IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Contrario a lo que dice Trump, no hay evidencia de mayor delincuencia entre los inmigrantes

Las estadísticas no apoyan la tesis del gobierno de Trump de una elevada criminalidad entre los inmigrantes.

El gobierno de Trump estuvo enfocado el miércoles en los delitos cometidos por inmigrantes indocumentados.

Trump se reunió en la Casa Blanca con las víctimas de los crímenes perpetrados por inmigrantes indocumentados, el Departamento de Seguridad Nacional defendió el aumento de las detenciones y el Departamento de Justicia pidió la aprobación de una ley que sancione a los inmigrantes indocumentados que intentan volver al país.

Video relacionado: Trump insiste en endurecer leyes contra indocumentados

Politifact notó el año pasado que no hay una base de datos nacional de crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados o estudios que rastrearan los crímenes que han cometido. "El reto de encontrar números concretos se debe a un déficit de datos", dijo Politifact.

El número de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos se triplicó entre los años 1990 y 2013, mientras que los delitos violentos disminuyeron un 48% y los delitos contra la propiedad cayeron un 41% durante ese período.

Es más, una serie de estudios han encontrado que los inmigrantes como un todo - tanto legales como indocumentados - cometen menos delitos que los nacidos en Estados Unidos.

Un estudio en Criminología encontró que "los índices de delitos violentos tienden a disminuir a medida que las áreas metropolitanas experimentan ganancias en su concentración de inmigrantes". Un informe de 2007 de una organización sin fines de lucro pro-inmigrante, American Immigration Council, concluyó que "contando cada grupo étnico sin excepción, las tasas de encarcelamiento entre los hombres jóvenes son más bajas para los inmigrantes, incluso los menos educados".

Durante la campaña, Trump, según cita en la hoja informativa de la Casa Blanca, también prometió "acabar con las ciudades santuario que han resultado en tantas muertes innecesarias".

Sin embargo, las ciudades santuario parecen ser más seguras que las que no lo son, según un análisis de la Universidad de California de datos federales publicados por un grupo de investigación liberal, y otro análisis realizado por científicos políticos encontró que esas ciudades no presentan un aumento en los delitos.

"¿Dije que los extranjeros cometen más crímenes que los ciudadanos estadounidenses?, No dije eso", aseguró a los periodistas Thomas Homan, director interino de Inmigración y Aduanas. "El propósito es disipar la noción si usted entra ilegalmente, debe estar cómodo".

En un folleto dado a los periodistas el miércoles, la Casa Blanca ofreció una serie de estadísticas sobre la aplicación de la ley. Muchas eran precisas; otras eran falsas o engañosas.

El documento se jactó de que ICE había eliminado 2.798 "miembros de pandillas criminales" en el año fiscal 2017 -un período que incluye casi cuatro meses del mandato del presidente Barack Obama- mientras que un segundo folleto promocionó 1.378 arrestos de una operación antipandillas durante este año calendario (20 días de los cuales estuvieron bajo el gobierno de Obama).

Lo que es más, los expertos dijeron a NBC News que el tipo de aplicación de inmigración que el gobierno de Trump defendió el miércoles probablemente impulsará el número total de delitos, ya que las comunidades excluyen a las autoridades, declinando reportar delitos o cooperar con la policía por temor a las deportaciones.