IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"No podemos dejarlos atrás": los refugiados ucranianos se niegan a abandonar a sus mascotas

"Son pequeños y su cuerpo y su salud no están realmente aptos para este viaje", dice una mujer ucraniana que huyó a Polonia con sus dos perros. La invasión rusa deja ya más de 2.5 millones de ucranianos desplazados. Algunos arriesgan la vida por salvar a sus animales.

Más de 2.5 millones de ucranianos se han visto forzados a abandonarlo todo en Ucrania, mientras Rusia continúa una brutal invasión al país vecino, que ya llega a su día 16.

Los refugiados, que deben viajar ligero, han tenido que dejar atrás sus casas, autos, ropas y todo tipo de pertenencias no esenciales. Pero muchos se han rehusado a abandonar a sus mascotas.

Una refugiada ucraniana abraza a su perro durante su estancia en el salón de baile de un hotel convertido en refugio, Suceava, Rumania, el viernes 4 de marzo de 2022.
Una refugiada ucraniana abraza a su perro durante su estancia en el salón de baile de un hotel convertido en refugio, Suceava, Rumania, el viernes 4 de marzo de 2022.AP

Imágenes de refugiados ucranianos cargando y consolando a su aves, conejos, gatos, perros, hámsters y otros animales domésticos en medio de la destrucción han dado la vuelta al mundo como ejemplo del horror de la guerra y sus consecuencias.

Una pareja lleva a su perro en una estación de trenes en Ucrania, en medio de la invasión rusa, el lunes 28 de febrero de 2022.
Una pareja lleva a su perro en una estación de trenes en Ucrania, en medio de la invasión rusa, el lunes 28 de febrero de 2022.AP

“En casa, (mis perros) viven sobre la almohada, son pequeños y su cuerpo y su salud no están realmente aptos para este viaje”, dijo a la agencia AFP Anna Zatsepa, dueña de dos Yorkshire terriers, mientras huía a la vecina Polonia.

“Pero son como niños y no podemos dejarlos atrás”, explicó.

Una mujer sostiene a su perro mientras cruza el río Irpin para huir de la ciudad de igual nombre en Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022.
Una mujer sostiene a su perro mientras cruza el río Irpin para huir de la ciudad de igual nombre en Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022.AP

Reportes de prensa dan cuenta de cómo los refugios de animales están sintiendo el peso de acoger a tantas mascotas que han quedado desamparadas porque sus dueños no pudieron llevarlas consigo.

Y en ocasiones, los ucranianos desplazados han puesto en peligro sus propias vidas por salvar a sus mascotas, transportándolas por puentes y caminos improvisados o cargándolas por ciudades bajo fuego ruso.

Una niña acaricia a un gato antes de que salga su tren con destino a Lviv, en Kiev, Ucrania, el jueves 3 de marzo de 2022.
Una niña acaricia a un gato antes de que salga su tren con destino a Lviv, en Kiev, Ucrania, el jueves 3 de marzo de 2022.AP

Cientos de miles también han tenido que dejar sus pertenencias atrás incluso si no han salido de Ucrania, pues dentro del mismo país hay un número considerable de desplazados.

No todos han podido salvar a sus animales y algunos se han visto obligados a dejarlos solos en las casas o abandonarlos a mitad de camino.

Militares ucranianos ayudan a una mujer y su perro pequeño a cruzar el río Irpin, para escapar de la ciudad del mismo nombre, en Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022.
Militares ucranianos ayudan a una mujer y su perro pequeño a cruzar el río Irpin, para escapar de la ciudad del mismo nombre, en Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022. AP

Yulya Balaeva, una refugiada, dijo que tuvo que dejar atrás 15 gatos cuando salió de su casa en Irpin, una de las ciudades ucranianas asediadas, donde los ataques rusos han dejado al menos dos niños muertos.

La mujer dijo que se llevó un perro consigo, pero lo perdió en medio del fuego cruzado.

Una niña ucraniana acaricia a su gato dentro del abrigo en la estación de tren de Lviv, Ucrania, el lunes 28 de febrero de 2022.
Una niña ucraniana acaricia a su gato dentro del abrigo en la estación de tren de Lviv, Ucrania, el lunes 28 de febrero de 2022.AP / AP

"Nuestro perro se asustó con las explosiones y escapó”, dijo Balaeva, citada por The Hill.

“No pudimos atraparlo porque había una amenaza de otro ataque. Un dron ruso nos seguía. Pronto, hubo dos explosiones. Y tuvimos que abordar el autobús de evacuación".

Un refugiado que huyó de la invasión rusa desde la vecina Ucrania consuela a su perro en el salón de baile de un hotel en Rumanía, convertido en un refugio improvisado, el viernes 4 de marzo de 2022.
Un refugiado que huyó de la invasión rusa desde la vecina Ucrania consuela a su perro en el salón de baile de un hotel en Rumanía, convertido en un refugio improvisado, el viernes 4 de marzo de 2022.AP / AP

Muchos no se llevaron a sus mascotas consigo al pensar que el conflicto no sería tan duradero. Pero los ataques se han prolongado por más de dos semanas y las conversaciones entre Moscú y Kiev ha sido escasas y sin resultados.

Julia Lazarets juega con su gato Gabriel, después de huir de Ucrania y llegar a la estación de trenes de Przemysl, Polonia, el martes 8 de marzo de 2022.
Julia Lazarets juega con su gato Gabriel, después de huir de Ucrania y llegar a la estación de trenes de Przemysl, Polonia, el martes 8 de marzo de 2022.AP / AP

“La mayoría las dejó con comida y suministro de agua para unos diez días. La gente esperaba estar de vuelta para ese entonces”, dijo un veterinario citado por ese mismo medio de prensa.

Una mujer que fue evacuada de Irpin, en Ucrania, llora al besar a su gato envuelto en una manta en Kiev, el viernes 11 de marzo de 2022.
Una mujer que fue evacuada de Irpin, en Ucrania, llora al besar a su gato envuelto en una manta en Kiev, el viernes 11 de marzo de 2022.AP

Según Naciones Unidas, hasta el 10 de marzo 549 civiles habían muerto y 957 habían resultado heridos en Ucrania, aunque cree que el total real podría ser considerablemente superior.

Las regiones ucranianas con más víctimas son Donetsk y Luhansk. De los asesinados, se ha confirmado que 26 eran niños.

Antonina, una anciana ucraniana de 84 años, es fotografiada en Kiev en su silla de ruedas después de ser evacuada junto con sus doce perros de Irpin, el viernes 11 de marzo de 2022.
Antonina, una anciana ucraniana de 84 años, es fotografiada en Kiev en su silla de ruedas después de ser evacuada junto con sus doce perros de Irpin, el viernes 11 de marzo de 2022.AP / AP