IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Rusia acribilla a Ucrania con uno de los mayores ataques de misiles desde que comenzó la invasión

Casi 70 misiles rusos impactaron el jueves contra instalaciones energéticas, sumiendo a los ucranianos todavía más en el crudo invierno sin calefacción ni luz. Tras más de 10 meses de guerra, Rusia y Ucrania están inmersas en una batalla de desgaste.

Por Renata Brito y Hanna Arhirova - The Assiociated Press

Varias regiones de Ucrania, incluida la capital, Kiev, sufrieron este jueves un ataque masivo de misiles rusos, la mayor oleada de ataques en semanas contra centrales eléctricas y otras infraestructuras críticas en medio de un crudo invierno donde muchos ucranianos han quedado sin calefacción.

Las sirenas antiaéreas sonaron en todo el país. El jefe militar ucraniano, el general Valerii Zaluzhnyi, dijo que los datos preliminares mostraban que Rusia había disparado 69 misiles contra instalaciones energéticas y que las fuerzas ucranianas habían derribado otros 54. No hubo informes inmediatos de víctimas mortales.

Rusia envió drones explosivos a determinadas regiones durante la noche antes de ampliar el bombardeo con “misiles de crucero aéreos y marítimos lanzados desde aviones y buques estratégicos” por la mañana, informó la fuerza aérea ucraniana.

[Rusia amenaza a Ucrania con un ultimátum sobre los territorios que ocupó ilegalmente]

El ataque masivo fue el más reciente de una serie de golpes de Rusia contra el suministro de electricidad y agua de Ucrania, lo que ha aumentado el sufrimiento de la población allí. Moscú ha lanzado este tipo de ataques semanalmente desde octubre, mientras sus fuerzas terrestres luchan por ganar terreno.

UKRAINE-RUSSIA-CONFLICT-WAR
Rescatistas retiran escombros de viviendas destruidas por un ataque con misiles en las afueras de Kiev, el 29 de diciembre de 2022, tras un ataque ruso con misiles contra Ucrania.GENYA SAVILOV / AFP vía Getty Images

El jueves se activaron los sistemas de defensa antiaérea en la capital ucraniana para repeler los ataques, según las autoridades. Se oyeron explosiones en la ciudad.

Al menos tres personas resultaron heridas y fueron hospitalizadas, entre ellas una adolescente de 14 años, informó el alcalde Vitali Klitschko. El funcionario advirtió de cortes de electricidad en la capital y pidió a los ciudadanos que almacenaran agua y cargaran sus dispositivos electrónicos.

[Rusia reporta tres muertos tras derribo de dron ucraniano que sobrevoló importante base militar de Putin]

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, condenó a Rusia por lanzar los misiles en plenas vacaciones de invierno, calificándolo de acto de “barbarie sin sentido”.

“No puede haber ‘neutralidad’ ante tales crímenes de guerra masivos. Pretender ser ‘neutral’ equivale a ponerse del lado de Rusia”, condenó Kuleba en la red social Twitter.

Guerra de desgaste

Tras más de 10 meses de combates, Rusia y Ucrania están inmersas en una dura batalla de desgaste. El Ejército ucraniano ha recuperado franjas de territorio ocupado por Rusia en el noreste y el sur del país, y sigue resistiendo a los persistentes intentos rusos de apoderarse de toda la región industrial de Donbas.

Al mismo tiempo, Moscú ha atacado metódicamente instalaciones eléctricas ucranianas y otras infraestructuras clave en un intento de debilitar la determinación del país y obligarlo a negociar las condiciones de Putin para acabar el conflicto.

Aunque el Ejército ucraniano ha logrado derribar misiles rusos y drones explosivos en ataques anteriores, algunos han alcanzado sus objetivos. La mayoría de las ciudades se han quedado sin calefacción, internet y electricidad durante horas o días.

Anastasia, una médica que se refugió el jueves en una céntrica estación de metro de Kiev y sólo dio su nombre, dijo que estaba cansada de la guerra. “No sabemos cuánto durará la guerra. Es duro tener miedo todos los días y dejar la vida en suspenso”, lamentó.

También se produjeron numerosas explosiones en Kharkiv, si ciudad situada en el este de Ucrania y la segunda más grande del país; y en la ciudad de Lviv, cerca de la frontera con Polonia, según los alcaldes de esas localidades.

Cerca del 90% de Lviv se quedó sin electricidad, según escribió el alcalde Andriy Sadovyi en Telegram. Los tranvías y trolebuses no funcionaban, y los residentes podrían sufrir interrupciones en el suministro de agua, dijo.

Las autoridades ucranianas de varias regiones declararon haber interceptado algunos misiles rusos.

El gobernador de la provincia de Mykolaiv, en el sur de Ucrania, Vitaliy Kim, dijo que cinco misiles fueron derribados sobre el Mar Negro. El mando militar ucraniano del Norte declaró que dos de ellos fueron derribados sobre la región de Sumy, situada en la frontera con Rusia, en el noreste del país.

Fragmentos de misiles rusos derribados dañaron dos edificios privados en el distrito de Darnytskyi de Kiev, informó la Administración municipal. También sufrieron daños una instalación industrial y un parque infantil en los barrios situados al otro lado del río Dnieper, según las autoridades municipales. No se informó inmediatamente de víctimas.

Cuando comenzó la última oleada de ataques rusos el jueves, las autoridades de las regiones de Dnipro, Odesa y Kryvyi Rih dijeron que habían cortado la electricidad para minimizar los daños a infraestructuras críticas, en caso de que fueran alcanzadas.

Lejanos prospectos de conversaciones de paz

A principios de mes, Estados Unidos acordó entregar a Ucrania una batería de misiles Patriot para reforzar la defensa del país. Estados Unidos y otros aliados también se comprometieron a proporcionar equipos de energía para ayudar a Ucrania a resistir los ataques contra sus infraestructuras.

Mykhailo Podolyak, asesor del presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que Rusia pretendía “destruir infraestructuras críticas y matar a civiles en masa”.

“Estamos esperando más propuestas de los 'pacificadores' sobre el “arreglo pacífico”, las “garantías de seguridad para la RF” y la indeseabilidad de las provocaciones”, escribió Podolyak en Twitter, en una referencia sarcástica a las declaraciones de algunos occidentales que instaron a Ucrania a buscar un arreglo político del conflicto.

Kuleba, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, dijo el lunes que su país quiere una cumbre de “paz” dentro de dos meses en las Naciones Unidas con el Secretario General António Guterres como mediador. Afirmó que Rusia debe enfrentarse a un tribunal de crímenes de guerra antes de que su país dialogue directamente con Moscú, pero que otras naciones deben sentirse libres para entablar conversaciones con los rusos.

Al comentar la propuesta de la cumbre el jueves, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, la tachó de “delirante” y “hueca”, describiendo la propuesta como un “truco publicitario de Washington que intenta presentar al régimen de Kiev como un pacificador”.

“Es un intento de dar una apariencia de legitimidad a una discusión sin sentido que no irá seguida de ningún paso concreto”, dijo Zakharova durante una sesión informativa.

Funcionarios rusos han dicho que cualquier plan de paz sólo puede partir del reconocimiento por parte de Kiev de la soberanía de Rusia sobre las regiones que se anexionó ilegalmente de Ucrania en septiembre.