IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden da un giro a la política de Trump contra el coronavirus: hispanos y negros son ahora la prioridad

Biden ha priorizado la vacunación de personas vulnerables y ha fortalecido el papel del Gobierno federal en la coordinación de los esfuerzos de vacunación: “Estamos haciendo todo lo contrario a lo que hizo Trump", dijo un funcionario.
/ Source: Telemundo

Por Jonathan Allen – NBC News

Cuando el Gobierno que preside Joe Biden comenzó a buscar lugares para instalar cuatro pequeños centros de vacunación en estado de Nueva York, sus funcionarios clasificaron condado por condado los mejores sitios sobre la base de un "índice de vulnerabilidad social" que midiera el ingreso promedio, el desempleo, la raza y una docena de otros factores.

Los datos decían que el condado de Chautauqua, una extensión escasamente poblada y conocida principalmente por sus viñedos de la industria del vino, era el principal candidato para vacunar a los más desfavorecidos.

Pero los funcionarios estatales dijeron que no. Había mejores lugares que Chautauqua para lograr el objetivo de la Casa Blanca de vacunar a más personas negras, dijeron. Se opusieron a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que están ampliando la huella federal en la carrera por la vacunación del país, dijo un funcionario de la Administración Biden familiarizado con la lucha.

Como la lógica de Nueva York se ajustaba mejor al mandato de Biden que los datos de los CDC, la Casa Blanca dio marcha atrás.

[Conoce aquí dónde, cuándo y cómo puedes vacunarte allí donde vives]

"El estado prevaleció", dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar sobre el asunto públicamente.

El episodio da una señal clave del cambio que se produjo en la política de la lucha nacional contra el COVID-19 cuando Biden asumió el cargo el 20 de enero. A medida que Biden ha actuado para fortalecer la mano del Gobierno federal en la coordinación de los esfuerzos de vacunación en todo el país -en particular al empoderar a la FEMA como la principal agencia de respuesta- también ha invertido la política de lucha contra la crisis.

El expresidente Donald Trump utilizó su poder sobre los recursos federales y la contratación para recompensar a los gobernadores, senadores y líderes empresariales que lo elogiaron en privado y en público mientras buscaba la reelección. En cambio, Biden ha priorizado la vacunación de personas vulnerables y representativas de su coalición política. Su Administración está incluso proporcionando apoyo a los centros de vacunación en las iglesias, con la esperanza de persuadir a más personas negras e hispanas para que se vacunen.

Trump se enfrentó a un aluvión de críticas desde el primer día de la pandemia en el sentido de que sus prioridades y su mala gestión estaban obstaculizando la respuesta. Ahora, Biden está tratando de equilibrar sus principales prioridades: conseguir el mayor número de disparos en las armas lo más rápido posible y, al mismo tiempo, asegurarse de que el proceso da prioridad a las comunidades de bajos ingresos y a las minorías, sin hacerlo de una manera que genere retrasos.

[Cientos de latinos escapan al calvario de lograr una cita para recibir la vacuna contra el COVID-19 gracias a la ayuda de voluntarios]

"Un fuerte énfasis en las comunidades de color, las comunidades minoritarias, económica y socialmente desfavorecidas", dijo un funcionario de FEMA. “Estamos haciendo todo lo contrario a lo que hizo Trump"

El condado de Chautauqua, que es aproximadamente 90% blanco, no recibirá uno de los cuatro centros del norte del estado de Nueva York, cada uno de los cuales se espera que vacune hasta 1,000 personas al día. En su lugar, las instalaciones "con apoyo federal" están programadas para abrirse la primera semana de marzo en Buffalo, Rochester, Albany y Yonkers, todos ellos en condados más poblados, más minoritarios y cruciales políticamente para los demócratas que el condado de Chautauqua.

"Nueva York ha priorizado el acceso equitativo a la vacunación con esfuerzos agresivos dirigidos para llegar a las comunidades más afectadas por el COVID-19", dijo el gobernador, Andrew Cuomo, en un comunicado. Las ubicaciones del Bronx y Queens para los dos centros de distribución "gestionados" por el Gobierno federal, que pueden vacunar hasta 3,000 personas al día, ya habían sido elegidas.

