IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Crece el temor a una catástrofe nuclear por el ataque a una planta atómica en Ucrania

La ONU pide acceso de los inspectores internacionales al emplazamiento controlado por Rusia y resalta: "Cualquier ataque es algo suicida".

Por Patrick Smith y Josh Lederman - NBC News

La posibilidad de que se produzca una catástrofe nuclear provocó el lunes una creciente alarma internacional después de que los ataques con proyectiles afectaran a una central eléctrica controlada por Rusia en Ucrania que tiene casi el doble de tamaño que Chernobyl.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió que se diera acceso a los inspectores internacionales al extenso emplazamiento nuclear, mientras crecía el temor a una catástrofe después de que los ataques del fin de semana dejaran la planta dañada pero aún operativa.

"Cualquier ataque a una planta nuclear es algo suicida", aseguró el lunes en Tokio tras asistir a una ceremonia en Hiroshima para conmemorar el aniversario 77 del primer bombardeo atómico del mundo.

Rusia y Ucrania han intercambiado acusaciones sobre la responsabilidad de los ataques a la central, que es la mayor de Europa.

Un militar ruso patrulla el territorio de la central nuclear de Zaporizhzhia en Energodar el 1 de mayo de 2022.
Un militar ruso patrulla el territorio de la central nuclear de Zaporizhzhia en Energodar el 1 de mayo de 2022.Getty Images

Ucrania aseguró que el sitio de la era soviética fue golpeado por bombardeos rusos el viernes y el sábado y ha pedido que la planta sea desmilitarizada.

Los ataques rusos causaron daños en varios edificios, dejando fuera de servicio un reactor y aumentando la amenaza de fugas de radiación e incendios, según Energoatom, la empresa nacional de energía de Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que fue la artillería ucraniana la que atacó la planta, dañando una línea eléctrica de alto voltaje que daba servicio a las regiones de Zaporizhzhia y Kherson.

NBC News no ha verificado las afirmaciones de ninguna de las partes.

En cualquier caso, personalidades políticas de todo el mundo han advertido de una mayor amenaza de catástrofe, y 54,000 personas se quedaron sin electricidad como consecuencia del bombardeo, según declaró el sábado el director de Energoatom.

La planta se encuentra en Zaporizhzhia, una zona del sureste de Ucrania que fue tomada por las fuerzas rusas en las primeras fases de la guerra y que ahora podría estar en el punto de mira de una contraofensiva ucraniana.

Petro Kotin, jefe de Energoatom, ha pedido que las fuerzas rusas se retiren y entreguen el control a un equipo de fuerzas de paz.

[El primer barco con cereal ucraniano zarpa del puerto de Odesa tras meses de bloqueo ruso con 26,000 toneladas de maíz]

“Lo que necesitamos es que Rusia libere la central nuclear de Zaporizhzhia y haga algún tipo de zona no militar alrededor de ella”, dijo el sábado. Aunque la central era estable, los niveles de radiación “podrían aumentar en cualquier momento”, añadió. Advirtió que había un riesgo real de “catástrofe nuclear” y “catástrofe de radiación” debido a las enormes cantidades de material nuclear gastado que podrían ser alcanzadas por cohetes.

Energoatom denunció el lunes que las fuerzas rusas habían colocado minas en la central y advertían de que la continuación de los combates podría desencadenar una enorme catástrofe.

La empresa citó a Andriy Yusov, portavoz de la división de inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano, quien dijo a NBC News que Ucrania tiene pruebas de que las fuerzas rusas minaron el lugar. Dijo que la inteligencia ucraniana había observado a los soldados rusos transportando explosivos y municiones en el complejo desde el primer día en que lo tomaron.

Moscú aún no ha respondido a la acusación. NBC News ha pedido al Kremlin una respuesta.

Rusia ha negado haber bombardeado la planta y, en cambio, ha acusado a la brigada 44 de artillería ucraniana de lanzar ataques desde la cercana ciudad de Marganets. Ucrania fue responsable de “un nuevo acto de terrorismo nuclear”, dijo el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado, según la agencia de noticias estatal RIA Novosti.

El complejo del reactor nuclear estaba operando en “modo normal”, dijo el lunes Yevgeniy Balitsky, el jefe de la administración local instalado en Rusia, según la agencia de noticias rusa Interfax. Más tarde, el Ministerio de Defensa dijo que la línea de alta tensión se había dañado, causando una sobrecarga de energía y obligando al personal a reducir la producción de dos de los seis reactores del sitio con el fin de “evitar la interrupción".

[La Casa Blanca afirma que Rusia está preparando la anexión de más territorio de Ucrania]

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, calificó el bombardeo de “extremadamente peligroso” en su llamada diaria con los periodistas el lunes, añadiendo: “Esperamos que los países que tienen influencia absoluta sobre los dirigentes ucranianos utilicen esta influencia para descartar la continuación de estos bombardeos".

El Secretario de Estado de EE.UU. Antony Blinken dijo la semana pasada que estaba “profundamente preocupado” por la toma de la planta por parte de las fuerzas rusas.

“Hay informes creíbles”, dijo, “de que Rusia está utilizando esta planta como el equivalente a un escudo humano, pero un escudo nuclear en el sentido de que está disparando a los ucranianos desde los alrededores de la planta y, por supuesto, los ucranianos no pueden ni quieren devolver el fuego, no sea que se produzca un terrible accidente con una planta nuclear".

[“¿Por qué mataron a estas personas? Es horrible”: una familia es alcanzada por los bombardeos rusos en su casa en Ucrania]

Las fuerzas rusas se apoderaron de la planta en marzo, poco más de una semana después de que comenzara la invasión, pero sigue siendo dirigida por su personal ucraniano. Alrededor de 500 soldados rusos y 50 vehículos militares están en la planta, aseguró Energoatom.

La catástrofe de 1986 en la central nuclear de Chernobyl cerca de la ciudad ucraniana de Pripyat, al norte del país, se considera la peor de la historia. Fue necesario evacuar a más de 100,000 personas que vivían en un radio de casi 19 millas, y la radiación resultante se detectó en toda Europa. Oficialmente, menos de 50 personas murieron como consecuencia directa de Chernobyl, pero los científicos y los grupos ecologistas lo niegan rotundamente.

Los legisladores ucranianos han especulado que hasta 3 millones de personas podrían morir y 51 millones verse afectadas por la radiación en caso de un incidente grave en la central nuclear de Zaporizhzhia.