IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

10 formas en las que la pandemia de COVID-19 cambió la vida en Estados Unidos

Redujo la esperanza de vida, especialmente para los hispanos, y complicó la toma de decisiones diarias. El teletrabajo se consolidó, aunque no para todos, y se alteraron las dinámicas de las relaciones amorosas. ¿Qué más se transformó? Lo explicamos.

Casi dos años pasaron desde que la pandemia del COVID-19 llegó a nuestras vidas y puso al mundo de cabeza. En Estados Unidos, cerca de 50 millones de personas se han contagiado con el virus y el saldo de muertes sobrepasa las 750,000. Y aunque las hospitalizaciones y los fallecidos están bajando -70% de los adultos en el país ya está completamente vacunado y la inmunización de niños está en marcha- aún no salimos del túnel.

¿Cómo le cambió la pandemia la vida diaria a millones de personas en Estados Unidos, especialmente los latinos? A continuación recopilamos 10 episodios que ayudan a responder esta pregunta. 

1. Se redujo la esperanza de vida

Comencemos con la salud, un tema que ha sido especialmente difícil para la comunidad hispana.

Trabajadores hospitalarios trasladan el cuerpo de una víctima del COVID-19 en el centro médico Saint Jude en Fullerton, California, el 7 de julio del 2020. La pandemia redujo la esperanza de vida en EEUU en 1.5 años.
Trabajadores hospitalarios trasladan el cuerpo de una víctima del COVID-19 en el centro médico Saint Jude en Fullerton, California, el 7 de julio del 2020. La pandemia redujo la esperanza de vida en EEUU en 1.5 años.Jae C. Hong / AP

2. Hay más gente deprimida

Las tasas de depresión en Estados Unidos se triplicaron con la llegada de la pandemia, según un estudio que realizaron investigadores de la Universidad de Boston entre marzo y abril del 2020.

  • Las personas con menores recursos sociales y económicos, y mayor exposición a factores estresantes como la pérdida del trabajo fueron las más afectadas, según el análisis. Antes de la pandemia, 8.5% de las personas consultadas tenían síntomas de depresión y durante la pandemia, ese porcentaje subió al 27.8%.
  • Un nuevo análisis de los mismos investigadores, publicado el 4 de octubre del 2021, señala que no solo el problema persiste sino que aumentó en el último año hasta llegar al 32.8%. Es decir, casi 33 de cada 100 personas en Estados Unidos están afectadas por la depresión.
  • Las mujeres tienen 1.6 veces más probabilidades de presentar síntomas depresivos elevados en comparación con los hombres, señala el estudio.

3. Más gente prefiere espacios más grandes

Quizás por haber estado encerrados tanto tiempo, los estadounidenses son ahora más propensos a querer vivir en una comunidad donde “las casas son más grandes y están más separadas, pero las escuelas, tiendas y restaurantes están a varias millas de distancia”, según datos del Pew Research Center publicados en agosto.

  • Hoy, seis de cada 10 adultos prefieren espacios grandes y distanciados, un incremento de siete puntos porcentuales desde el otoño de 2019.
  • Mientras que el porcentaje de personas que prefieren vivir cerca unos de otros, en espacios pequeños y donde se pueda caminar a la escuela, restaurantes y tiendas se redujo de 47% a 39% entre septiembre del 2019 y julio de 2021.
  • En el caso de los hispanos, aunque la mayoría prefiere sitios grandes y separados de otras casas, son el segundo grupo étnico (43%) con mayor preferencia por vivir en comunidades con casas más pequeñas y que estén más juntas, solo detrás de los asiáticos (58%).

4. Aumenta el peligro de los desalojos 

Actualmente, 17 de cada 100 estadounidenses ven muy probable que vayan a ser desalojados de sus casas en los próximos dos meses por no poder pagar la renta.

[“Siempre tengo ganas de llorar”: así daña el COVID-19 la salud mental de los latinos, y cómo se puede combatir la tristeza y ansiedad]

  • Y el porcentaje de personas que poseen viviendas y ven muy probable que vayan a perder su casa por no poder pagar la hipoteca se redujo ligeramente, se mantuvo casi igual, apenas superando el 3%. Aunque el alto riesgo de perder la casa disminuyó 3 puntos porcentuales entre los hispanos, un cambio notable si se toma en cuenta que para los otros grupos étnicos esa cifras se mantuvieron casi iguales. 

5. Batallamos más con las decisiones diarias

Cerca de una tercera parte de los estadounidenses dice que ahora le cuesta más tomar decisiones diarias, debido a la preocupación que les genera la pandemia del coronavirus.

  • Este problema afecta principalmente a los adultos más jóvenes, sobre todo a los millennials (personas entre 25-40 años de edad), quienes son, de todos modos, la generación más impactada por la crisis económica que causó el COVID-19. Casi la mitad de los millennials batalla para tomar decisiones básicas como qué ropa ponerse o qué comer, según una encuesta divulgada en octubre pasado que encargó la Asociación Estadounidense de Psicología. 
Kristen Bigogno mira sus pertenencias en la acera luego de ser desalojada de su casa el 17 de septiembre del 2021, tras vencer la moratoria federal de desalojos por el impacto de la pandemia de COVID-19.
Kristen Bigogno mira sus pertenencias en la acera luego de ser desalojada de su casa el 17 de septiembre del 2021, tras vencer la moratoria federal de desalojos por el impacto de la pandemia de COVID-19.Jeff Roberson / AP
  • Según el estudio, la fatiga de la toma de decisiones –pequeñas y grandes– está teniendo un impacto desproporcionado en los padres. Por ejemplo, más de la mitad de los padres con niños pequeños dicen que las decisiones cotidianas se han vuelto más estresantes. Y en general, cerca de 6 de cada 10 personas creen que la pandemia  les ha hecho repensar cómo estaban viviendo su vida.
  • Los adultos hispanos son más propensos que los adultos blancos a decir que la toma de decisiones se ha vuelto más difícil que antes de la pandemia, según señala el reporte. 

