IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estados Unidos descarta una tercera dosis de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en las personas ya inmunizadas

El Gobierno reclama más datos a la farmacéutica y Pfizer-BioNTech está recopilando información de aquellos pacientes que reciben una tercera dosis de la vacuna, convencidos de que ese pinchazo de recuerdo dispara la inmunidad.

La Administración Biden considera que, por el momento, no es necesario poner una tercera dosis de refuerzo a los vacunados con el fármaco contra el coronavirus de de la farmacéutica Pfizer-BioNTech, tal y como ha solicitado la compañía estadounidense, y esperará a que se realicen más estudios al respecto para tomar una decisión final.

Representantes de Pfizer-BioNTech presentaron a los responsables de salud en una reunión celebrada el lunes algunos informes preliminares sobre la vacuna que comercializan y la necesidad de una tercera inyección para quienes hayan sido inoculados con ella.

"Tanto Pfizer como el Gobierno de EE.UU. comparten un sentido de urgencia de mantenerse a la vanguardia respecto al COVID-19, y también estamos de acuerdo en que los datos científicos dictarán los próximos pasos en el riguroso proceso regulatorio que siempre seguimos", explicó Sharon Castillo, portavoz de la compañía farmacéutica.

[Preocupan los brotes de COVID-19 en campamentos de verano, ¿ocurrirá lo mismo en las escuelas?]

Esta reunión de produjo después de que la farmaceútica anunciara la semana pasada que iba a pedir a la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por su sigla en inglés) autorización para administrar una tercera dosis de su vacuna con el propósito de hacerla más efectiva.

Y además tuvo lugar el mismo día que Israel comenzó a administrar terceras dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech a pacientes trasplantados de corazón y a otras personas con problemas inmunológicos.

No obstante, tras el encuentro, que duró aproximadamente una hora, la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron una declaración conjunta en la que precisaron que no se necesitaba ese refuerzo.

Subrayaron que se precisan más datos, y posiblemente varios meses más, antes de que los reguladores pudieran determinar si se necesitarán las inyecciones de refuerzo.

Gigi Morgan Clark, de 12 años, recibe una inyección de la vacuna de Pfizer-BioNTec contra el COVID-19 en en Pasadena, California, el viernes 14 de mayo de 2021.AP Photo/Marcio Jose Sanchez

 

Pfizer está recopilando información sobre las respuestas de los anticuerpos en aquellos pacientes que reciben una tercera dosis de la vacuna (como se hace en Israel) y espera enviar, al menos parte de esos informes, a la FDA las próximas semanas para lograr una autorización del uso de una tercera inyección.

[En solo una semana México registra un aumento del 20% en los nuevos contagios de coronavirus]

Pero la decisión final sobre las vacunas de refuerzo, según indicaron varios funcionarios tras la reunión, también dependerá de la información real que se obtenga de pacientes por parte de los CDC.

La propagación de la variante Delta, detectada por primera vez en India y ahora la infección dominante en muchos países, ha suscitado preocupaciones sobre si las vacunas disponibles ofrecen suficiente protección. Varios expertos dicen que se justificaría una vacuna de refuerzo si hay un aumento sustancial de hospitalizaciones o muertes entre las personas vacunadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el lunes que los países ricos no deberían ordenar vacunas de refuerzo para sus poblaciones vacunadas mientras que otros países aún no han recibido las vacunas COVID-19.

Con información de EFE y Reuters.