IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Mientras los trabajadores mueren por el calor extremo, activistas piden al Gobierno de Biden que tome medidas urgentes

“Muchos más empleados están muriendo en el calor, y no se está registrando así”, asegura la organización Public Citizen. La Agencia puede tardar hasta siete años en emitir una protección de este tipo mientras tanto las temperaturas van en aumento.

Por Melissa Chan - NBC News

En medio de una ola de calor global, la agencia estadounidense que establece las normas de seguridad en el lugar de trabajo está probablemente a muchos años de distancia de emitir una norma federal que proteja a los trabajadores de temperaturas peligrosamente altas, aseguraron expertos y un ex funcionario de la agencia.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional del Departamento de Trabajo (OSHA, por sus siglas en inglés) comenzó el proceso de creación de dicha norma en octubre, pero está empantanada por la falta de recursos, la fuerte oposición de la industria y los procedimientos burocráticos que pueden durar décadas, relató Jordan Barab, un exfuncionario.

"Todo ello crea enormes barreras para conseguir que las cosas se hagan en un plazo razonable", agregó Barab, que fue subsecretario adjunto de Trabajo de OSHA en la Administración Obama. 

La agencia se encuentra en la fase inicial de su proceso de elaboración de normas, que puede durar entre 15 meses y 19 años desde el inicio hasta el final y tiene una media de más de siete años, según un informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos.

Un trabajador repara una acera durante una ola de calor en Austin, Texas, el 19 de julio.
Un trabajador repara una acera durante una ola de calor en Austin, Texas, el 19 de julio.Getty Images

El informe, publicado en 2012, citaba como principales obstáculos los requisitos de procedimiento, el cambio de prioridades y la rigurosidad de las normas de revisión judicial. 

“La elaboración de normas lleva tiempo, y es fundamental que lo hagamos bien”, afirmó el subsecretario de Trabajo de OSHA, Doug Parker, en un comunicado.

Pero los defensores dicen que los trabajadores al aire libre -muchos de los cuales son personas de color- no pueden esperar, ya que el cambio climático hace que las temperaturas extremas sean más probables.

[Ordenan evacuaciones por un incendio cerca del Parque Nacional de Yosemite]

“Es obvio que el clima se está calentando y que los trabajadores corren un mayor riesgo”, aseguró Barab. "Esto es cada vez peor". 

Cuando las temperaturas superaron los 90 grados en Pasadena, California, el mes pasado, un conductor de UPS de 24 años se desplomó y murió en su camión momentos después de entregar un paquete, aseguró su familia. 

El médico forense del condado aún no ha dicho qué causó la muerte de Esteban Chávez Jr, pero su padre culpó al calor y a las exigencias del empleo. 

"Esos camiones son una caja caliente", dijo el papá de Chávez a la cadena de televisión KTLA. “Tienen a todos estos tipos corriendo de un lado a otro, entregando paquetes y tratando de cumplir con sus cuotas y hacer su trabajo”.

Más recientemente, otro trabajador de UPS se desplomó en el calor de Arizona -un momento captado por la cámara de video del timbre de una casa- pero sobrevivió. El empleado no identificado puede verse desplomado en el suelo, segundos después de dejar un paquete. 

[Altas temperaturas, incendios y posibles apagones: la ola de calor que arrasa en EE.UU.]

UPS no hizo comentarios inmediatamente el viernes. A principios de esta semana, en respuesta al conductor de Arizona que se desplomó, la compañía dijo que sus trabajadores están “entrenados para trabajar al aire libre y para los efectos del clima caliente”. También afirmó que el aire acondicionado es "ineficaz" en los camiones de reparto porque hacen paradas frecuentes.

Muchos más incidentes no se denuncian al igual que las lesiones y muertes laborales relacionadas con el calor, aseguró Juley Fulcher, que trabaja con Public Citizen, un grupo sin fines de lucro que aboga por los consumidores y los trabajadores.

De 2011 a 2019, las temperaturas abrasadoras provocaron un promedio de 38 muertes de trabajadores al año, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Solo en 2019, 43 trabajadores murieron por exposición al calor, y más de 2,400 sufrieron lesiones y enfermedades graves, dijo la OSHA. 

Pero Fulcher afirmó que es probable que las cifras sean significativamente más altas debido a las discrepancias en los informes. Un reporte reciente de Public Citizen reveló que la exposición al calor es probablemente responsable de 170,000 lesiones relacionadas con el trabajo y de entre 600 y 2,000 muertes cada año.

Según el informe, los trabajadores agrícolas, en su gran mayoría inmigrantes, son los más vulnerables a las lesiones y enfermedades relacionadas con el calor, mientras que los trabajadores de la construcción tienen más probabilidades de morir.

Los empleados de la construcción, que representan el 6% del total de la fuerza de trabajo de Estados Unidos, representaron el 36% de todas las muertes ocupacionales relacionadas con el calor entre 1992 y 2016, según un informe de 2019 del Centro de Investigación y Capacitación de la Construcción, una organización que trabaja con la OSHA para abordar los peligros de la construcción. 

[El intenso calor, incendios forestales y emergencias que azotan a Europa]

Y casi el 90% de los empleados de jardinería y mantenimiento de terrenos en 2020 debían pasar más de dos tercios de su tiempo de trabajo en el exterior, en comparación con el 4% de todos los trabajadores civiles, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

“Muchos más trabajadores están muriendo en el calor, y no se está registrando así”, aseveró Fulcher. 

