IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿El refuerzo de la vacuna original contra el COVID-19 es la mejor estrategia contra la variante ómicron?

Mientras crece la expectativa por los estudios científicos que confirmarán cuán efectivas son las vacunas existentes frente a ómicron, los expertos reiteran que la única vía para evitar la enfermedad grave es recurrir a las medidas de prevención e inmunización disponibles.

Por Berkeley Lovelace Jr. - NBC News

Las autoridades federales de salud instan a todos los adultos vacunados a que reciban la dosis de refuerzo contra el COVID-19 en medio de la creciente alarma por la variante ómicron, una cepa de coronavirus con varias mutaciones que ya se ha detectado en varios estados de Estados Unidos.

Pero a algunos expertos les preocupa que las dosis de refuerzo existentes puedan hacer que las futuras vacunas, si son necesarias, sean menos eficaces.

Las mutaciones de la variante sugieren que puede ser capaz de esquivar parte de la inmunidad proporcionada por la vacunación o la infección natural.

Una enfermera rellena una jeringuilla para los pacientes que reciben su vacuna de refuerzo contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech en Southfield, Michigan.EMILY ELCONIN / REUTERS

Mientras las autoridades federales y los fabricantes de medicamentos esperan los resultados de laboratorio para conocer el grado de amenaza que supone ómicron para las vacunas, por ahora, los refuerzos existentes son la mejor defensa contra la nueva cepa y la variante delta, altamente contagiosa, según el Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico de la Casa Blanca, los epidemiólogos y los inmunólogos.

Pero, ¿cuál es la mejor estrategia para los refuerzos en el futuro? Y si los refuerzos son necesarios durante años, como ha sugerido el director general de Pfizer, Albert Bourla, ¿habrá que modificarlos?

[Confirman que al menos 10 pasajeros de un crucero rumbo a Nueva Orleans dieron positivo al COVID-19]

Los estudios demuestran que una dosis adicional de las actuales vacunas contra el COVID-19 “aumenta los niveles de anticuerpos neutralizantes contra todas las variantes”, dijo Fauci, en la reunión informativa del equipo de respuesta de la Casa Blanca al coronavirus.

"Hay muchas razones para creer que si uno se vacuna y se aplica el refuerzo, tendrá al menos cierto grado de protección cruzada, muy probablemente contra la enfermedad grave e incluso contra la variante ómicron", agregó.

Esta semana, el Ministro de Salud de Israel, donde se empezó a distribuir la tercera dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer en el verano, aseguró que podría ser necesaria una cuarta dosis si los casos seguían aumentando.

[Descubren a dentista italiano que intentó usar un brazo falso de silicona para evitar la vacuna contra el COVID-19]

Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson están trabajando en vacunas específicas contra la nueva variante en caso de que las pruebas de laboratorio muestren una disminución significativa de la protección contra la enfermedad grave, aunque podrían pasar meses antes de que estén listas para su distribución.

Aun así, hay un debate entre algunos expertos en salud sobre si es apropiado usar las vacunas existentes como refuerzo contra las nuevas cepas emergentes, ya que estas fueron creadas para combatir la forma original del virus identificado a finales de 2019.

"La cuestión es que si se sigue vacunando y reforzando con una cepa, que es básicamente para crear una respuesta inmunitaria contra la cepa ancestral, ¿limitará eso su capacidad para crear una respuesta inmunitaria contra un virus, que es muy diferente al inicial?", dijo el Dr. Paul Offit, experto en vacunas del Hospital Infantil de Philadelphia.

Offit describe un fenómeno que los inmunólogos denominan 'pecado original antigénico', en el que el sistema inmunitario del organismo se basa en la memoria de su primer encuentro con un virus, lo que a veces da lugar a una respuesta inmunitaria más débil cuando posteriormente se encuentra con otra versión del virus.

[La variante delta y no la ómicron es la responsable de que los casos de COVID-19 hayan vuelto a aumentar en EE.UU.]

Las vacunas también pueden activar este fenómeno, dijo Offit, también miembro del comité asesor sobre vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés). Un ejemplo es el del virus del papiloma humano (VPH), tras el lanzamiento de una vacuna actualizada que apuntaba a nueve cepas del virus en lugar de sólo cuatro en la inyección inicial, dijo.

“Si usted se vacunaba contra el VPH 4 y luego contra el VPH 9, sabiendo que las cuatro cepas del VPH 4 también estaban en el VPH 9, tenía una respuesta inmune muy buena contra las cuatro cepas, pero no tenía una respuesta inmunitaria tan buena contra las otras cinco”, aseguró .

[El aeropuerto de Los Ángeles ofrece pruebas gratuitas de COVID-19 para pasajeros internacionales]

En teoría esto también podría aplicarse al COVID-19, según Offit.

