Clinton se acerca a la nominación presidencial

Hillary Clinton gana con gran ventaja en Arizona sobre Bernie Sanders y se acerca a la nominación presidencial.

Hillary Clinton dio un paso más a la candidatura presidencial demócrata al ganar con gran facilidad la primaria en Arizona frente a su rival Bernie Sanders (60% a 37%).

 

Aún cuando Sanders sigue dando la batalla al salir victorioso en Utah y Idaho, es muy difícil que pueda alcanzar a Clinton en el número de delegados. 

 

Es extraño lo que sucede en la primaria demócrata. Clinton sigue ganando estados y actúa más como una candidata de elección general que como una candidata peleando todavía la candidatura. Sus discursos van más enfocados a atacar a Donald Trump que a Sanders, lo mismo que la referencia a algunos de los temas que supuestamente han generado el llamado “enojo” de mucha gente que vota tanto por Trump como por Sanders.

 

Clinton igualmente, utilizó lo de los ataques terroristas en Bruselas para recordar sobre su experiencia en política internacional y que es alguien que “estará lista” desde el primer día para las exigencias y responsabilidades de la presidencia. Tan así, que para hoy miércoles Clinton tiene planeado dar un discurso sobre política exterior en la Universidad de Stanford, en California.

 

Al mismo tiempo, que Clinton gana estas primarias y que actúa como casi candidata a la elección de noviembre, su rival Sanders sigue haciendo campaña a lo largo y ancho del país y lo más impresionante, llenando auditorios, gimnasios y adonde se presente. 

 

En Arizona para el caso, Sanders no sólo hizo intensa campaña con varios mitines y demás, sino que además gastó mucho dinero en comerciales contra Clinton. Nada tuvo efecto. La ex secretaria de Estado literalmente vapuleó al senador en Arizona (los delegados se reparten entre los dos, pero debido a la ventaja que lleva Clinton la suma le favorece). Una explicación de su triunfo es que en Arizona hay bastantes latinos los cuales como se ha demostrado en otros estados, votan en gran mayoría por Clinton.

 

De seguro que Sanders continuará en campaña y seguirá también generando la pasión y entusiasmo que ha generado en particular entre los jóvenes, en el camino aumentará el número de delegados, pero casi imposible que alcance a Clinton. 

 

Por su parte, la casi candidata demócrata de seguro seguirá también con su estrategia de ver la primaria como una previa de lo que será la campaña para la elección general en noviembre. No sorprende que Clinton critique a Trump por lo que éste dice sobre los inmigrantes, los musulmanes, las mujeres, etc, y por la division que ha introducido en la nación. Lo que sí llama la atención es la referencia de Clinton a esa gente “enojada” que ha sido el gran factor novedoso en la primaria de ambos partidos, pero en especial en la republicana.

 

Clinton pidió a quienes la escuchaban en el mitin en el estado de Washington que trataran de entender a esta gente enojada. Que es gente que ha visto cómo su situación económica se ha deteriorado, e incluso, hasta ha perdido su hogar. Básicamente lo que trata de hacer Clinton es tomar el toro por los cuernos de esos millones que se dicen enojados con el sistema y que han generado un literal terremoto en la primaria presidencial. 

 

Es claro que durante la elección general no podrá ignorarse a este grupo de gente. Queda por ver qué les ofrecerá Clinton. Tanto a los “enojados” que están con Sanders, como a los que están con Trump, Clinton tratará de ganar su voto.

 

Al igual que con Trump, una noche de victoria en el campo Clinton. La gran diferencia es que Clinton tiene al partido de su lado. La casi candidata demócrata quisiera que la primaria se hubiese terminado y poder enfocar sus baterías contra Trump. Una interrogante es ver si esa gente que sigue llenando los mitines de Sanders se irá con Clinton una vez que el senador termine su campaña. Por ahora las señales no son muy alentadoras, en los mitines de Sanders hay abucheos contra Clinton cuando se menciona su nombre.