forma generalizada.

Además de las muertes, Estados Unidos también lidera la cifra de contagios con 11,4 millones de infecciones por COVID-19.

En estados como Dakota del Norte y Dakota del Sur, los nuevos casos han aumentado de manera constante desde julio, con recuentos diarios a principios de noviembre en máximos históricos.

En Maryland, Nueva York y Texas, los nuevos recuentos de contagios a diario diarios son más pequeños que los aumentos repentinos de primavera, pero comenzaron a aumentar nuevamente este otoño.

NBC News está rastreando qué estados están viendo aumentos prolongados o dramáticos de casos a medida que el país se dirige hacia un invierno que el presidente electo, Joe Biden, describió como "oscuro".

[Por qué América Latina es la región con más muertes en el mundo por COVID-19]

Una víctima del coronavirus trasladada en una ambulancia este sábado.Reuters

Las sombrías cifras se acumulan a medida que el presidente, Donald Trump, sigue resistiéndose a reconocer su derrota en las elecciones y permitir la transición en la Casa Blanca. 

Como resultado, el equipo de COVID-19 del presidente electo está tratando de prepararse para asumir la responsabilidad de luchar contra la pandemia sin acceso a la información que actualmente está en manos del grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca dirigido por el vicepresidente, Mike Pence.

"Nuestro equipo no puede comunicarse con ellos", dijo David Kessler, miembro del comité asesor de Biden, "cuanto antes el equipo de transición de Biden pueda reunirse con los funcionarios que trabajan en estas cuestiones, más fluida será la transición para el pueblo estadounidense".

Mucha de la información que maneja el equipo de Trump es escalofriante.

En un informe interno obtenido el martes por NBC News, el grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca advirtió que "ahora hay una amplia expansión, agresiva e implacable en todo el país, que llega a la mayoría de los condados, sin evidencia de mejora, sino de un mayor deterioro".

Además, el informe del grupo de trabajo advirtió que los esfuerzos actuales para detener la propagación "son inadecuados y deben aumentarse para aplanar la curva" y que las próximas vacaciones de Acción de Gracias tienen el potencial de "amplificar considerablemente la transmisión".

Ese mensaje fue socavado anteriormente por el Dr. Scott Atlas, uno de los principales asesores de Trump en la pandemia, quien en entrevistas en Fox News esta semana pareció alentar a las grandes reuniones familiares de Acción de Gracias y descartó cualquier discurso sobre el creciente número de muertes como un alarmismo.

"Sí, hay gente muriendo", dijo Atlas el martes en el Brian Kilmeade Show. "Pero esas muertes, la cantidad de muertes, no está explotando como lo hizo en la primavera", añadió.

Atlas, un ideólogo conservador que es radiólogo y no un experto en enfermedades infecciosas, ha sido acusado de, entre otras cosas, de vender información errónea sobre la inmunidad colectiva y hacer afirmaciones falsas sobre la efectividad de las mascarillas para prevenir la propagación del COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales y los principales expertos en salud pública del mundo dicen que las mascarillas protegen tanto a quienes las usan como a todos los demás de la infección.