Agregó que algunos expertos han argumentado que esperar a obtener un refuerzo hasta que una opción específica de la variante esté disponible puede ser mejor para aquellos que no tienen un alto riesgo de enfermedad grave.

Él, junto con Philip Krause y Marion Gruber, dos exfuncionarios de la FDA, escribieron un artículo de opinión publicado el lunes en el diario The Washington Post en el que aseguraban que las vacunas de refuerzo deberían estar restringidas a las personas con alto riesgo de padecer una enfermedad grave, como los ancianos y quienes viven o trabajan en entornos de alto riesgo, como los trabajadores sanitarios.

Afirmaron que las dos dosis originales de las vacunas de ARNm siguen funcionando para la mayoría de los adultos sanos.

Michael Osterholm, epidemiólogo y antiguo asesor sobre el COVID-19.del presidente Joe Biden, rebatió que la tercera dosis de ARNm o la segunda de J&J deberían considerarse parte de la serie primaria de la vacuna original y que la gente debería recibir un refuerzo tan pronto como sea posible.

[El plan de Biden para hacerle frente al COVID-19 en invierno no incluye nuevas restricciones]

Una dosis de refuerzo “puede compensar realmente la evasión inmunitaria que hemos visto con esta variante concreta”, dijo Osterholm a Hallie Jackson de la cadena MSNBC el viernes.

Ali Ellebedy, profesor asociado de patología e inmunología de la facultad de medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, señaló que, también en el caso de la gripe, tener demasiados anticuerpos contra cepas anteriores puede interferir con las vacunas contra otras variantes de la gripe.

Sin embargo, aseguró que rechaza la idea de que esto pueda ocurrir en el caso del COVID-19, al menos en este momento.

La población mundial no ha acumulado suficientes anticuerpos de base contra el SARS-CoV-2 “como para bloquear cualquier refuerzo posterior, como ocurre con la gripe en algunas personas”, dijo.

También señaló que las vacunas contra la gripe son “vacunas poco inmunogénicas”, que no tienen nada que ver con las vacunas de ARNm.

Ellen Foxman, inmunóloga de la Universidad de Yale, añadió que incluso si el refuerzo con la vacuna original hiciera que las futuras vacunas fueran menos eficaces, no es “prudente” esperar a una vacuna específica de la variante para obtener un refuerzo.

La conclusión, dijo, es que hay un virus potencialmente mortal que sigue propagándose por el país y que las vacunas actuales han demostrado proteger contra él.

¿Será la vacuna actual tan buena como lo fue contra el virus original? “Puede que sí o puede que no, pero probablemente proporcionará al menos cierta protección contra él”, aseguró.

“Si supiéramos que necesitamos un refuerzo actualizado y supiéramos que va a salir la semana que viene, quizá habría que esperar”, aseguró. “Pero la verdad es que este coronavirus está dando vueltas ahora y es sobre todo la variante delta”.


Esperar a un refuerzo específico para ómicron es una estrategia de muy alto riesgo”

Dr Pete Hotez investigador de vacunas

El Dr. Peter Hotez se mostró de acuerdo y añadió que el aumento de 30 a 40 veces de los anticuerpos relacionados con el virus generados por las vacunas de refuerzo puede ser suficiente contra la nueva cepa.

“Pase lo que pase, no se puede esperar a la vacuna de refuerzo porque la delta sigue siendo la variante dominante y lo será, creo, en el futuro inmediato”, afirmó Hotez, codirector del Centro de Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas y decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College en Houston.

[El riesgo de reinfección es 3 veces mayor con la variante ómicron pero las vacunas existentes protegen de los síntomas graves]

Añadió que tal vez no sea necesaria una vacuna específica para la variante y que existe la posibilidad de que los refuerzos específicos para ómicron que están desarrollando los fabricantes de medicamentos no funcionen.

La enfermera Katherine Pachota, derecha, se prepara para vacunar al veterano Rigoberto Montesinos, de 82 años, durante una conferencia de prensa en febrero de 2021, en el Museo y Biblioteca de Bahía de Cochinos en el barrio de La Pequeña Habana de Miami.Wilfredo Lee / AP

“No está garantizado el éxito”, dijo Hotez. “Esperar a un refuerzo específico para ómicron es una estrategia de muy alto riesgo”.

John Moore, profesor de microbiología e inmunología en Weill Cornell Medical College, afirmó que todavía hay algunas incógnitas sobre los usos de las vacunas, por lo que la “estrategia de refuerzo mejor” surgirá con el tiempo.

“Todo el mundo quiere respuestas instantáneas, pero lo más importante es obtener las respuestas correctas. Eso lleva tiempo”, dijo.