IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

California está ya bajo orden de quedarse en casa: éstas son las nuevas restricciones por la pandemia

La nueva medida afecta a 33 millones de personas y durará tres semanas: le contamos dónde, por qué y cómo puede cambiar su vida.
/ Source: Telemundo

Gran parte de California amaneció este lunes bajo una nueva orden más restrictica de quedarse en casa por la pandemia, que durará al menos tres semana y afecta a más de 33 millones de personas, ante la crítica situación de los hospitales del estado y el aumento descontrolado de casos de coronavirus

Las nuevas reglas entraron en vigencia justo antes de la medianoche del domingo para el sur del estado y una gran franja del Valle Central luego de que la capacidad disponible en las unidades de cuidados intensivos de la región cayó por debajo del 15%. 

[Siga nuestra cobertura sobre la pandemia del coronavirus]

Cinco condados de la Bahía de San Francisco adoptaron además voluntariamente las nuevas reglas para evitar el colapso hospitalario. Esas restricciones durarán hasta el 4 de enero, una semana más que el cronograma del estado.

En total, tres de cinco regiones, el 80% de los residentes del estado, están bajo la orden impuesta por el gobernador, Gavin Newsom, quien remarcó en su última conferencia de prensa que las decisiones se toman en base “a los datos”. 

Casi una de cada 10 pruebas de coronavirus en California es positiva, la tasa más alta hasta ahora. Las muertes también han aumentado alrededor del 80% semana tras semana. El estado registró además un récord de 30,000 casos nuevos de coronavirus diarios el domingo, justo antes del comienzo de las restricciones, según datos de nuestra cadena hermana NBC News. 

Una farmacia en San Francisco recuerda a sus residentes que la vacuna del COVID-19 aún no está disponible, en medio de un récord de casos. AP

Mientras se implementan las restricciones, el estado se prepara para responder a la ola de caos a la espera de la vacuna contra el COVID-19 reforzando hospitales y equipos de protección personal. “Trabajamos para poder pasar el invierno y lo que parece será un difícil enero”, dijo Newsom.

[Lo peor está por llegar: el frío y la desobediencia disparan las muertes por COVID-19]

El aumento explosivo de los contagios comenzó en octubre y se atribuye en gran parte a las personas que ignoran las medidas de seguridad y realizan reuniones y eventos sociales. 

 

 

La orden de quedarse en casa pide a los residentes no dejar sus hogares excepto para cuestiones esenciales y de emergencia. Los comercios minoristas deben además limitar su capacidad a sólo el 20% y gran parte de las tiendas y espacios de entretenimiento tienen que cerrar sus puertas. 

Las medidas han despertado el temor y el rechazo de dueños de tiendas y establecimientos y sus trabajadores, que aún no logran recuperarse de la crisis financiera de la primavera. 

“Siento una profunda empatía [con lo que están viviendo] y estoy comprometido con avanzar en el apoyo a las pequeñas empresas”, dijo Newsom, quien recordó además su pasado como comerciante.

California ha anunciado un alivio tributario temporal y más de 500 millones de dólares en subvenciones para pequeños comercios. 

[La recuperación económica se frena por el aumento descontrolado de contagios de coronavirus]

Las ciudades y condados pueden imponer además sus propias restricciones, y Los Ángeles ya anunció este lunes que cancelará las clases en persona en sus escuelas públicas. 

Las nuevas restricciones en marcha

Bajo las nuevas reglas, las escuelas que están abiertas actualmente pueden continuar brindando instrucción en persona. Los minoristas, incluidos los supermercados y los centros comerciales, pueden operar con solo el 20% de su capacidad. Los residentes deben abstenerse además de salir de sus hogares, a menos que sea por servicios esenciales o de urgencias. 

En consecuencia, algunas tiendas del área de la Bahía reportaron una avalancha de compradores durante el fin de semana que buscaban abastecerse antes de que las multitudes fueran limitadas.

Una vez que una región alcanza el umbral de menos del 15% de capacidad hospitalaria, no se permite además el servicio de restaurantes al aire libre y deben cerrar sus puertas salones de belleza, peluquería y otros de cuidado personal. Además, ya no se puede realizar actividades recreativas ante el cierre de museos, zoológicos, cines y bodegas al aire libre. 

 

 

Al igual que en la orden dictada en marzo, se prohíbe el uso de hoteles para el turismo, el ocio y otras actividades no esenciales como viajes familiares o con amigos. 

