IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Rusia culpa a los teléfonos celulares de sus soldados por las bajas masivas que dejó ataque de Ucrania

El Ministerio de Defensa ruso dijo que sus tropas sufrieron 89 bajas durante el fin de semana, uno de los golpes más duros asestados por las fuerzas ucranianas. ¿Cómo Ucrania logró dar en el blanco?

Por Rhoda Kwan - NBC News

El Ejército ruso culpó a los teléfonos celulares de sus soldados por las decenas de bajas tras un ataque con misiles de Ucrania este fin de semana.

El Ministerio de Defensa ruso dijo a última hora del martes que el uso no autorizado de dispositivos móviles permitió a las fuerzas ucranianas identificar su ubicación a través de señales telefónicas.

También elevó a 89 el número de muertos confirmados por el ataque del fin de semana en la ciudad de Makiivka, en Donetsk, una de las regiones ocupadas ilegalmente por Rusia.

“Ya es obvio que la razón principal de lo ocurrido fue la activación y el uso masivo —a pesar de estar prohibido— de celulares en una zona donde alcanzaban las armas enemigas”, dijo el teniente general Sergei Sevryukov en un comunicado publicado en Telegram.

Trabajadores limpian escombros tras el ataque ucraniano con cohetes en Makiivka, en la región de Donetsk controlada por Rusia, este de Ucrania, martes 3 de enero de 2023.
Trabajadores limpian escombros tras el ataque ucraniano con cohetes en Makiivka, en la región de Donetsk controlada por Rusia, este de Ucrania, martes 3 de enero de 2023.AP

“Este factor permitió al enemigo rastrear y determinar las coordenadas de ubicación de los soldados para atacarlos con misiles”, añadió y precisó que el bombardeo se llevó a cabo instates después del comienzo del nuevo año.

Las bajas masivas significaron un nuevo golpe a la imagen pública del Kremlin, en un momento en que el presidente ruso, Vladimir Putin, espera dar un giro a la estrategia bélica en Ucrania, que enfrenta retos.

En un servicio conmemorativo celebrado el martes en Samara, en el suroeste de Rusia, los dolientes depositaron flores y guardaron un minuto de silencio por los soldados fallecidos, según la agencia de noticias estatal RIA Novosti.

El ataque es uno de los más mortíferos contra las fuerzas rusas desde que comenzó la invasión a Ucrania hace 10 meses, pero algunas influyentes voces pro-militares en Rusia —así como funcionarios en Ucrania— sugirieron que el número de muertos fue mucho mayor. NBC News no pudo verificar las afirmaciones de ninguna de las partes.

La postura pública del Ministerio de Defensa no pareció ayudar a aplacar las críticas de los blogueros nacionalistas y las voces favorables a la guerra dentro del país. Semyon Pegov, corresponsal de guerra recientemente condecorado por Putin con la Orden al Valor, puso en duda la explicación oficial del ataque.

“La historia de los ‘celulares’ no es muy convincente”, dijo Pegov en un mensaje de Telegram el miércoles. “Rara vez digo algo así, pero en este caso probablemente sería mejor permanecer en silencio, al menos hasta el final de la investigación. Parece un intento descarado de echarles la culpa (a los soldados)”, aseguró y sugirió que había otras formas en que las fuerzas ucranianas podrían haber identificado la localización de las tropas enemigas.

El uso de la localización por celulares, una estrategia que no es nueva

El uso de celulares para localizar posiciones enemigas no es nuevo en esta guerra, pero los expertos afirmaron que el ataque del fin de semana puede poner de manifiesto prácticas poco profesionales y un desprecio por la vida humana por parte de las autoridades militares rusas.

“Es completamente plausible que el uso incontrolado de celulares haya contribuido al ataque contra este edificio en Makiivka, pero no es la única razón del elevado número de víctimas”, declaró a NBC News Keir Giles, experto en Rusia y miembro consultor de Chatham House, un think tank londinense.

El misil destruyó por completo el edificio de la escuela donde se encontraban los militares rusos, según el Ministerio de Defensa británico. El alcance de los daños sugiere que se estaban almacenando armas y artillería muy cerca de donde se alojaban los soldados, aseguró el Ministerio en su informe diario del miércoles.

“Dada la magnitud de los daños, existe una posibilidad realista de que se almacenaran municiones cerca de los alojamientos de las tropas, que detonaron durante el ataque creando explosiones secundarias”, se lee en el informe.

“Este incidente pone de relieve cómo las prácticas poco profesionales contribuyen a la elevada tasa de bajas de Rusia”, añadió el Ministerio.

La posibilidad de que los soldados estuvieran alojados junto a la munición habla de una “indiferencia ante las bajas y de la forma en que se ha despojado de la fina costra de modernidad y profesionalidad a las Fuerzas Armadas rusas”, señaló Giles.

A pesar de ser un golpe para la moral y el prestigio militar, el mortífero ataque puede que no suponga un problema importante en el campo de batalla para el Kremlin.

“Es un revés táctico para Rusia, pero es uno que pueden asimilar fácilmente porque la respuesta de Rusia al desafío de luchar en la guerra tan a menudo en el pasado es arrojar más cuerpos a las bombas y balas ucranianas”, afirmó Giles.

Putin ya ha llamado a filas a cientos de miles de reservistas para intentar reforzar su invasión tras una serie de vergonzosas derrotas.

En su discurso nocturno del martes, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, advirtió que el Kremlin podría estar planeando otra movilización e instó a su país a prepararse para una nueva ofensiva rusa.

“Ahora es el momento en que, junto con nuestros socios, debemos reforzar nuestra defensa. No tenemos ninguna duda de que los actuales amos de Rusia lanzarán todo lo que les queda y todo lo que puedan reunir para intentar cambiar el rumbo de la guerra y al menos aplazar su derrota”, declaró Zelenskyy.