IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Cuándo recibirán los niños la vacuna contra el COVID-19? Respondemos a cinco preguntas que se hacen los padres

Ante la inminente llegada de las vacunas en Estados Unidos, muchos padres se preguntan cuándo podrán vacunar a sus hijos para poder regresar a la escuela con seguridad. Aquí respondemos a cinco preguntas sobre el plan de vacunación para los más pequeños.

Wesley Kufel -  The Conversation

Se espera que las primeras vacunas contra el COVID-19 lleguen a las clínicas de Estados Unidos a mediados de diciembre. Y mientras tanto los estados están elaborando planes sobre quién debe vacunarse primero, entre los que se encuentran los trabajadores de la salud de primera línea y personas con dos o más factores de riesgo.

Pero falta un grupo importante del que todavía no se ha hablado: los niños.

Este jueves un grupo de expertos independiente recomendó a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés) la aprobación de emergencia de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19. Pero los ensayos solo se han realizado en adultos y adolescentes  y todavía hay muchas incógnitas sobre los más pequeños.

[Un panel de expertos de EE.UU. recomienda a la FDA la aprobación de emergencia de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19]

Como farmacéutico de enfermedades infecciosas y asesor de pacientes hospitalizados con COVID-19, con frecuencia escucho preguntas sobre las vacunas. Esto es lo que sabemos y lo que no sabemos en respuesta a algunas preguntas comunes sobre la vacunación de niños.

¿Cuándo se podrá vacunar a mi hijo?

Parece poco probable que vaya a ocurrir antes del inicio del próximo año escolar en agosto.

Los ensayos en adultos de las dos principales vacunas han tenido resultados prometedores. El Gobierno británico ya está vacunando a personas de 16 años o más y Canadá ha autorizado la vacuna para el mismo rango de edad.

Pero los ensayos clínicos con niños están comenzando ahora.

La farmacéutica Pfizer, en colaboración con la alemana BioNTech, amplió los ensayos a niños mayores de 12 años en octubre. El otro fabricante líder de vacunas, Moderna, anunció el 2 de diciembre que planeaba comenzar pronto los ensayos en jóvenes de 12 a 17 años.

[¿Recibirá un ‘pasaporte’ cuando se vacune del coronavirus? Para su empresa, ir al cine, el tren y el avión...]

Las pruebas no han comenzado para bebés y niños pequeños en EE.UU. y la eficacia y la seguridad de la vacuna deberán evaluarse para cada grupo de edad.

El coronavirus recibe su nombre por las protenías en forma de pico que tiene alrededor, visibles aquí bajo un microscopio electrónico. Las vacunas Pfizer y Moderna se dirigen a estas proteínas.NIAID, CC BY

Los ensayos clínicos están diseñados para garantizar que la vacuna sea segura y eficaz. Por lo general, se necesitan de 10 a 15 años desde el inicio del desarrollo hasta que se autoriza.

¿Los niños necesitarán más dosis que los adultos?

No parece que el número de dosis vaya a ser diferente para los niños, pero eso podría cambiar a medida que avanzan las pruebas.

La vacuna de Pfizer se está probando en adolescentes con una serie de dos dosis con tres semanas de diferencia, al igual que en los adultos. Moderna también planea usar su programa para adultos, dos dosis con cuatro semanas de diferencia, en un próximo ensayo con 3,000 adolescentes.

[¿Me insertarán un microchip en el cuerpo al ponerme la vacuna contra el coronavirus?]

La segunda dosis sirve como una "inyección de refuerzo", ya que la primera por sí sola no proporciona una inmunidad óptima. Esto ocurre con vacunas como la de la hepatitis B, el sarampión, las paperas y la rubéola.

En este momento, solo se planean esas dos dosis, pero eso podría cambiar. No está claro cuánto tiempo durará la respuesta inmune de estas vacunas o si serán necesarias más dosis en el futuro. La vacuna contra la gripe, por ejemplo, requiere una nueva dosis cada año porque el virus cambia. Datos recientes y prometedores de Moderna indican que la inmunidad se mantiene durante al menos tres meses después de recibir la vacuna.

¿Las vacunas son seguras para los niños?

Hasta ahora, no se han identificado problemas de seguridad serios con las vacunas Pfizer o Moderna, pero los ensayos aún se encuentran en las primeras etapas para los niños. Varias otras vacunas también se están desarrollando en todo el mundo y algunos fabricantes de medicamentos han comenzado ensayos con niños más pequeños en otros países.

Otra preocupación han sido los efectos secundarios temporales.

En el Reino Unido, los funcionarios de salud advirtieron el 9 de diciembre que cualquier persona con antecedentes de anafilaxia no debería recibir la vacuna después de que dos adultos tuvieran reacciones graves.

[¿Puedo dejar de usar la mascarilla después de recibir la vacuna contra el COVID-19?]

Los niños tienden a tener un sistema inmunológico más fuerte que los adultos y pueden tener reacciones temporales más fuertes a la vacuna. Eso podría significar más dolor e hinchazón en el lugar de la inyección durante unos días y posiblemente fiebre.

Esos efectos secundarios son comunes con las vacunas. Son evidencia de que el sistema inmunológico está haciendo lo que debería hacer, pero pueden dar miedo.

Es importante comprender tanto la seguridad de la vacuna como la probabilidad de efectos secundarios temporales, porque los adultos y los niños necesitarán ambas dosis para que la vacuna proporcione una inmunidad óptima.

¿Es suficiente vacunar a los adultos?

Solo vacunar a los adultos no sería suficiente para poner fin a la pandemia. Los niños aún pueden infectarse, transmitir el virus y desarrollar complicaciones. Si no hay una vacuna disponible, es probable que los niños sirvan como un contenedor del virus, lo que dificultará la minimización de la pandemia.

[¿Es cierto que provoca infertilidad en las mujeres la vacuna del coronavirus?]

Las dos vacunas líderes han revelado resultados prometedores en adultos: la de Moderna tiene una eficacia del 94% y la de Pfizer un 95%. Eso significa que, en las mejores condiciones, alrededor del 95% de los adultos que reciban la vacuna estarán protegidos. Cifras más altas de lo esperado.

Queda por ver si estos números serán iguales con los niños.

Los niños suelen tener síntomas de COVID-19 más leves que los adultos, pero pueden transmitir el virus a otras personas. Pero recibir la vacuna permitiría regresar de una manera más segura a las escuelas.

¿Tenemos que seguir usando mascarillas y mantener la distancia social?

Mientras tanto, será importante continuar con las medidas preventivas estándar: distanciamiento social, mascarillas, lavarse las manos y seguir las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

[En la lucha contra el COVID-19, los hispanos “pueden salvar vidas”]

La esperanza es que una vacuna permita recuperar la normalidad, pero estas medidas preventivas seguirán siendo necesarias hasta que se conozca más información sobre el alcance de la protección de las dosis.

Aún quedan muchas preguntas sin respuesta que solo se resolverán con el paso del tiempo.