En Los Ángeles se cancelarán por completo a partir del jueves las clases en persona en las escuelas públicas, que forman el segundo distrito escolar más grande del país, ante el aumento de casos, indicó el superintendente escolar, Austin Beutner, al diario Los Angeles Times. 

 

Hospitales colapsados, con la vacuna en camino

Entre las regiones afectadas está el Valle de San Joaquín, que incluye comunidades como el condado de Fresno, un área rica en agricultura de aproximadamente 1 millón de personas, y el condado de San Benito, un área más pequeña de aproximadamente 62,000 personas.

Sólo seis camas de unidades de cuidados intensivos estaban disponibles hasta el domingo en Fresno, mientras que el único hospital en San Benito estaba completamente lleno, dijo el sábado el oficial de salud pública David Ghilarducci. “Esta es una situación alarmante que podría empeorar mucho”, indicó en un comunicado.

[Los mitos asociados al coronavirus frustran a funcionarios que luchan contra la pandemia]

En el resto del estado, más de 9,700 personas estaban en hospitales del estado a causa del COVID-19, incluidas más de 2,200 en cuidados intensivos, quedando poco más de poco más de 1,500 camas disponibles. 

El estado ya encargó 327,000 dosis de vacunas que se espera comiencen a distribuirse entre el 12 y el 15 de diciembre, y tiene planes de distribuir 2.16 millones de vacunas en lo que queda del mes. Newsom dijo que se espera que Pfizer obtenga la aprobación de su vacuna tan pronto como este jueves 10 de diciembre y Moderna, el 17 de diciembre. 

El gobernador remarcó que se busca una distribución "segura y equitativa". Las primeras dosis estarán destinadas a los trabajadores de la salud que tienen el mayor riesgo ante el COVID-19. 

 

 

Newsom recordó a los residentes que las restricciones serían un último esfuerzo: "Esta es la tercera ola, no esperamos una cuarta: las vacunas están en camino"

Además de reforzar sus hospitales, California también invertirá en su sistema educativo, en especial, en la capacidad para realizar pruebas de diagnóstico. 

 

El cumplimiento de la orden, en duda

La orden es la más restrictiva impuesta desde marzo. A diferencia del comienzo de la pandemia, se teme que ahora menos personas estén dispuestas a cumplirla y ya se han registrado protestas en contra de la decisión.

Comerciantes y vecinos se han mostrado en desacuerdo con las medidas, ante el temor de que agraven la crisis económica, y han convocado a manifestaciones durante el fin de semana. 

 

 

Algunas fuerzas del orden locales dijeron que no harían cumplir las reglas mientras que otros están educando al público y emitirán citaciones solo si es necesario.

"El cumplimiento de las órdenes de salud es una cuestión de responsabilidad personal y no una cuestión de aplicación de la ley", dijo el sheriff del condado de Orange, Don Barnes, en un comunicado

[Miles de familias se encuentran al límite ante el fin de las ayudas del Gobierno]

Este tipo de declaraciones implican que los dueños de negocios como Andrew Gruel, chef y fundador del restaurante de mariscos Slapfish en Huntington Beach, podrían no enfrentar las consecuencias por seguir permitiendo las comidas al aire libre.

Gruel dijo en un video compartido en redes sociales el domingo que planea mantener sus puertas abiertas y servir comida al aire libre, salvo que se le demuestre que esto contribuye al aumento de casos. El chef mostró ejemplos de funcionarios, incluido el gobernador, cenando al aire libre. 

 

Las reglas entran en vigor en las regiones de California en las que la capacidad disponible en las unidades de cuidados intensivos cae por debajo del 15% (Archivo). AP

En el condado de Riverside, el sheriff, Chad Bianco, fue más allá y calificó de ridículo el cierre de los negocios. “Creo que todos los trabajos son esenciales para alguien”, dijo.

Pero en Stockton, una ciudad de más de 318,000 personas en el Valle Central, la policía dijo que planeaba hacer cumplir las reglas siguiendo un proceso de tres pasos: educación, advertencia y, si es necesario, una citación. 

Aunque California haya impuesto restricciones, su situación no es tan grave como la de algunos estados: en Idaho, la mitad de los residentes que se hacen las pruebas tienen resultados positivos. En Dakota del Sur y Kansas, la tasa casos positivos es del 47%, seguida de Iowa (41%) y Alabama (36%).

Con información de Los Angeles Times, Associated Press y NBC News.