IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Clinton y Trump debatieron agresivamente sobre inmigración

El tema de la inmigración fue uno de los más debatidos y generó unos de los temas más comentados en las redes "#badhombres"

Los candidatos Donald Trump y Hillary Clinton reafirmaron su frontal antagonismo en política migratoria durante el tercer y último debate presidencial, realizado la noche de este miércoles en la Universidad de Nevada, Las Vegas.

Ambos contendientes se atrincheraron en los posicionamientos sobre inmigración que han matizado sus respectivas campañas en un debate que resultó intenso y mucho más sustancioso en argumentos que los dos anteriores.

Democratic presidential nominee Hillary Clinton exchanges views Republican presidential nominee Donald Trump during the third presidential debate at UNLV in Las Vegas, Wednesday, Oct. 19, 2016. (AP Photo/John Locher)AP / AP

Trump repitió sus ideas de construir un muro para garantizar la seguridad de la frontera mexicana, y echó mano a una palabra en español -hombres- para culpar a algunos “bad hombres" (hombres malos) que entran ilegalmente al país para fomentar los delitos y deben ser sacados. Rápidamente el hashtag #badhombres se convirtió en viral en redes sociales durante la noche.

También rechazó la posibilidad de una amnistía que sería "un desastre" para Estados Unidos.

"Queremos una frontera segura", afirmó el aspirante republicano. "Necesitamos el muro, tenemos que cerrar ese acceso y una de mis primeras medidas será ir tras los traficantes de drogas y sacarlos... Después arreglaremos todo lo demás".

Clinton criticó el plan de su rival, que considera que cada indocumentado debe estar sujeto a la deportación, afirmó que no quiere una fuerza de deportación para dividir a las familias y ratificó que buscará una reforma migratoria en los primeros días de su mandato si llega a la Casa Blanca.

"Mi plan de reforma migratoria integral incluye la seguridad de las fronteras, pero quiero enfocarme en lo que realmente necesitamos", expresó la candidata demócrata. "Somos una nación de inmigrantes y de leyes... No tendremos fronteras abiertas, sino seguras, pero también tendremos una reforma migratoria".

Republican U.S. presidential nominee Donald Trump speaks as Democratic U.S. presidential nominee Hillary Clinton listens during their third and final 2016 presidential campaign debate at UNLV in Las Vegas, Nevada, U.S., October 19, 2016. REUTERS/Mark Ralston/Pool - RTX2PM0SREUTERS / REUTERS

El tema migratorio ocupó unos 16 minutos del intercambio de hora y media que fue conducido por el presentador Chris Wallace, primera personalidad de la cadena Fox News que guía un debate presidencial televisado.

Wallace les recordó que no hay un tema de campaña que haya separado tanto a los candidatos como la inmigración.

Los expertos consideran que no ha existido otra contienda presidencial en la historia contemporánea de Estados Unidos en la que los aspirantes defiendan posturas tan radicalmente opuestas en asuntos de inmigración como en la actual batalla por la Casa Blanca.

Aunque el asunto migratorio afloró de manera intermitente en los dos debates sostenidos anteriormente, su discusión quedó finalmente muy por debajo en importancia y profundidad para una problemática que es considerada esencial para millones de votantes hispanos en la nación.

Fue justamente el tema migratorio el encargado de encender el fuego de las primarias republicanas, cuando Trump lanzó su candidatura y anunció de manera tajante su intención de deportar a 11 millones de indocumentados y crear un muro de concreto en la frontera mexicana.

Pero en el camino, el candidato republicano ha tenido que suavizar sus propuestas, en medio de fuertes críticas e inconformidades que no han sido ajenas a los hispanos de su propio bando.

Estas son los principales argumentos defendidos por Trump y Clinton sobre el tema migratorio desde el lanzamiento de sus candidaturas hasta la jornada de esta noche.

Republican presidential nominee Donald Trump speaks during the third presidential debate with Democratic presidential nominee Hillary Clinton at UNLV in Las Vegas, Wednesday, Oct. 19, 2016. (AP Photo/David Goldman)AP / AP

DONALD TRUMP

Seguridad de fronteras:  Propone la construcción de un "muro impenetrable" de concreto a lo largo de la frontera mexicana, a un costo entre $5,000 y $10,000 millones de dólares. "Voy a construir un gran muro en nuestra frontera sur y México tendrá que pagar por ese muro", ha repetido el candidato republicano.

Deportaciones masivas: Inicialmente prometió deportar a 11 millones de indocumentados, incluidas aquellas familias que tienen hijos estadounidenses. "Se tienen que ir", afirmó.

Pero su postura se modificó durante la campaña, aceptando que su plataforma sobre inmigración podría suavizarse, y señaló que la prioridad son los inmigrantes con perfil delictivo.

