IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno planea autorizar en breve la dosis de refuerzo de vacuna contra el COVID-19 para las personas más vulnerables

La medida afecta en principio a personas con sistemas inmunitarios comprometidos, debido al cáncer, trasplantes de órganos, o enfermedades infecciosas. Pero en septiembre podría extenderse también a los mayores de 65 años.

El Gobierno de Joe Biden planea autorizar en las próximas semanas la administración de una dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus para las personas con sistemas inmunitarios débiles o comprometidos, ante el riesgo que supone la propagación de la variante delta, que ya supone más del 90% de los casos en el país, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Se espera que en una o dos semanas los funcionarios de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) revisen nuevos datos de los CDC que lo respaldan, según han adelantado fuentes federales al diario The Washington Post bajo el anonimato porque el plan todavía no es oficial.

Si bien en un inicio la Administración onsideró que no había suficientes pruebas científicas para agregar una tercera dosis al plan de vacunación actual, ha reconsiderado su postura a medida que otros países  -Francia, Alemania e Israel, entre otros- tomaron esa decisión y las farmacéuticas presionaron con evidencia a su favor.

Un empleado de Tyson Foods recibe una inyección contra el COVID-19 en Wilkesboro, Carolina del Norte.AP

Pfizer explicó el mes pasado cuando presentó sus planes para una tercera dosis que, administrada en un plazo de un año después de la segunda inyección de su vacuna contra el COVID-19, podría reforzar la inmunidad.

La FDA y los CDC han señalado que su análisis podría incluir datos de las compañías farmacéuticas, "pero no se basa exclusivamente en esos datos".

No corresponde a Pfizer ni ninguna otra farmacéutica, sino a la FDA, decidir si es necesaria una dosis adicional, mientras que son los CDC quienes determinarán quién debe recibirla.

[¿Es necesaria una tercera dosis de vacuna contra el COVID-19? Israel empieza a ponerla y Pfizer lo discute con la FDA y los CDC]

Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos representan el 2.7% de la población, según los CDC, e incluyen a quienes padecen cáncer, trasplantes de órganos o células madre, o enfermedades infecciosas.

Estas personas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente de COVID-19 y pueden propagar el virus más fácilmente, según expertos.

"Es extremadamente importante para nosotros avanzar para que esas personas reciban sus refuerzos, y ahora estamos trabajando en eso", afirmó el jueves Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Muchas personas inmunodeprimidas no tuvieron una respuesta a la vacuna que les brinde una protección adecuada. agregó.

Las autoridades federales también están analizando la aplicación de una tercera dosis de las vacunas contra el COVID-19 para la población adulta de más de 65 años, según lo reportó la semana pasada el diario The Wall Street Journal. Aunque eso podría demorarse hasta septiembre, según los funcionarios citados por ese medio.

Tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech como la de Moderna han sido autorizadas para su uso de emergencia con dos dosis, así como la de Johnson & Johnson con una sola dosis. Se espera que aprueben una inyección extra para estas tres vacunas, aunque esto dependerá de los datos que analicen las autoridades.

Más del 70% de la población adulta ha recibido al menos una dosis de las vacunas contra el COVID-19 y alrededor del 50% está completamente inoculada. Pero casi una tercera parte no ha recibido ninguna dosis, por lo que la epidemia se ha seguido propagando aceleradamente entre este grupo de la población.

En promedio, en la última semana murieron al día casi 400 personas por el coronavirus, la gran mayoría de ellos en comunidades con bajas tasas de vacunación, según los CDC.