IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

EE.UU. compra 500 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 para duplicar sus donaciones a países desfavorecidos

“Por cada inyección que hemos administrado hasta la fecha en Estados Unidos, ahora nos hemos comprometido a administrar tres en el resto del mundo”, promete Biden.

El presidente, Joe Biden, anunció este miércoles que Estados Unidos comprará 500 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 a la farmacéutica Pfizer para donarlas a países desfavorecidos, doblando así la cifra prevista en principio hasta llegar a las 1,000 millones de dosis donadas, y acercarse al objetivo de vacunar al 70% de la población mundial durante el próximo año.

Durante una cumbre global virtual sobre el coronavirus organizada por la Casa Blanca, en paralelo a la Asamblea General de la ONU, el presidente dio a conocer esta medida en respuesta a las peticiones de otros líderes mundiales y tras la controversia por sus planes para impulsar una dosis de refuerzo en Estados Unidos mientras otros países ni siquiera han tenido acceso a una primera inmunización.

"Para ganar a la pandemia aquí, tenemos que ganarla en todas partes", dijo Biden, "por cada inyección que hemos administrado hasta la fecha en Estados Unidos, ahora nos comprometido a administrar tres en el resto del mundo".

Estados Unidos ha donado hasta ahora casi 160 millones de dosis a más de un centenar de países. Otros 200 millones serán distribuidos presumiblemente a finales de este año y los 800 millones restantes serán enviados antes del próximo mes de septiembre, de acuerdo a un funcionario de la Administración citado por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

La meta de lograr la inmunización del 70% de la población mundial debe ser un compromiso global, destacó el presidente, quien pidió a los países ricos que donen vacunas en lugar de venderlas a naciones más pobres y que las proporcionen "sin condiciones políticas".

"Necesitamos que otros países de altos ingresos cumplan sus propias donaciones de vacunas ambiciosas", subrayó Biden.

[Johnson & Johnson dice que la segunda inyección de su vacuna contra el COVID-19 aumenta la protección hasta el 94%]

Hasta ahora se han administrado unos 6,000 millones de dosis en todo el mundo, con tasas que varían mucho entre los países. En algunos, como Portugal y Singapur, se ha vacunado a más del 80% de la población, mientras que en otros, como Haití y Tanzania, se ha inmunizado a menos del 1% de la población.

Tameiki Lee, una enfermera del Centro de Salud Integral de Jackson-Hinds, inyecta a un estudiante de la Universidad Estatal de Jackson la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, en Jackson, Mississippi, el martes 21 de septiembre de 2121.Rogelio V. Solis / AP

Por término medio, solo el 20% de los habitantes de los países con menores ingresos están vacunados, en comparación con el 80% de los países más ricos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los líderes mundiales criticaron a Estados Unidos y a otros países ricos el martes durante la primera jornada de la Asamblea General de la ONU por empezar a administrar dosis de refuerzos antes de que miles de millones de personas reciban la primera. El director de la OMS se opuso firmemente a las vacunas de refuerzo.

"Las brechas existentes entre las naciones, respecto al proceso de vacunación son inauditas", denunció por su parte el presidente colombiano, Iván Duque. "Mientras que algunas naciones adquieren un número de dosis adicionales para seis o siete veces su población y anuncian terceras dosis de refuerzo, otras no han aplicado ni una sola dosis que les inyecte esperanza", agregó.

[Respondemos 5 preguntas clave sobre el refuerzo de la vacuna contra el coronavirus]

La OMS ha dicho que se necesitarán 11,000 millones de dosis para vacunar al menos al 70% de la población mundial, y ha pedido una moratoria del refuerzo hasta que más países tengan acceso a la vacuna.

La OMS indica además que sólo se han entregado el 15% de las donaciones de vacunas prometidas. COVAX, el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 respaldado por la ONU, ha tenido que gestionar con problemas de producción, escasez de suministros y una casi monopolización del mercado de vacunas por parte de las naciones ricas.

Estados Unidos ha argumentado por su parte que puede administrar vacunas de refuerzo a su población y donar dosis.

Un comité de expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó hace unas semanas la dosis de refuerzo para personas inmunodeprimidas y se espera que pronto lo haga para los mayores de 65 años o más y los que tienen un alto riesgo de padecer enfermedades graves.

[La cifra de niños con obesidad se duplica durante la pandemia de coronavirus]

Los 500 millones de nuevas dosis de Pfizer se fabricarán en EE.UU. y se venderán al Gobierno federal a un precio no lucrativo, según el funcionario citado por NBC News. El contrato con la farmacéutica aún no se ha formalizado, y que se completará “lo antes posible”.