“Ciertamente puede suavizarse, porque no pretendemos hacer daño a nadie. Tenemos algunas personas estupendas en este país”.  Aunque insiste en que cualquier persona que esté ilegalmente en Estados Unidos está sujeta a deportación.

Fuerza de deportación: Crear una fuerza especial de deportación, que se concentre en la persecución de inmigrantes criminales, especialmente violadores sexuales y narcotraficantes.

Propone triplicar de 5.000 a 15.000 el número de agentes del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para cooperar con las autoridades locales en las redadas contra las pandillas que tengan conexión con indocumentados. “Vamos a tener una fuerza de deportación. Vamos a hacerlo de forma profesional”, dijo.

Política de detenciones:  Eliminar la práctica de captura y liberación, y en cambio detener y deportar a todos los inmigrantes capturados entrando ilegalmente por la frontera mexicana, y mantenerlos bajo arresto hasta su deportación, aunque en declaraciones recientes dijo que no va a poner inmigrantes en los centros de detención.

No amnistía, no ciudades santuario: "No habrá amnistía. Para aquellos que están aquí ilegalmente hoy y buscan un estatus legal, tendrán una ruta y solo una ruta: volver a casa y solicitar el reingreso como todo el mundo bajo las reglas del nuevo sistema de inmigración".

Trump ha anunciado que eliminará de inmediato las ciudades santuario que dan protección a indocumentados, y  los programas DACA y DAPA para niños inmigrantes y padres de menores estadounidenses,  implementados por una orden ejecutiva de Barack Obama.

Eliminar ciudadanía automática por nacimiento: Suspender el derecho constitucional de ciudadanía por nacimiento para los hijos de indocumentados, por considerar que se trata de "el mayor imán para la inmigración ilegal".

Prioridad para trabajadores domésticos:  Establecer nuevos controles de inmigración para aumentar los salarios y asegurar que los empleos abiertos se ofrezcan primero a los trabajadores estadounidenses, por encima de la competencia que crean los inmigrantes. Subir los salarios pagados a los beneficiarios de visas H-1B para que las empresas se vean obligadas a dar puestos de trabajo a los estadounidenses sin empleo.

HILLARY CLINTON

Reforma migratoria integral:  Propone una reforma migratoria con un camino hacia la ciudadanía plena e igualitaria y que planea implementar en los primeros 100 días de su mandato.

La iniciativa comprende suprimir los atrasos en las visas para familias, reforzar las fronteras y la seguridad nacional, y sumar a la normalidad a millones de personas que laboran en la economía informal. "Los estadounidenses apoyan una reforma migratoria integral no solo porque es lo correcto, y lo es, sino porque saben que esta fortalece a nuestras familias, fortalece a nuestra economía y fortalece a nuestro país".

Seguridad de fronteras: Apuesta por proteger las fronteras a partir de un plan de seguridad nacional, que incluye cercas de protección, pero cree que la frontera mexicana es ahora "más segura que nunca".  Considera que la propuesta del muro es "una fantasía" de Trump.

Política de detenciones: Se focaliza en la detención y deportación de inmigrantes indocumentados "que representan una amenaza violenta para la seguridad pública".

Aboga por la libertad supervisada, no detención, para familias que no sean una amenaza para la seguridad pública, y suspender la detención de padres y menores que llegan a la frontera buscando refugio en situaciones desesperadas. Clinton pretende además clausurar los centros privados de inmigración.

Suspender el requisito obligatorio 3 y 10 años: Quiere que el Congreso elimine las barreras obligatorias de 3 y 10 años, impuestas como límites de tiempo para el regreso a Estados Unidos a los inmigrantes indocumentados que salen del país como condición para regularizar su situación. Considera que es un "dilema horrible" para familias en las que sus miembros tienen diferentes estatus migratorio y enfrentan la decisión de separarse y retornar a sus países de origen.

Cobertura médica para todas las familias. Permitir que las familias, sin importar su estatus migratorio, compren seguro médico en el mercado de seguros de Obamacare (Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio).

Defensa de DACA y DAPA:  Defiende la orden ejecutiva del Presidente que protegería a unos cinco millones de "dreamers" y padres de ciudadanos estadounidenses. A pesar de la decisión dividida del Tribunal Supremo que neutralizó la aplicación de DAPA, Clinton opina que es una orden bajo la autoridad presidencial y continuará luchando para implementarla.

Impulsar la naturalización de inmigrantes: Cree que es importante facilitar el camino a los inmigrantes para su naturalización mediante el alivio de costos para el proceso, aumentar el acceso a programas para promover el aprendizaje del inglés e incrementar programas educativos para la integración de los inmigrantes en sus comunidades.

"Voy a trabajar para ampliar la exención de cuotas de manera que aquellos que buscan la naturalización puede obtener un alivio en los costos", dijo Clinton. Propone crear nacionalmente una Oficina de Asuntos del Inmigrante y promover servicios de integración de bajo costo a través de $15 millones con nuevos fondos de subvención.