IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La gasolina alcanza su récord histórico en EE.UU. ¿Qué pasará ahora que se prohíbe el petróleo ruso? ¿Dañará esto a Putin?

EE.UU. ha tomado en solitario una decisión que puede tener consecuencias limitadas pero el combustible ya está más caro que nunca antes en la historia. ¿Servirá para parar la guerra?
/ Source: The Associated Press

En respuesta a la invasión rusa de Ucrania, que se ha recrudecido en los últimas días con ataques incluso contra los refugiados que huyen de los bombardeos y cercos en las grandes ciudades, el presidente, Joe Biden, anunció este martes la prohibición de importar petróleo o gas natural ruso en Estados Unidos.

¿Qué consecuencias tendrá esa medida cuando el precio de la gasolina en Estados Unidos ya ha tocado su máximo histórico?

Este embargo sería más eficaz si incluyera también a los aliados europeos, que también están desesperados por detener la violencia en Ucrania, pero no está claro todavía que la Unión Europea y Reino Unido vayan a participar con una prohibición total.

A diferencia de Estados Unidos, Europa depende en gran medida de la energía que importa de Rusia. Mientras que Biden podría reemplazar la cantidad relativamente pequeña de combustible que recibe de Moscú, Europa no podría, al menos no a corto plazo.

Cualquier freno a las exportaciones de petróleo ruso hará que los precios del petróleo y la gasolina, ya disparados, suban aún más en ambos continentes, y que los consumidores, las empresas, los mercados y la economía mundial se vean aún más presionados.

¿Necesita Biden que el Congreso actúe?

No. Tres funcionarios de la Casa Blanca dijeron a NBC News que el presidente no necesita al Congreso para prohibir el petróleo ruso.

[Qué significa la ‘Z’ que Putin ha convertido en símbolo de la invasión rusa de Ucrania]

Pero hay una propuesta bipartidista en marcha para prohibir las importaciones energéticas rusas. Eso y el apoyo cerrado entre los demócratas, incluida la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pudo sumar presión a la Casa Blanca en esa dirección.

¿Qué pasa si Estados Unidos actúa solo?

Sin la participación de Europa, el impacto sobre Rusia será mínimo.

En 2021, sólo el 8% de las importaciones de petróleo y productos derivados procedían de Rusia, y no compraba nada de gas natural.

Estados Unidos podría sustituir el crudo ruso por importaciones de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Y Rusia podría encontrar compradores alternativos, quizá en China o India. Una medida así “introduciría una ineficiencia masiva en el mercado”, lo que hace subir los precios, dijo a la agencia de noticias The Associated Press Claudio Galimberti, vicepresidente de análisis de Rystad Energy.

[Ucrania comienza las primeras evacuaciones de civiles en Irpin y Sumy a través de corredores humanitarios]

Sin embargo, si Rusia quedara excluida del mercado mundial, Galimberti señaló que países rebeldes como Irán y Venezuela podrían ser “bienvenidos de nuevo” como fuentes de petróleo. Estas fuentes adicionales podrían, a su vez, estabilizar los precios.

Un equipo de oficiales de la Administración Biden viajó a Venezuela durante el fin de semana para discutir sobre energía y otros temas.

¿Hará lo mismo Europa?

El canciller alemán, Olaf Scholz, dejó claro este lunes que su país, el mayor consumidor europeo de energía rusa, no se sumará a la prohibición. "Actualmente no hay otra manera de asegurar el suministro de energía en Europa para la generación de calor, la movilidad y la industria", aseguró.

Una prohibición del petróleo y el gas natural rusos sería dolorosa para Europa. Rusia suministra alrededor del 40% del gas natural de Europa para la calefacción de los hogares, la electricidad y los usos industriales, y aproximadamente una cuarta parte del petróleo.

Los funcionarios europeos están buscando formas de reducir su dependencia, pero va a llevar tiempo.

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, subrayó esa urgencia al afirmar que Rusia tendría “todo el derecho” a detener los envíos de gas natural a Europa a través del gasoducto Nord Stream 1 en represalia por la paralización por parte de Alemania del gasoducto paralelo Nord Stream 2, que aún no está en funcionamiento.

Novak añadió que “no hemos tomado esta decisión” y que “nadie se beneficiaría de ello”. Fue un cambio respecto a las anteriores garantías rusas de que no tenían intención de cortar el gas a Europa.

El petróleo es más fácil de sustituir que el gas natural. Sustituir el gas natural que Rusia suministra a Europa es probablemente imposible a corto plazo. La mayor parte del gas natural que Rusia suministra a Europa viaja a través de gasoductos. Para sustituirlo, Europa tendría que importar sobre todo gas natural licuado, conocido como GNL. El continente no dispone de suficientes gasoductos para distribuir el gas desde las instalaciones de importación costeras hasta las zonas más alejadas del continente.

Aunque los productores de petróleo y gas de EE.UU. podrían extraer más gas natural, sus instalaciones de exportación ya funcionan al máximo de su capacidad. Ampliar esas instalaciones llevaría años y miles de millones de dólares.

¿Cómo se verá afectada Rusia?

Dado que la cantidad de petróleo que EE.UU. importa de Rusia es modesta, la prohibición por sí misma no infligirá probablemente un gran dolor económico al régimen de Vladimir Putin, que podría vender ese petróleo en otro lugar. Pero probablemente tendría que venderlo con un gran descuento, porque cada vez menos compradores lo aceptan.

“Al eliminar parte de la demanda, estamos forzando el precio del petróleo ruso a la baja, y eso reduce los ingresos de Rusia”, aseguró Kevin Book, director gerente de Clearview Energy Partners.

¿Cómo se verán afectados los precios?

Hace un mes, el petróleo se vendía a unos 90 dólares el barril. Ahora, los precios están superando los 120 dólares por barril, ya que los compradores rehúyen el crudo ruso, y muchas refinerías temen que se impongan sanciones en el futuro. Les preocupa quedarse con petróleo que no puedan revender como gasolina si se imponen sanciones en un futuro próximo.

Los analistas energéticos advierten de que los precios del crudo podrían subir hasta 160 o incluso 200 dólares por barril si Occidente impone sanciones petroleras o si los compradores siguen rehuyendo el crudo ruso.

Por primera vez desde 2008, el precio medio del galón en EE.UU. ha superado los cuatro dólares y podría llegar a rebasar los cinco dólares, un escenario que Biden está desesperado por evitar.

Tras días de dramática subida de los precios de la gasolina a raíz de la invasión rusa de Ucrania, la media nacional del galón de gasolina es la más alta de la historia de Estados Unidos, rompiendo un récord que se mantenía desde hace casi 14 años.

En la mañana del martes, el coste de la gasolina normal era de 4.17 dólares, según la Asociación Estadounidense Automotriz (AAA, en inglés) frente a los 4.06 dólares del lunes, según informó el diario USA Today. La semana pasada, el coste medio era de 3.60 dólares.

Estos son los costes medios de la gasolina por galón más caros del país, según la AAA:

  • California (5.44 dólares)
  • Hawaii (4.71 dólares)
  • Nevada (4.67 dólares) 
  • Oregón (4.58 dólares) 
  • Washington (4.54 dólares)
  • Alaska (4.50 dólares)
  • Illinois (4.42 dólares)

Nueva York (4.36 dólares)