IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El informe de inteligencia sobre el origen del coronavirus presenta dos posibilidades y descarta que fuera un arma biológica de China

Cuatro agencias de inteligencia creen que el coronavirus pasó de un animal al ser humano, aunque sin mucha confianza. Y una quinta agencia presenta otra posibilidad. China no colabora, pero los analistas creen que no supo lo que iba a pasar.

Nomaan Merchant - The Associated Press

Las agencias de inteligencia estadounidenses llegaron a conclusiones  enfrentadas en sus investigaciones sobre los orígenes del coronavirus, pero concuerdanen en que no creen que el Gobierno chino supiese del virus antes del inicio de la pandemia, según el informe publicado este viernes sobre las indagaciones encargadas por el presidente, Joe Biden. 

Según un resumen de las investigaciones hecho público, cuatro agencias de inteligencia afirman que el virus se transmitió de un animal a un ser humano, aunque otorgan poca confianza a esa hipótesis, mientras que una quinta agencia cree que la primera infección estuvo relacionada con un laboratorio chino, y le otorga a esa hipótesis una confianza moderada. 

Pero ninguno de los analistas cree que el virus fue desarrollado como un arma biológica por parte del Gobierno chino o de laboratorios estatales. 

Personal de seguridad vigila el exterior del Instituto de Virología de Wuhan durante la visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud, en Wuhan, China, el 3 de febrero de 2021. REUTERS/Thomas Peter

La negativa de China a cooperar con las investigaciones de Estados Unidos o de la Organización Mundial de la Salud ha obstaculizado estas pesquisas. 

El director de Inteligencia Nacional afirmó que China "se resiste a compartir información y culpa a otros países, incluido Estados Unidos", de la pandemia.

La causa del coronavirus sigue siendo una de las principales preocupaciones de salud pública y seguridad nacional en todo el mundo. En Estados Unidos, muchos conservadores han acusado a los científicos chinos de desarrollar el COVID-19 en un laboratorio. Sin embargo, el consenso científico sigue siendo que el virus probablemente pasó de los animales a los seres humanos, lo que se conoce como transmisión zoonótica.

En un comunicado, Biden dijo que China había obstruido los esfuerzos para investigar el virus "desde el principio".

“El mundo merece respuestas, y no descansaré hasta que las obtengamos. Las naciones responsables no eluden este tipo de responsabilidades con el resto del mundo", aseguró.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China criticó la investigación de Estados Unidos desde el principio. Fu Cong, director general del Ministerio de Relaciones Exteriores, afirmó en una sesión informativa para periodistas extranjeros que "el chivo expiatorio de China no puede encubrir a Estados Unidos".

"Si quieren acusar sin fundamento a China, es mejor que estén preparados para aceptar el contraataque de China", respondió.

Biden ordenó en mayo que se hiciera una investigación de 90 días sobre los “dos escenarios posibles” sobre el origen del coronavirus: una transmisión de animal a humano o una fuga de laboratorio. Según la Casa Blanca, había dos de las 18 agencias de inteligencia que se inclinaban por la hipótesis de la transmisión natural, mientras que otra agencia creía en la posibilidad de un fuga en un laboratorio.

[China acusa a EE.UU. de "manipulación política" por la investigación del origen del COVID-19]

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional no identificó este viernes a las agencias que llevaron a cabo las investigaciones. Pero señaló los dos principales obstáculos que enfrenta la Organización Mundial de la salud y los científicos alrededor del mundo: la falta de muestras clínicas y datos sobre los primeros casos de COVID-19. Pero no se puede seguir avanzando sin la cooperación de Beijing, indicó la oficina.

Las agencias de inteligencia consultaron a naciones aliadas y a expertos fuera del Gobierno para presentar su informe. Entre estos, un epidemiólogo que se unió al Consejo Nacional de Inteligencia, un grupo de expertos de alto nivel que asesora al jefe de la comunidad de inteligencia.