IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Ucrania comienza las primeras evacuaciones de civiles en Irpin y Sumy a través de corredores humanitarios

Los primeros civiles salieron de Sumy, al noreste de Ucrania, gracias al cese temporal de los ataques rusos. La cifra de refugiados de Ucrania ya supera los dos millones, según la ONU.

Ucrania comenzó este martes a evacuar a civiles a través de los corredores humanitarios pactados con Rusia en Sumy (en el norte del país) e Irpin (al noroeste de Kiev), mientras que ha fracasdo en Mariupol (sudeste), donde el Ministerio de Exteriores ha denunciado el bombardeo de la ruta de evacuación.

El Ministerio de Exteriores ucranio publicó en Twitter imágenes de la salida en autobuses de un primer grupo de ciudadanos que partieron desde Sumy gracias al cese temporal de los ataques rusos.

Los bombardeos rusos han desatado una crisis humanitaria y un éxodo de refugiado que ya alcanzan los dos millones tras casi dos semanas desde el comienzo de la invasión ordenada por Kremlin, según cifras de la ONU.

Pese a ello, y al fracaso de las negociaciones, Rusia continúa su ofensiva militar en el norte, sur y este de Ucrania, pero el ritmo del avance se ha ralentizado, según el Mando General de las Fuerzas Armadas.

En la noche del martes al menos nueve personas, entre ellas dos niños, murieron en un ataque ruso contra edificios residenciales en la ciudad de Sumy, según el Servicio Estatal de Emergencias ucraniano.

[Temen una crisis humanitaria mayor mientras Rusia trata de reclutar a combatientes sirios para pelear en Ucrania]

Tras el ataque, los dos países acordaron un alto el fuego en Sumy a primera hora del martes para permitir que los civiles escaparan de la ciudad tras otra noche de intensos bombardeos de las fuerzas rusas, y después de días de esfuerzos fallidos para evacuar a la población de las zonas más afectadas de todo el país.

Mientras tanto, Mariúpol permanece bloqueada por las fuerzas rusas desde hace más de una semana y el alcalde, Vadim Boychenko, ha afirmado en varias ocasiones que la ciudad se encontraba al borde de una “catástrofe humanitaria”, ya que se quedó sin electricidad, calefacción y agua debido a los constantes bombardeos del Ejército ruso.


Ucrania había rechazado el lunes los corredores humanitarios propuestos por las fuerzas invasoras rusas para permitir que los civiles puedan escapar ya que conducían hacia Rusia o Bielorusia.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, denunció este martes las promesas incumplidas de Occidente para defender a su país.

“Llevamos trece días escuchando promesas, trece días que nos están diciendo que habrá ayuda en el cielo, que habrá aviones, que nos los darán”, señaló Zelenski en un nuevo vídeomensaje publicado en la cuenta de Telegram de su oficina.

[Qué significa la ‘Z’ que Putin ha convertido en símbolo de la invasión rusa de Ucrania]

“La culpa de cada muerte, de cada persona en Ucrania por ataques aéreos y ciudades bloqueadas es, por supuesto, del Estado ruso, del Ejército ruso. De aquellos que dan y ejecutan órdenes criminales. De quienes violan todas las reglas de la guerra y de quienes deliberadamente destruyen al pueblo ucraniano”, señaló, no obstante.

Por su parte, el opositor ruso encarcelado Alexéi Navalni, ha animado por su parte a la población a seguir manifestánfose "bajo cualquier circustancia", según publicó en su cuenta de Twitter.

Desde Estonia, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró este martes que los países de la Unión Europea (UE) deben reducir su dependencia energética de Rusia, puesto que con la crisis en Ucrania se ha demostrado que Moscú la utiliza como “un arma”.

“Es imperativo que haya finalmente un movimiento para reducir esa dependencia”, insistió Blinken en la capital estonia, al tiempo que dijo que su país trabaja con sus socios europeos para garantizar que haya un “suministro energético estable” en el mundo.

[Estados Unidos envía una delegación a Venezuela en secreto para discutir un posible embargo del petróleo ruso]

Al goteo de bloqueos y sanciones se ha sumado la compañía británica Shell, que ha anunciado que dejará de comprar gas y petróleo de Rusia y cerrará sus gasolineras en ese país, según anunció este martes en un comunicado en el que también presentó sus “disculpas” por haber adquirido hidrocarburos rusos tras la invasión de Ucrania.

“Shell anuncia su intención de retirarse de su implicación en todos los hidrocarburos rusos, incluidos el crudo, los productos derivados del petróleo, el gas y el gas natural licuado, de manera gradual, alineada con las pautas del Gobierno (británico)”, señaló la empresa.