IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El tenista Novak Djokovic gana el recurso contra Australia tras ser cancelada su visa por no estar vacunado contra el COVID-19

"¿Qué más podría haber hecho este hombre?", preguntó el juez, que ordenó la puesta en libertad inmediata del serbio tras varios días arrestado en un hotel. El Gobierno adelantó que sigue teniendo la facultad de revocar su permiso de nuevo.

Por Yuliya Talmazan - NBC News

Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, ganó este lunes su recurso para permanecer en Australia y poder jugar el primer gran torneo de la temporada en unos días, después de que las autoridades del país le prohibieran la entrada por no estar vacunado contra el COVID-19 pese a haber presentado una exención médica.

En una audiencia virtual celebrada en la Corte Federal de Circuito y Familia de Australia, en la ciudad de Melbourne, el juez Anthony Kelly declaró que el serbio debía ser puesto en libertad en los 30 minutos siguientes a la emisión de la orden, tras haber sido puesto bajo arresto la semana pasada.

Novak Djokovic ha estado en el centro de la polémica por obtener una exención médica para participar en el Abierto de Australia. En la imagen, tras ganar el pase a la final del torneo el 30 de enero de 2020.Lee Jin-man / AP

El Gobierno, no obstante, reiteró durante su presentación de argumentos que si Djokovic ganaba el caso, seguiría teniendo la facultad de cancelar su visado y detenerlo de nuevo.

La batalla legal librada por el astro del tenis se ha convertido en un punto álgido en la lucha sobre la vacunación contra el coronavirus y las restricciones para combatir el virus. Además, se produce cuando Australia afronta una ola de contagios provocada por la variante ómicron, de alta transmisibilidad.

Djokovic recibió una exención médica para disputar el Abierto de Australia, que comienza el 17 de enero, alegando que había pasado el COVID-19, pese a que el Gobierno impone la obligación de estar vacunado.

[Cómo la explosión de la variante ómicron del COVID-19 está colapsando los servicios en todo el país]

La orden judicial de este lunes se centró en gran medida en la forma en que el Gobierno gestionó la cancelación del visado concedido a Djokovic.

El juez señaló que la decisión fue tomada por un delegado del ministro del Interior en la mañana del jueves, a pesar de que el jugador serbio había sido informado de que tendría algo más de tiempo ese día para responder a la notificación de que su visado estaba en riesgo de ser cancelado.

"Si el solicitante hubiera tenido hasta las 8:30 de la mañana, podría haber consultado a otras personas y haber presentado argumentos al delegado sobre las razones por las que su visado no debía ser cancelado", explicó el juez al leer un acuerdo entre el Gobierno australiano y los abogados de Djokovic.

La polémica en torno al serbio, de 34 años, comenzó cuando el pasado martes anunció en Instagram que le había sido concedido un permiso de exención para la vacuna contra el COVID-19, lo que le permitía volar a Australia para participar en el torneo.

En pleno vuelo, surgieron preguntas sobre cómo y por qué exactamente se le había concedido esta exención médica, al tiempo que la situación epidémica empeoraba en Australia. El total de infecciones por coronavirus en el país superó el lunes el millón, y más de la mitad de ellas se registraron en la última semana, según informó la agencia de información Reuters.

[Estados Unidos, a punto de llegar a los 60 millones de contagios de coronavirus]

Las normas australianas sobre el COVID-19 estipulan que los viajeros que llegan del extranjero deben estar totalmente vacunados con un fármaco aprobado por el Gobierno o presentar una exención con una razón médica genuina para evitar cumplir una cuarentena.

Todos los jugadores, personal y aficionados del Abierto de Australia también deben estar completamente vacunados para entrar en el recinto del torneo.

Australia ha impuesto algunas de las restricciones fronterizas más duras del mundo desde que estalló la pandemia y sólo empezó a permitir algunos viajes internacionales en noviembre.

Djokovic fue retenido en el aeropuerto de Melbourne tras aterrizar la noche del miércoles. Durante una entrevista con las autoridades contó que no estaba vacunado contra el COVID-19, pero que gozaba de una exención porque había contraído el virus en diciembre.

El problema burocrático terminó en disputa y el visado del serbio fue finalmente cancelado, alegando que el tenista no había presentado las pruebas adecuadas para cumplir los requisitos de entrada en Australia.

El juez cuestionó este lunes por qué el delegado del Gobierno no había aceptado la exención médica de Djokovic, que había sido revisada por dos paneles médicos.

[Alertan sobre sitios falsos para pruebas de COVID-19 que estafan a pacientes. Cómo identificar uno]

"El punto que me agita un poco es: '¿Qué más podría haber hecho este hombre?'", preguntó.

Las autoridades australianas intentaron el miércoles en vano retrasar el proceso hasta el miércoles.