La Casa Blanca declinó repetidas solicitudes para entrevistar a funcionarios de la Administración sobre el esfuerzo federal de vacunación, y la oficina de prensa de Cuomo no respondió a una solicitud de comentarios.

[La esperanza de vida se desploma  por el coronavirus como durante la II Guerra Mundial]

Pero Andy Slavitt, el asesor principal de la Casa Blanca para la respuesta a COVID-19, elogió la forma en que la Administración Biden está utilizando las métricas.

"El objetivo es poner en marcha sitios de vacunación que utilicen procesos y reubicaciones que promuevan la equidad y desplieguen el índice de vulnerabilidad social de los CDC", dijo.

[Estados Unidos supera el medio millón de muertos por coronavirus]

En Nueva York, el índice se utilizó en última instancia de una manera más específica que las estadísticas de todo el condado, dijo un portavoz de FEMA.

Junto con su propia oficina regional y el Gobierno de Nueva York, los funcionarios de FEMA en Washington "identificaron grupos de tramos censales con un índice de vulnerabilidad social de los CDC de 0,75 o superior, una población de 30,000 o superior y la proximidad y disponibilidad de transporte", dijo el portavoz en una respuesta por correo electrónico.

Potenciación de FEMA

Trump creó un grupo de trabajo interinstitucional sobre el coronavirus en la Casa Blanca y designó al Departamento de Salud y como organismo principal para la respuesta. Su Administración socavó las oficinas regionales de FEMA al exigir a los estados que las obviaran y solicitaran la ayuda directamente a Washington, dejando que su grupo de trabajo elegido a dedo tomara las grandes decisiones de asignación.

Facultó al asesor principal Jared Kushner para crear un grupo en la sede de la FEMA que coordinara la adquisición y distribución de equipos de protección personal y pruebas de coronavirus, en gran parte a través de empresas privadas. Gran parte de la principal agencia de respuesta al desastre del Gobierno federal se redujo a un papel de apoyo.

Biden ha adoptado un enfoque notablemente diferente y más tradicional para FEMA, centrándola como coordinadora del Gobierno federal para la distribución de vacunas.

[Biden promete 600 millones de vacunas para julio]

La agencia ha abierto centros de vacunación "gestionados por el Gobierno federal", megasitios que se espera que proporcionen miles de vacunas al día, en Oakland, California, y Los Ángeles. Dos en la ciudad de Nueva York, en el Bronx y Queens, se inaugurarán esta semana, y está previsto que se abran cuatro en Florida, en los condados de Hillsborough, Miami-Dade, Duvall y Orange, en la primera semana de marzo.

Aunque la Casa Blanca anunció el viernes la apertura de un centro gestionado en Filadelfia, no estaba claro de inmediato si la tormenta invernal en Texas afectaría a los planes de apertura de centros en Houston, Dallas y Arlington la próxima semana.

Bajo la dirección de Biden, el Gobierno federal está desviando parte del suministro de vacunas de los estados para asegurarse de que a las personas de color no se les niega el acceso por parte de los gobiernos estatales y locales que no dan prioridad a llegar a ellos.

Los centros "apoyados" son asociaciones federales-estatales en las que el estado suministra las vacunas y hace un seguimiento de las mismas, mientras que los centros "gestionados" están totalmente dirigidos por el Gobierno federal. El Gobierno de Biden también está desarrollando planes para abrir centros de distribución de vacunas gestionados por el Gobierno federal en Illinois, Ohio, Carolina del Norte, Georgia y Michigan en marzo, según documentos de la Administración obtenidos en exclusiva por NBC News.

[Dos mujeres se hacen pasar por abuelas para obtener la vacuna contra el COVID-19 antes de su turno]

Biden había prometido crear 100 centros de vacunación con apoyo federal en sus primeros 30 días en el cargo, un listón fácil de superar dado que los documentos de FEMA muestran que más de 400 centros estatales y locales han recibido alguna ayuda federal.

"Este programa está dirigido a las comunidades desatendidas", dijo el funcionario de la Administración. "Bajo el anterior Gobierno, contaban con el uso de Walgreens y las otras farmacias. Estos son un poco más dirigidos".

El portavoz de FEMA dijo que la Administración de Trump no tenía un rastreador para monitorear los sitios de vacunación del estado que estaban recibiendo asistencia federal.

