IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden llama a la calma e insiste en la importancia de vacunarse para frenar la variante ómicron del coronavirus

"Estados Unidos cuenta con más herramientas que nunca para combatir esta amenaza", dice el presidente, que la considera "preocupante" pero no como para generar "pánico" o "caos".

El presidente, Joe Biden, insistió este lunes en la necesidad de que todos los ciudadanos se vacunen contra el COVID-19 como la mejor forma de protegerse y contener la propagación de la nueva variante ómicron, detectada la semana pasada en Sudáfrica, pero descartó nuevas restricciones o periodos de cuarentena en el país.

"La mejor protección es la vacunación total y tener el refuerzo. La mayoría de estadounidenses ya se ha vacunado, pero no ha recibido el refuerzo. Esta es la mejor protección contra el COVID-19, no espere: si no se ha vacunado, este es el momento de hacerlo", declaró durante una comparecencia desde la Casa Blanca.

Aún así, desestimó por ahora decretar cierres o cualquier otra medida para evitar la proliferación de infecciones. "Si la gente se vacuna y usa mascarillas, no hace falta cierres", aseguró.

El mandatario reconoció que "esta variante es causa de preocupación", después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijera que representa un riesgo global "muy alto" y de que una decena de países detectaran casos en su territorio.

Sin embargo, apuntó que no es lo suficientemente alarmante para generar "pánico" porque Estados Unidos cuenta con "más herramientas que nunca para combatir esta amenaza".

Por ahora se conocen pocos detalles sobre esta nueva cepa, pero tanto Estados Unidos como parte de Europa, Japón e Israel ya han anunciado restricciones aéreas con Sudáfrica y otros siete países de la zona con el fin de frenar la diseminación de esta variante, que tiene unas 30 mutaciones.

[La OMS advierte que la variante ómicron del COVID-19 representa un riesgo global “muy alto” a medida que se extiende]

Biden defendió la decisión de cortar las conexiones por aire con esta parte del continente africano se debe a una estrategia para ganar tiempo y "tomar otras medidas, como [impulsar] que la gente se vacune". Sin embargo, dio por hecho que "más temprano que tarde veremos casos de esta variante en Estados Unidos".

Un sanitario rellena un carnet de vacunación con la primera dosis contra el COVID-19Getty Images

"Pasarán semanas hasta que sepamos lo que tenemos que saber sobra cuán fuerte es la protección de las vacunas contra esta variante", admitió el presidente.

En la misma línea se había pronunciado horas antes su asesor principal en la lucha contra el COVID-19, el doctor Anthony Fauci, al asegurar que en las próximas semanas se conocerá la peligrosidad de esta cepa. Pero calificó de especulaciones "prematuras" cualquier conclusión que se pueda sacar hoy en día, según explicó a la cadena ABC.

Al igual que el mandatario, Fauci afirmó que no hay necesidad de entrar en pánico por la nueva variante, pero recalcó: “Deberíamos estar preocupados y nuestra preocupación debería impulsarnos a hacer las cosas que sabemos que funcionan”, como la vacunación.

"Les sugiero encarecidamente que se vacunen ahora", pidió. Con todo, especificó que, dependiendo de lo que los científicos descubran sobre ómicron en las próximas semanas, "puede que no necesitemos" refuerzos específicos para contener esta cepa, contó.

A pesar de ello, Biden garantizó que las fórmulas de Pfizer, Moderna y Johnson&Johnson que actualmente se administran a la población "ofrecen algún tipo de protección", dijo estar trabajando con dichas farmacéuticas "para actualizar las vacunas lo más rápido posible".

El director médico de Moderna, Paul Burton, dijo a la cadena de televisión ABC que ninguna farmacéutica podría empezar a fabricar una vacuna concreta contra la variante ómicron hasta dentro de 2 o 3 meses.

Ante la incógnita sobre si la variante ómicron se transmite con más facilidad que la delta -que provocó una ola de contagios en verano-, Biden reiteró que la única forma de celebrar las fiestas navideñas "con seguridad" es estar "completamente vacunado y recibir el refuerzo".

[La variante ómicron del coronavirus avanza con rapidez]

Pero en un intento por transmitir tranquilidad, Biden subrayó que Estados Unidos afronta la detección de esta nueva cepa con un escenario muy diferente al de hace un año, cuando menos del 1% de los adultos se había inmunizado contra el COVID-19, no existían vacunas para menores de edad, la mayoría de escuelas estaban cerradas y una parte destacada de los empleados trabajaba desde casa.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el 70% de la población adulta está totalmente vacunada, pero solo el 20.5% ha recibido la dosis de refuerzo.