IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, da positivo al COVID-19 tras oponerse a las órdenes de uso de la mascarilla

El republicano se ha opuesto a que se exija el uso de la mascarilla en el estado y este martes resultó positivo a una prueba pese a estar completamente vacunado. "Goza de buena salud y actualmente no presenta síntomas", informaron las autoridades.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha dado positivo este martes al COVID-19, según lo dio a conocer su oficina en Austin, luego de que por semanas se opusiera a los mandatos de uso de la mascarilla mientras volvían a dispararse los casos en el estado.

Las autoridades texanas dijeron que el gobernador republicano se ha estado sometiendo a pruebas de coronavirus todos los días y que este fue el primero en que los resultados revelaron la presencia del virus en su sistema.

"El gobernador Abbott está completamente vacunado contra el COVID-19, goza de buena salud y actualmente no presenta síntomas. Todas las personas con las que el gobernador ha estado en estrecho contacto hoy han sido notificadas", indicó el Gobierno estatal en un comunicado.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, en conferencia de prensa en Austin, el 8 de junio de 2021.AP Foto/Eric Gay / AP

[Abbott emite una orden ejecutiva para limitar el transporte de migrantes en Texas que puedan transmitir el COVID-19]

La primera dama de Texas, Cecilia Abbott, dio negativo a una prueba de coronavirus que le practicaron este martes de manera rutinaria, según las autoridades.

Abbott se mantendrá aislado en la mansión del gobernador en Austin. Actualmente está recibiendo un tratamiento con el fármaco Regeneron, normalmente recomendado para pacientes con alto riesgo de enfermar gravemente.

Un día antes de su prueba positiva, el gobernador asistió a una fiesta concurrida en el Club Republicano del condado de Collin, al norte de Dallas, una zona electoral disputada con los demócratas.

En fotos y videos que el equipo de Abbott subió a redes sociales se le ve sin mascarilla, saludando y sonriendo a partidarios que tampoco usaban un cubrebocas. En el evento reiteró que su uso para limitar la propagación del virus era opcional.

Alrededor del país, gobernadores republicanos como Abbott han firmado órdenes ejecutivas para evitar que las escuelas y los ayuntamientos implementen mandatos para el uso obligatorio de mascarillas, una de las principales medidas disponibles para paliar la propagación de la variante delta del coronavirus.

Abbott ha asegurado que el uso del cubrebocas en las escuelas es innecesario, pues según él cada persona debe decidir cómo cuidarse.

Sin embargo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomiendan su uso en espacios cerrados o muy concurridos, así como en las escuelas para todo el personal y los estudiantes. 

Los niños menores de 12 años aún no son elegibles para la vacuna del COVID-19 y las hospitalizaciones entre los menores de edad han aumentado en estados que como Texas tienen índices altos de contagios.

Abbott también ha culpado a los migrantes indocumentados que cruzan la frontera de un aumento en los casos de COVID-19 en Texas. En consecuencia, ha tomado varias medidas contra los migrantes, incluyendo penas de prisión.

Sin embargo, los expertos advierten que los contagios de coronavirus entre los migrantes no son mayores a los que ocurren en la población en general y en conjunto constituyen una fracción muy pequeña de todos los casos nuevos.