"Desde marzo de 2020, FEMA se ha activado para apoyar las operaciones de COVID-19, coordinando con las agencias federales para proporcionar equipos, suministros y personal, así como obligando a más de 57,5 mil millones de dólares para apoyar los esfuerzos de respuesta general", dijo el portavoz. "FEMA también estaba trabajando con las jurisdicciones para atender las solicitudes de recursos para apoyar la administración de la vacuna. Sin embargo, antes del 20 de enero, no teníamos un rastreador para proporcionar un recuento específico de los sitios apoyados por el Gobierno federal."

[La vacuna de Pfizer es eficaz al 85% con una sola dosis y se puede guardar en congeladores estándar]

En algunos casos, los sitios de vacunación se han establecido en las iglesias, lo que los funcionarios federales creen que puede ayudar a que los negros y los hispanos se sientan más cómodos con la inmunización. Las encuestas muestran que los miembros de estas comunidades son menos propensos a decir que se vacunarán definitivamente. Además, las iglesias ofrecen a los inmigrantes indocumentados la seguridad adicional de estar a salvo de ser arrestados.

Los expertos en gestión de desastres dicen que las primeras acciones de Biden demuestran un compromiso con el uso de la infraestructura del Gobierno federal -como las relaciones que las oficinas regionales de FEMA tienen con los funcionarios estatales y locales- en formas que Trump no hizo.

"Lo que puedo ver es un esfuerzo más coordinado entre el Gobierno federal, los estados, y que baja al nivel más local", dijo Elizabeth Zimmerman, asesora ejecutiva principal de la firma de preparación y respuesta a desastres IEM, quien es una exadministradora asociada en la oficina de respuesta y recuperación de FEMA. "Esperemos que eso signifique más resultados: que la gente pueda vacunarse y no esté en la cola durante ocho horas esperando que le den una".

Los recursos federales como ayuda

El 21 de enero, al día después que asumió el cargo, Biden emitió una orden ejecutiva eximiendo el requisito de que los estados pagaran 25% del costo del despliegue de tropas de la Guardia Nacional para ayudar en la respuesta a la crisis de COVID-19. La exención se aplicó con carácter retroactivo al comienzo de la pandemia. Luego, a principios de febrero, renunció a toda responsabilidad de reparto de costos para los estados en relación con las solicitudes de ayuda realizadas a FEMA.

[El Gobierno de EE.UU. confisca más de 10 millones de mascarillas N95 falsas]

Esto ayudó a los presupuestos estatales, pero le costó al Gobierno federal entre 3,000 y 5,000 millones de dólares, según las estimaciones de la Administración. Biden también ha propuesto dar 350,000 millones de dólares a los Gobiernos estatales y locales como parte de su paquete de ayuda legislativa de 1,9 billones de dólares que se está abriendo camino en el Congreso.

Ann O'Leary, que fue jefa de gabinete del gobernador de California, Gavin Newsom, hasta finales de diciembre, dijo que Trump utilizaba constantemente su poder sobre la ayuda federal a los estados como palanca política. Recuerda que California estaba en la lista de estados que obtendrían exenciones de costos para desplegar tropas de la Guardia Nacional, pero que en septiembre funcionarios de la Casa Blanca le dijeron a Newsom que tenía que "presentar su caso" a Trump personalmente para asegurar la ayuda.

"Tuvo que besar su anillo para conseguir el 100% de la ayuda", dijo O'Leary en una entrevista. Trump dio a Newsom 30 días de libertad del 25% del costo compartido, pero eso significaba que Newsom tendría que volver a pedirlo justo antes de las elecciones de noviembre. Newsom pidió el primer mes de ayuda, pero no el segundo.

[Aumentan los pensamientos suicidas en las personas por la pandemia de coronavirus]

O'Leary dijo que el enfoque de Biden, que incluye poner a FEMA al frente para coordinar los esfuerzos de ayuda de las agencias federales, elimina los intereses políticos.

"Simplemente tienen la capacidad de ocuparse de todo, desde el poder de la gente hasta los datos y la cadena de suministro", dijo. "Es un cambio de juego al no jugar a la política en la respuesta al desastre".

Un portavoz de Trump no respondió a una solicitud de comentarios.