Clinton sería la "reina" del Supermartes

La precandidata demócrata aventaja en diez puntos a su único rival Bernie Sanders: encuesta NBC/Survey Monkey

Hillary Clinton sigue en primer lugar a nivel nacional en la contienda demócrata para elegir al candidato presidencial en la elección de noviembre, según el último sondeo semanal de NBC News y la casa encuestadora Survey Monkey.

Clinton obtiene el 51% de las preferencias de los electores contra el 41% del senador por Vermont Bernie Sanders.

La encuesta surge el mismo día en que hay elecciones en once estados -es el llamado Supermartes- y en el que Clinton espera ganar en la mayoría de ellos y así consolidar su posición como la casi segura candidata demócrata.

Clinton viene de ganar la primaria el sábado pasado en Carolina del Sur donde literalmente aplastó a Sanders con un impresionante apoyo del voto afro americano -el 87%. La ex secretaria de estado esperar repetir este resultado en el “Super Martes” en particular en los estados del Sur donde hay grandes poblaciones de afro americanos, lo mismo en lugares como Texas que además de ser del Sur y tener afro americanos, tiene muchos latinos.

Estos dos grupos de minorías -afro americanos y latinos- se han convertido en uno de los pilares de la estrategia de victoria de Clinton. Aun cuando Sanders es popular con los jóvenes y la gente más liberal o de izquierda de las bases demócratas, Clinton opaca al senador y en algunos casos lo vuelve casi inexistente cuando hay afro americanos y latinos de por medio.

Ciertamente que cuando se escriba la historia de la primaria demócrata, la narrativa de Clinton comenzará por describir como cuando la ex secretario de estado se vio contra la pared ante el triunfo de Sanders en New Hampshire, fueron las minorías las que rescataron su campaña. Más allá de las dudas y angustias que en algún momento genero la llamada “revolución política” de Sanders, Clinton estuvo siempre blindada gracias al apoyo de afro americanos y latinos. Y también de la gente mayor de 45 años.

Sanders sin embargo, no tira la toalla todavía, no obstante lo que dice la encuesta a nivel nacional o los pronósticos de que perderá la mayoría de estados del Supermartes. El senador por ejemplo, anunció el lunes en la noche que en el mes de febrero la campaña recaudó más de $40 millones de dólares en pequeñas contribuciones de gente común. Sanders enfatiza esto de que el dinero llegó de gente común en referencia a que él no recibe dinero de millonarios o grupos de presión.

Estos fondos le permitirán a Sanders seguir en la contienda. Es dinero que se gasta en viajes del candidato, en pagar al personal que opera en cada estado, en anuncios de televisión y muchos otros gastos más que ocasiona una campaña presidencial.

En el pasado, un candidato en la posición de Sanders tenía que retirarse de la contienda y aceptar la inevitabilidad de quien iba adelante debido a que los grandes donantes dejaban de darle dinero. Hoy con esta modalidad que Sanders ha implementado -las pequeñas donaciones- el senador puede seguir dando la batalla por meses y casi con seguridad hasta la convención demócrata.

En los estados del Supermartes, Clinton espera ganar fácilmente en Alabama, Arkansas, Georgia, Tennessee, Texas y Virginia -todos ubicados en el llamado Sur del país. Pero es tal el “momentum” que Clinton tiene ahora que se habla incluso de que pudiera ganar aun en estados como Massachusetts en donde hay muchos votantes liberales y de universidades que en el papel favorecerían a Sanders.

El senador basa sus esperanzas en su natal Vermont, en esa liberal Massachusetts, en Oklahoma y en menor medida en Minnesota y Colorado. Confía luego en salir bien en la primaria de Michigan la próxima semana y en New York en abril.

Colorado es un caso interesante ya que ahí hay relativamente bastantes latinos lo cual permitirá medir una vez más el apoyo de que Clinton goza entre ellos. En general no hay duda de que los latinos están con Clinton -basado en encuestas a nivel nacional-, sin embargo, una encuesta que se hizo entre la gente que llegó a participar en las asambleas partidarias en Nevada dio como resultado que la mayoría latinos estaban con Sanders. La encuesta ha sido cuestionada y objeto de extensas discusiones ya que para la mayoría de expertos cuesta creer su validez. Colorado podría poner cierto orden en ésta discusión.

En los últimos días Clinton ha actuado como que si lo de Sanders está en el espejo retrovisor y es cosa del pasado. Su lenguaje ahora es más de cara a la elección general -‘cuando voten mañana, estarán votando por un presidente y un comandante en jefe, correcto?, dijo Clinton en un mitin el lunes en Virginia.

En su campaña se habla inclusive de que ya se preparan estrategias sobre cómo entrarle a la batalla con Donald Trump. Con todo, lo que si es cierto es que Sanders ha obligado a Clinton a moverse un tanto hacia la izquierda y retomar en gran medida el lenguaje del senador sobre lo injusto que es el actual modelo económico del país que básicamente beneficia a los más ricos.

En general, el Super Martes demócrata será un evento de menor perfil y revoluciones que el de los republicanos. Las esperadas victorias de Clinton le darán a la noche una especie de anti clímax.

Unos estados más a la bolsa y cientos de delegados a la cuenta

pavimentando el camino para su eventual coronación. Nada que ver con el momento de literal vida o muerte que se juega el partido republicano donde se han abierto trincheras para evitar el triunfo del magnate.