IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Putin intenta justificar la guerra en Ucrania en su discurso del Día de la Victoria: "Fue una respuesta preventiva y la única posible"

El presidente ruso defendió en la plaza Roja de Moscú la campaña militar para derrotar al “nazismo” y garantizar la seguridad de Rusia ante la “amenaza” de la OTAN.

Por Yuliya Talmazan - NBC News

El presidente ruso Vladimir Putin trató de justificar su guerra en Ucrania este lunes, culpando a Occidente y vinculando el conflicto a la Segunda Guerra Mundial, pero sin anunciar ninguna escalada a pesar de los temores de su país vecino y sus aliados.

En un discurso pronunciado en el desfile del Día de la Victoria en Moscú para celebrar el triunfo de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi, Putin enmarcó la campaña militar en curso como una continuación de esa lucha histórica.

[Estados Unidos anuncia nuevas sanciones contra Putin y los países del G7 avanzan hacia la prohibición del petróleo y gas ruso]

Dirigiéndose a las tropas rusas, miles de ellas reunidas en la Plaza Roja para la exhibición anual de poderío militar, Putin les dijo que estaban “luchando por la patria, por su futuro, para que nadie olvide las lecciones de la Segunda Guerra Mundial”.

El líder ruso presentó su invasión como una intervención forzada para evitar la agresión de Estados Unidos y la OTAN, repitiendo su falsa afirmación de que Ucrania está dirigida por nazis controlados por Occidente.

Pero aunque Putin repitió sus conocidas acusaciones contra los rivales de Moscú, no ofreció ninguna señal de una inminente escalada.

El discurso del líder ruso fue seguido con nerviosismo por los observadores de Europa y Washington, que durante semanas expresaron su preocupación por lo que pudiera anunciar. Finalmente, el esperado discurso terminó en cuestión de minutos, sin ningún cambio hacia una movilización nacional más amplia o una declaración de algún tipo de victoria.

El presidente ruso, Vladimir Putin, en el centro, asiste a una ceremonia de colocación de coronas en la Tumba del Soldado Desconocido tras el desfile militar que conmemora el 77º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú, Rusia, el lunes 9 de mayo de 2022.
El presidente ruso, Vladimir Putin, en el centro, asiste a una ceremonia de colocación de coronas en la Tumba del Soldado Desconocido tras el desfile militar que conmemora el 77º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, en Moscú, Rusia, el lunes 9 de mayo de 2022.Anton Novoderezhkin / Sputnik/Kremlin Pool vía AP

La fuerte resistencia ucraniana y el creciente apoyo militar de los aliado, así como los fracasos de las fuerzas rusas, han dejado a Putin con poco que mostrar de la guerra después de más de dos meses.

[Estados Unidos proporcionó información a Ucrania para el hundir el buque insignia ruso Moskva]

Ha hecho pocas apariciones públicas desde el lanzamiento de la invasión, y cada acontecimiento ha sido seguido de cerca en busca de señales de lo que Rusia podría estar planeando a continuación.

Pero aunque Putin se refirió repetidamente a la guerra, a la que el Kremlin sólo se refiere como una “operación militar especial”, se abstuvo de hacer ningún anuncio importante durante el relativamente breve discurso. 

El líder ruso se dirigió a las filas de tropas que se encontraban ante él, incluidas las que, según dijo, habían regresado del combate en el Donbás, la región industrial del este de Ucrania que es ahora el centro de los combates entre las fuerzas ucranianas y las tropas rusas.

En un raro guiño a la magnitud de ese sacrificio, Putin reconoció las pérdidas rusas en Ucrania. 

[El baile nupcial de una joven ucraniana que perdió sus piernas por una mina antipersona]

“La muerte de cada soldado y oficial es una tragedia para todos nosotros y una pérdida irreparable para sus familias”, afirmó, y añadió que el estado hará todo lo posible para ayudar a sus seres queridos, especialmente a sus hijos.

Con el cielo encapotado, Putin también reiteró la carga de la Segunda Guerra Mundial para el pueblo ruso y dijo que era un deber nacional del país mantener vivo el recuerdo de los que derrotaron al nazismo entonces.

“El 9 de mayo de 1945 quedará inscrito para siempre en la historia del mundo como un triunfo de nuestro pueblo soviético unido, de su unidad y de su poder espiritual, una hazaña sin parangón en el frente y en el hogar”, dijo. 


Soldados llevan la bandera rusa y la soviética durante el desfile del Día de la Victoria en la Plaza Roja el 9 de mayo de 2022 en Moscú, Rusia.
Soldados llevan la bandera rusa y la soviética durante el desfile del Día de la Victoria en la Plaza Roja el 9 de mayo de 2022 en Moscú, Rusia.Contributor / Getty Images

El líder ruso dirigió un momento de silencio, pero no antes de emitir una serie de quejas conocidas.

Acusó a Occidente de desatender las demandas de seguridad de Rusia antes de la invasión, reiterando la afirmación de Moscú de que estaba actuando para contrarrestar una creciente amenaza cerca de sus fronteras por parte de la alianza de la OTAN y diciendo que era inevitable un enfrentamiento con lo que él llamó los “neonazis” de Ucrania, respaldados por Occidente.

[El papa Francisco pidió una reunión con Putin para intentar ponerle fin a la invasión a Ucrania]

“Rusia dio un rechazo preventivo a la agresión. Fue una decisión forzada, oportuna y la única correcta”, afirmó.

El discurso de Putin estuvo precedido por el habitual espectáculo de pompa y boato, con pulcras filas de soldados en uniformes de desfile y una orquesta militar interpretando canciones patrióticas. Según el Kremlin, en el desfile participaron 11,000 personas y más de 130 equipos militares. 

No hubo presencia de líderes extranjeros, ya que gran parte de la comunidad internacional intenta aislar a Rusia por sus acciones en Ucrania mediante sanciones políticas y financieras.

Mientras tanto, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, recordó el sacrificio de su pueblo en la lucha conjunta de la Unión Soviética y los Aliados contra la Alemania nazi en un emotivo vídeo, caminando por una calle vacía con barreras antitanque en la capital, Kiev.

Zelenskyy dijo que Moscú esperaba que Ucrania se negara a celebrar la victoria conjunta del 9 de mayo en medio de la invasión rusa, pero “no daremos a nadie un trozo de nuestra historia”, aclaró.

“Pronto, Ucrania tendrá dos Días de la Victoria y a alguien no le quedará ninguno”, añadió. “Ganamos entonces. Ahora lo haremos”, afirmó.