IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Es falso que miles murieron por la vacuna de COVID-19 como sugiere Tucker Carlson sin ninguna evidencia

El presentador de Fox News utiliza datos pocos fiables y sin verificar para sacar conclusiones engañosas. Los expertos rechazan sus mentiras e insisten que las vacunas son seguras y efectivas.
/ Source: Telemundo

Por Bill McCarthy - Politifact

Tucker Carlson, presentador de Fox News, sugirió en su programa que miles de personas han muerto en Estados Unidos desde diciembre a causa de las vacunas del COVID-19. Lo hizo citando una base de datos sin verificar que se ha convertido en un caldo de cultivo para la desinformación sobre la inmunización contra el coronavirus.

En meses recientes, Carlson ha planteado una serie de controvertidos comentarios que plantean dudas sobre las vacunas. Pero los ensayos clínicos y los estudios verdaderos han demostrado que estas son seguras y efectivas

"Entre finales de diciembre de 2020 y el mes pasado, un total de 3,362 personas aparentemente murieron después de recibir la vacuna contra el COVID-19 en Estados Unidos: 3362", mintió Carlson ante millones de espectadores durante su programa de televisión en horario estelar el 5 de mayo. "Eso es un promedio de aproximadamente 30 personas todos los días”, agregó

[Sí, las personas vacunadas contra el COVID-19 pueden donar sangre sin problemas]

"El número real es casi con certeza más alto que eso, quizás mucho más alto que eso", mintió Carlson, "está claro que lo que está sucediendo ahora, por la razón que sea, ni siquiera se acerca a lo normal".

El presentador de la cadena conservadora dijo que sus números provienen del Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés), una base de datos federal de código abierto que a menudo los activistas antivacunas utilizan indebidamente para hacer afirmaciones falsas sobre la seguridad de las vacunas.

Pero los expertos rechazaron la afirmación de Carlson por engañosa.

Esto se debe a que los datos del VAERS se consideran poco fiables para sacar conclusiones sobre las causas de un determinado evento adverso: morir después de una vacuna, por ejemplo, no es lo mismo que morir a causa de la vacuna.

"Es excepcionalmente irresponsable que este hombre afirme que todas estas son asociaciones causales. Está mal", dijo el doctor Paul Offit, de la Universidad de Pennsylvania. "Pone en riesgo la vida de las personas con mala información durante una pandemia", agregó.

Los informes de VAERS no están verificados y no muestran causalidad

A diferencia de otras fuentes gubernamentales oficiales, que fluyen a través de canales de información consistentes y son revisadas por estadísticos y analistas antes de ser públicas, VAERS es un sistema de acceso abierto y sus datos no se verifican antes de hacerse públicos.

"Cualquiera puede hacer un reporte", dijo Offit, "si me ponen una vacuna, o le doy una vacuna a mi hijo, y creo que se convirtió en el Increíble Hulk, puedo escribir en línea un informe de una página y enviarlo, y se incluye. Y eso se ha hecho".

[¿Es seguro regresar al gimnasio a este punto de la pandemia de COVID-19?]

Un descargo de responsabilidad en el sitio web de VAERS dice que "los informes por sí solos no pueden usarse para determinar si una vacuna causó o contribuyó a un evento adverso o enfermedad", en parte porque "pueden incluir información incompleta, inexacta, coincidente y no verificada". Las personas que acceden a la base de datos deben indicar que han leído y comprendido el descargo de responsabilidad.

Offit dijo que VAERS funciona mejor como "un mecanismo generador de hipótesis" que puede alertar a los científicos sobre temas para estudios adicionales, como los casos raros de coágulos de sangre que llevaron a las agencias de salud a recomendar una pausa temporal en el uso de la vacuna Johnson & Johnson.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) analizaron todos los informes de muertes entre personas que recibieron la vacuna COVID-19 que se enviaron al VAERS entre el 14 de diciembre de 2020 y el 3 de mayo.

[Tenga cuidado: no hay pruebas de que la ivermectina cure el COVID-19]

"Una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, la autopsia y los registros médicos, no ha establecido un vínculo causal con las vacunas de COVID-19", concluyó la agencia federal.

Para establecer las causas, los científicos deben encontrar pruebas de que un evento adverso es significativamente más común entre las personas vacunadas que entre las no vacunadas. VAERS no proporciona suficientes datos para hacer eso.

Hasta el 10 de mayo, más de 150 millones de personas en Estados Unidos habían recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19, y muchas de las primeras vacunas fueron para personas mayores y más vulnerables.

"Cuando se administra una vacuna de COVID-19 a adultos mayores, habrá personas que mueran poco después de la vacunación porque habrían muerto de todos modos", explicó el doctor William Moss, director ejecutivo del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de Johns Hopkins. 

Se estima que 8,000 personas mueren todos los días en el país por diversas causas, según los CDC.

[Europa y EE.UU. creen que los beneficios de la vacuna de Johnson & Johnson superan sus riesgos]

Offit citó el caso de la leyenda del béisbol Hank Aaron, quien murió de causas naturales, probablemente un derrame cerebral, semanas después de recibir su vacuna. Algunas publicaciones en las redes sociales afirmaron falsamente que la vacuna lo mató.

"Puedes recibir la vacuna y aun así morir por otras razones", dijo Offit.

Carlson entrevistó a Martin Kulldorff, profesor de medicina en la Universidad de Harvard, que le indicó que VAERS "no es un sistema muy útil", en parte porque no toma en cuenta "lo que se espera por casualidad" en términos de reacciones adversas.

Carlson ha cuestionado las vacunas y los esfuerzos de vacunación en varias ocasiones. En abril ya calificamos como falsa su afirmación de que la vacunación "tal vez no funcione y simplemente no te lo están diciendo". Fox News defendió esa declaración de su presentador, señalando ocasiones en las que Carlson afirmó apoyar las vacunas, como cuando dijo que es "bastante pro-vacuna".

[¿No sabe si vacunarse? Expertos responden 7 de las dudas más frecuentes para que lo decida]

En otra parte de su segmento del 5 de mayo, Carlson también dijo "las vacunas no son peligrosas" según "las cifras oficiales".

Pero lo cierto es que su afirmación sobre las miles de muertes es incorrecta. En Facebook, un video de su declaración fue visto más de 155,000 veces, según CrowdTangle, una herramienta de información de redes sociales.

El video fue marcado como parte de los esfuerzos de Facebook para combatir las noticias falsas y la información errónea en su muro. (Lea más sobre la asociación de Politifact con Facebook).

Nuestro veredicto

Carlson dijo que, "entre finales de diciembre de 2020 y el mes pasado, un total de 3,362 personas aparentemente murieron después de recibir la vacuna contra el COVID -19 en Estados Unidos", y "el número real es casi con certeza más alto". 

Eso es muy engañoso. La fuente de los números de Carlson es la base de datos VAERS, que a menudo es aprovechada por activistas antivacunas para hacer afirmaciones falsas sobre las inmunizaciones. Los CDC analizaron los informes de muerte de VAERS y concluyeron que no existe un "vínculo causal con las vacunas de COVID-19".

Las personas pueden morir después de vacunarse por diversas razones no relacionadas con la vacuna.

Por lo tanto, calificamos la declaración de Carlson como falsa.