"El sudor no para"

En Virginia, donde se espera que las temperaturas se acerquen a los 100 grados este fin de semana, el conductor de UPS Nick Jones guarda una toalla para el sudor, Gatorade y un pedazo de sandía en su camión de reparto para mantenerse fresco.

Jones, de 38 años, dice que cuando se detiene en los semáforos en rojo, puede ver ondas de calor visibles a través de su parabrisas.

"Es insoportable", asegura, y añade que su camión no tiene aire acondicionado. "Hoy en día, uso la toalla en cada parada porque el calor es muy intenso. El sudor no para".

Nick Jones, de 38 años y originario de Virginia, ha sido conductor de UPS durante 17 años. de 38 años y originario de Virginia, ha sido conductor de UPS durante 17 años.
Nick Jones, de 38 años y originario de Virginia, ha sido conductor de UPS durante 17 años. de 38 años y originario de Virginia, ha sido conductor de UPS durante 17 años.Nick Jone vía NBC News

Tanto el calor como las exigencias del trabajo se han intensificado a lo largo de los últimos 17 años que Jones lleva conduciendo para UPS, relató.

Los paquetes han crecido hasta incluir sofás y muebles, que Jones tiene que transportar a veces por varios tramos de escaleras en complejos de apartamentos. “No hay límite para lo que una persona puede pedir por Internet”, agregó. 

En la parte trasera del camión hace entre 30 y 40 grados más de calor que en el exterior, según él. Para escapar momentáneamente del sol, entra en las tiendas cercanas durante 10 minutos antes de continuar su ruta. 

“Es una caja de metal. Es todo marrón, y atrae el calor todo el día”, afirmó.

Los trabajadores y los defensores de los derechos humanos instan a la OSHA a que acelere su proceso de elaboración de normas. La agencia puede tomar algunas vías para acelerar el proceso. Pero con poco personal y recursos, no es probable que lo haga, aseguró Barab.

El año pasado, Public Citizen solicitó a la OSHA que emitiera una norma temporal de emergencia, que según el grupo tendría la misma fuerza que una norma permanente durante al menos seis meses.

La petición sigue pendiente. Pero esa vía es jurídicamente complicada y tiende a ser anulada por los tribunales, afirmó Barab.

Mientras tanto, los legisladores están impulsando una propuesta de ley federal que exigiría a OSHA la creación de medidas como descansos pagados en espacios frescos, acceso al agua y limitaciones en el tiempo de exposición de los trabajadores al calor.

[El Gobierno de México reanuda la construcción del Tren Maya pese a orden de un juez de detenerla]

La legislación lleva el nombre de Asunción Valdivia, una trabajadora agrícola de California que murió en 2004 tras recoger uvas durante 10 horas seguidas a temperaturas de 105 grados, dijo el senador demócrata Alex Padilla.

“Esta no es una amenaza lejana. Lo estamos viviendo ahora, y lo estamos viviendo más cada día”, dijo en una conferencia de prensa esta semana. “No podemos permitirnos esperar”. 

En un comunicado, la OSHA dijo que estaba revisando el informe de Public Citizen y que ha recibido miles de comentarios que “ayudarán a guiar nuestro trabajo en el desarrollo de una norma final integral basada en la ciencia y los datos disponibles más recientes.”

"Seguiremos mejorando nuestros esfuerzos y explorando oportunidades para ayudar a los empleadores y a los trabajadores a disminuir el riesgo de exposición al calor", afirmó Parker, secretario adjunto de la agencia. 

En la actualidad, los trabajadores están amparados por las protecciones de la “cláusula de deberes generales” de la OSHA, que obliga a los empresarios a mantener los lugares de trabajo “libres de peligros reconocidos”, entre ellos el calor.

Pero una norma federal específica aumentaría significativamente el cumplimiento por parte de los empresarios, afirmó Chris Cain, director ejecutivo del Centro de Investigación y Formación de la Construcción.

[Los pequeños cambios que pueden ayudarle a ahorrar cientos de dólares en electricidad]

“Eleva esa cuestión a un nivel mucho más alto”, aseguró. "Y ellos, a su vez, ponen en marcha controles en mucha mayor medida que cuando simplemente están bajo la amenaza de una violación de la cláusula de obligación general o a través de los esfuerzos de educación".

Al menos 50,000 lesiones y enfermedades relacionadas con el calor en todo el país podrían evitarse si la OSHA implementara una norma al respecto, afirmó Public Citizen, citando el éxito de una norma estatal de seguridad sobre el calor en California. 

Si OSHA no finaliza una norma federal sobre el calor antes de 2024, los defensores temen que se abandone por completo si el Partido Republicano gana la presidencia. Bajo la Administración de Trump, el número de inspectores de la OSHA disminuyó a medida que se estancó la contratación.

“Si tenemos un republicano en la presidencia, con toda probabilidad, (la norma) se detendrá en su camino”, dijo Fulcher.

Barab advirtió que el problema es mucho más grave de lo que indican las estadísticas. La exposición crónica al calor puede afectar gravemente a los riñones y al cerebro, aseguró, y muchos casos no se relacionan al trabajo, sobre todo cuando el empleado no se desploma en el lugar.

"Los efectos del calor son mucho, mucho más amplios que los de las personas que mueren por insolación en el trabajo", afirmó. "Estamos ante un problema mucho mayor de lo que creemos".