6. Trabajar desde casa se volvió una realidad, sólo para algunos

Uno de los grandes cambios que la pandemia ha provocado es la posibilidad de trabajar desde casa.

[Una corte confirma el bloqueo al mandato de vacunación para empresas de más de 100 empleados]

  • Un reciente estudio de sociólogos del Davidson College y la Universidad de Louisville encontró que el teletrabajo durante la pandemia mejoró el equilibrio entre trabajo y la familia y la satisfacción laboral de los empleados, y también aumentó la productividad y la cantidad de horas laborales.
  • De acuerdo a una encuesta publicada en octubre por Cid Gallup, 9 de cada 10 personas que trabajan al menos unas horas desde casa esperan que puedan seguir haciéndolo después de la pandemia. 

7. Más madres prefieren no trabajar por un sueldo

La pandemia hizo que un mayor número de madres se cuestionen si trabajar por un sueldo es lo que más les conviene, según un estudio publicado por el Pew Research Center en agosto.

  • En octubre de 2020, casi una cuarta parte (27%) de las mamás con hijos menores de 18 años dijo que lo mejor para ellas sería no trabajar por un salario en absoluto, un incremento notable con respecto al verano de 2019, cuando el 19% respondió lo mismo.
Anna Hamilton, de 43 años y residente de Decatur, Georgia.  tuvo que dejar su trabajo para poder cuidar de sus hijos Henry (izquierda) y Adrián mientras recibían clases virtuales por la pandemia. La foto fue tomada el 24 de agosto del 2020.
Anna Hamilton, de 43 años y residente de Decatur, Georgia. Tuvo que dejar su trabajo para poder cuidar de sus hijos Henry (izquierda) y Adrián mientras recibían clases virtuales por la pandemia. La foto fue tomada el 24 de agosto de 2020. Brynn Anderson / AP
  • El cambio de preferencias es mucho más marcado entre madres que no estaban empleadas cuando respondieron la encuesta, (en 2020, 65 de cada 100 madres sin empleo no creían que trabajar por un salario fuese su mejor opción).
  • Además, la proporción de mamás que consideran que lo mejor para ellas es trabajar a tiempo completo se redujo del 51% al 44% durante el mismo período, y entre quienes laboran medio tiempo aumentó la cantidad que prefiere eso a un trabajo de tiempo completo. 

[Las mujeres sufren el impacto económico del COVID-19 de manera desproporcionada]

8. Ahora buscamos relaciones amorosas más significativas

Probablemente estar aislados y lejos de amigos y familiares tanto tiempo hizo que nos replanteáramos nuestras prioridades amorosas.

9. Consolidación de la medicina virtual 

La medicina virtual –consultas médicas por videollamada o telefónicas– es otro de los fenómenos que se disparó durante la pandemia.

  • Ante el gran riesgo de contagiarse del virus en espacios cerrados, miles de personas optaron por visitar al médico desde la sala de su casa. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en la ultima semana de marzo de 2020, al inicio de la pandemia, las consultas médicas virtuales aumentaron casi 150% con respecto al mismo período en 2019.
  • Cuatro grandes proveedores de medicina virtual en el país, cuyos datos analizaron los CDC, registraron cerca de un millón de consultas en los primeros tres meses de 2019. Para el mismo período de 2020, el número aumentó a 1.6 millones. Y a casi dos años de que llegara la pandemia, la telemedicina se ha convertido en un opción importante para un creciente grupo de personas.
  • De acuerdo a una encuesta de la oficina del Censo, durante la primera semana de octubre de 2021, 16 de cada 100 adultos estadounidenses tuvieron una cita médica virtual, la mayoría por medio de una videollamada. Esa proporción es similar para los hispanos y las personas blancas y levemente superior entre las personas negras (18%). 
El doctor Neil Handelman atiende un paciente de forma virtual en su casa en San Rafael, California, el 27 de marzo del 2020. Durante ese mes, las consultas médicas virtuales aumentaron casi 150% en Estados Unidos, debido al impacto de la pandemia de COVID-19, que generó la suspensión de muchos servicios en persona.
El doctor Neil Handelman atiende un paciente de forma virtual en su casa en San Rafael, California, el 27 de marzo de 2020. Durante ese mes, las consultas médicas virtuales aumentaron casi 150% en Estados Unidos, debido al impacto de la pandemia de COVID-19, que generó la suspensión de muchos servicios en persona. Paul Chinn / Getty Images

10. La pandemia incrementó la jubilación de los adultos mayores 

Con la lenta recuperación del mercado laboral tras la pandemia, también aumentó la jubilación de las personas mayores.

  • Para el tercer trimestre de 2021, el 50.3% de los adultos mayores de 55 años se habían jubilado, un incremento de 2 puntos porcentuales con respecto al 2019, según un análisis el Pew Research Center con datos federales de empleo.
  • El impacto de la crisis económica causada por la pandemia difiere de otras crisis, que no alteraron el aumento en la fuerza laboral de los estadounidenses mayores de 55 años, que comenzó alrededor de 1997, explica el centro Pew. Incluso, durante la Gran Recesión del 2007-2009 la tasa de adultos mayores retirados disminuyó levemente.

La diferencia podría estar en que en la mayoría de los hogares la riqueza aumentó desde el inicio de la pandemia, al igual que los precios de las viviendas, contrario a la pérdida de riqueza de hace una década que motivó a que las personas mayores siguieran trabajando para llevar dinero a sus hogares.