IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El gobernador de Florida ofrece bonos en efectivo a policías de otros estados que se niegan a vacunarse contra el COVID-19

El republicano Ron DeSantis dice que ofrecerá hasta $5,000 en efectivo para los oficiales que quieran mudarse debido a que en sus lugares de residencia hay mandatos de vacunación.

Por Deon J. Hampton - NBC News

Los oficiales de policía que se arriesgan a perder sus empleos por no querer vacunarse contra el COVID-19 o dar a conocer su estado de vacunación podrán recibir bonos de $5,000 dólares para trabajar en Florida.

El gobernador Ron DeSantis dijo el domingo en Fox News que quiere que oficiales y agentes del sheriff de todo el país ayuden a patrullar el estado.

“En realidad estamos trabajando activamente para reclutar a las fuerzas del orden de fuera del estado, porque tenemos necesidades”, dijo DeSantis a la presentadora Maria Bartiromo. “Así que en nuestra próxima sesión legislativa, espero firmar una ley que otorgue un bono a cualquier policía de fuera del estado que se reubique en Florida”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una conferencia de prensa el jueves 16 de septiembre de 2021, en un centro médico de Fort Lauderdale.Wilfredo Lee / AP

DeSantis mencionó los departamentos de policía de Nueva York, Minneapolis y Seattle como posibles objetivos. El Departamento de Policía de Chicago también podría ser una opción.

La ciudad de Nueva York ha anunciado que los empleados de la ciudad –incluidos los agentes de policía y los bomberos– deben vacunarse o de los contrario serán dados de baja sin sueldo.

[El gobernador de Florida amenaza con multas de hasta $5,000 a ciudades y condados que exijan vacunas]

Por su parte, La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, se enfrenta a la organización Fraternal Order of Police, que promueve mejores condiciones de trabajo para los policías, por su mandato que dicta que todos los empleados de la ciudad deben informar de su estado de vacunación y de no hacerlo se les concederá un permiso no remunerado.

La orden está siendo impugnada en los tribunales.

DeSantis afirmó en la entrevista que los mandatos de vacunación son inconstitucionales, que disminuyen el derecho de las personas a elegir y que perjudican a las enfermeras y a los agentes.

“Causará estragos en la economía, porque incluso si un pequeño porcentaje de estas personas terminan perdiendo sus puestos de trabajo o se retiran voluntariamente, vas a tener una enorme interrupción en la medicina, en la logística, en la aplicación de la ley”, aseguró. “Y así, en Florida, nuestra política es muy clara: vamos a tener una sesión especial, y vamos a decir que nadie debe perder su trabajo basado en estas inyecciones”.

El gobernador trató de atraer a los oficiales que no se quisieran vacunar o estén descontentos por verse obligados a hacerlo.

[Anuncian expansión del mandato de vacunación contra el COVID-19 en Nueva York]

“Si no te tratan bien, aquí te trataremos mejor. Puedes cubrir necesidades importantes para nosotros”, les dijo. 

En Los Ángeles, los trabajadores de la ciudad sin exenciones aprobadas deben vacunarse o enfrentarse al despido el 18 de diciembre.

El jefe de la policía de esta ciudad, Michel Moore, reiteró este lunes a la presentadora de MSNBC, Stephanie Ruhle, que las vacunas salvarían la vida de sus agentes y de sus familias. Alrededor del 70% del departamento de policía ha sido inoculado.

“Queremos asegurarnos de que están educados y que siguen la ciencia”, dijo Moore. “En última instancia, el mandato de vacunación que la ciudad está imponiendo a todos sus empleados, creo que ayudará”.

DeSantis no es el primer funcionario que trata de persuadir a las fuerzas del orden.

El senador republicano por Indiana, Mike Braun, aseguró este mes que los oficiales de Chicago son bienvenidos en su estado.

“Vengan a Indiana. Somos un estado de elección y de libre empresa”, dijo Braun en una entrevista en Fox News. “Tendrán opciones individuales”.