IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Condenan a un doctor por vender una falsa "cura milagrosa" contra el coronavirus

El médico promovía desde California su producto como una "bala mágica" que funcionaba “al 100%” para el COVID-19, un “arma increíble” y “casi demasiado buena para ser verdad”.

En marzo y abril de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 llenaba los hospitales y las morgues y obligaba a encerrarse en sus casas a millones de personas en todo el mundo, un médico de San Diego, en California, afirmó que había conseguido una “cura milagrosa” contra el coronavirus, para el que no había por entonces ni medicamentos para tratarlo ni vacuna para prevenirlo, como ahora.

Jennings Ryan Staley, de 44 años, vendía sus “kits de tratamiento” a clientes en sus centros Skinny Beach Med Spas de la ciudad californiana. Los kits incluían hidroxicloroquina, un medicamento para tratar enfermedades como la malaria, el lupus y la artritis reumatoide, que el expresidente Donald Trump promovió sin base científica como un tratamiento preventivo contra el coronavirus.

El médico le confesó a un agente del FBI encubierto que fingió estar interesado en su cura milagrosa que planeaba introducir de contrabando un barril de hidroxicloroquina en polvo con la ayuda de un proveedor chino.

[Tomar una taza de café al día puede reducir el riesgo de muerte]

Staley fue condenado el viernes a 30 días de prisión preventiva y a un año de reclusión domiciliaria por intentar introducir ese producto de contrabando a Estados Unidos y venderlo en sus “kits de tratamiento contra el coronavirus”, según informó mediante un comunicado el Departamento de Justicia.

“En el punto álgido de la pandemia, antes de que las vacunas estuvieran disponibles, este médico trató de sacar provecho de los temores de los pacientes”, dijo el fiscal federal Randy Grossman. 

“Abusó de su posición de confianza y socavó la integridad de toda la profesión médica”, añadió. 

Staley admitió que tenía la intención de vender el polvo de hidroxicloroquina en cápsulas como parte de su empresa de venta de “kits de tratamiento” de COVID-19 en marzo y abril de 2020.

[Ya hay 15 casos de hepatitis A por el brote vinculado a fresas orgánicas]

Staley admitió haber escrito una receta de hidroxicloroquina a nombre de uno de sus empleados y sin su consentimiento para conseguir ese producto, que empezaba a escasear en las farmacias.

Además, buscó inversores prometiendo “triplicar su dinero en 90 días”, según la sentencia.

[¿Por qué mueren más hombres que mujeres por coronavirus? Un equipo científico aporta luz a este misterio médico]

Las autoridades empezaron a investigar a Staley tras recibir varias pistas de ciudadanos preocupados por su campaña de marketing, según los documentos judiciales. En conversaciones con un agente encubierto del FBI que se hacía pasar por cliente potencial, Staley describió sus productos como una cura “al 100%”, una “bala mágica”, un “arma increíble” y “casi demasiado buena para ser verdad” y afirmó que los productos proporcionarían al menos seis semanas de inmunidad.

Staley reconoció que, como médico, abusó de una posición de confianza pública y utilizó sus habilidades para ejecutar su plan.

El agente encubierto compró seis de los “kits de tratamiento” de Staley por 4,000 dólares. Los documentos del tribunal explican que durante una llamada telefónica, Staley no sólo hizo las falsas declaraciones sobre la eficacia de sus “kits de tratamiento”; también se jactó de conseguir la hidroxicloroquina “de contrabando” porque un agente “engañó a la aduana diciendo que era extracto de batata”.

[Esta familia de Florida se hizo millonaria vendiendo un remedio “milagroso” contra el coronavirus. Era lejía tóxica]

El juez de distrito Gonzalo P. Curiel condenó a Staley a pagar una multa de 10,000 dólares y ordenó el decomiso de los 4,000 dólares pagados por el agente encubierto, así como de más de 4,500 comprimidos de diversos fármacos, múltiples bolsas de cápsulas de pastillas vacías y una máquina manual de llenado de cápsulas.

Según los registros de la junta médica de California, la licencia de Staley ha sido suspendida temporalmente por orden judicial, según reportó el periódico The Washington Post.