IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Envuelven al árbol más grande del mundo con una manta ignífuga por la amenaza de un incendio en California

El calor intenso de un fuego cercano amenaza al General Sherman en el Bosque Gigante del parque nacional de Sequoia y a otros árboles tan altos como rascacielos y de miles de años de antigüedad.
/ Source: The Associated Press

Por Noah Berger y John Antczak - The Associated Press

Los bomberos han envuelto la base del árbol más grande del mundo con una manta resistente al fuego para intentar salvar a esta gigantesca secuoya de los incendios forestales que se cercan la Sierra Nevada en California.

El colosal árbol llamado General Sherman en el Bosque Gigante del parque nacional de Sequoia y otros de similar tamaño; el Museo del Bosque Gigante; y otros edificios del área fueron envueltos para protegerlos contra las llamas, según informó la portavoz de incendios Rebecca Paterson.

La envoltura de aluminio puede soportar un calor intenso durante períodos cortos. Los funcionarios federales dicen que han estado usando el material durante varios años en todo el oeste de Estados Unidos para proteger estructuras sensibles de las llamas. Cerca del lago Tahoe, algunas casas que estaban envueltas en material protector sobrevivieron a un incendio forestal reciente, mientras que otras cercanas fueron destruidas.

Se esperaba que el incendio Colony, uno de los dos que arden en el parque nacional de Sequoia, pueda llegar dentro de unos días al Bosque Gigante, una arboleda de unas 2,000 secuoyas, dijeron los bomberos.

Sin embargo, el fuego no creció significativamente el jueves ya que una capa de humo redujo su propagación por la mañana, dijo la portavoz de los bomberos Katy Hooper.

Esto ocurre luego de que un incendio forestal incinerara el año pasado miles de secuoyas, algunas tan altas como rascacielos y de miles de años de antigüedad.

El árbol General Sherman es el más grande del mundo por volumen: cuenta con 52,508 pies cúbicos (1,487 metros cúbicos), según el Servicio de Parques Nacionales. Tiene una altura de 275 pies (84 metros) y una circunferencia de 103 pies (31 metros) a nivel del suelo.

[Miles de personas son forzadas a huir de Lake Tahoe mientras el incendio Caldor se extiende en California]

El superintendente de los parques nacionales de Sequoia y Kings Canyon, Clay Jordan, destacó la importancia de proteger los enormes árboles de los incendios de alta intensidad durante una sesión informativa.

Se esperaba que una trayectoria de 50 años de quemas prescritas (incendios provocados a propósito para eliminar otros tipos de árboles y vegetación que de otro modo alimentarían los incendios forestales más grandes y peligrosos) en las arboledas de secuoyas de los parques ayudara a los árboles gigantes a sobrevivir, al disminuir el impacto si las llamas los alcanzan.

Un "historial sólido de quemas prescritas en esa área es motivo de optimismo", dijo Paterson, "con suerte, el Bosque Gigante saldrá ileso de esto".

Las secuoyas gigantes están adaptadas al fuego, pues éste puede ayudarlas a prosperar al liberar semillas de sus conos y crear claros que dejen entrar los rayos del sol y permitan que las secuoyas jóvenes crezcan. Pero la extraordinaria intensidad de los incendios, alimentados por la emergencia climática, puede sobrepasar y abrumar a los árboles.

Eso sucedió el año pasado cuando el incendio Castle acabó con lo que se estima según estudios eran entre 7,500 a 10,600 secuoyas, según el Servicio de Parques Nacionales.

Una sequía histórica y olas de calor ligadas a la crisis climática han hecho que los incendios forestales sean más difíciles de combatir en el oeste de Estados Unidos. Los científicos dicen que el cambio climático ha hecho que la región sea mucho más cálida y seca en los últimos 30 años y continuará haciendo que el clima sea más extremo y los incendios forestales más frecuentes y destructivos.

Los bomberos envuelven el histórico árbol General Sherman, que se estima que tiene entre 2,300 y 2,700 años de antigüedad, con mantas a prueba de fuego en el Parque Nacional Sequoia el jueves.Servicio de Parques Nacionales vía AFP - Getty Images

Un equipo nacional de manejo de incendios interinstitucional tomó el mando de los esfuerzos para combatir el incendio Paradise de 11.5 millas cuadradas (30 kilómetros cuadrados) y el incendio Colony de 3 millas cuadradas (8 kilómetros cuadrados), que estaba más cerca de la arboleda.

En esa zona se realizaron operaciones para quemar preventivamente la vegetación y otros combustibles que pudieran alimentar las llamas.

Los incendios obligaron la evacuación del parque esta semana, y partes de la ciudad de Three Rivers fuera de la entrada principal permanecieron evacuadas.

Hacia el sur, un incendio en la reserva india del río Tule y en el Monumento Nacional Giant Sequoia creció significativamente durante la noche a más de 6 millas cuadradas (15 kilómetros cuadrados), y las tripulaciones no habían logrado contenerlo, según un comunicado del Bosque Nacional Sequoia.

El incendio Windy Fire, también iniciado por un rayo, ha quemado parte de Peyrone Sequoia Grove en el monumento nacional, y otras arboledas se han visto amenazadas.

"Debido al terreno inaccesible, una evaluación preliminar de los efectos del incendio en los árboles de secuoya gigantes dentro de la arboleda será difícil y puede tomar días en completarse", dijo el comunicado.

El incendio llevó a la Oficina del Sheriff del condado de Tulare a advertir a las comunidades de Ponderosa, Quaking Aspen, Johnsondale y Camp Whitsett, un campamento de Boy Scouts, que estuvieran listas para evacuar si era necesario.

Estos incendios forestales son los más recientes de un largo verano de incendios que han calcinado casi 9,195 kilómetros cuadrados (3,550 millas cuadradas) en California y destruido cientos de hogares.

Los equipos de contención tenían acceso terrestre limitado al incendio Colony y la extrema pendiente del terreno alrededor del incendio Paradise lo impidió por completo, lo que requirió que una gran cantidad de agua fuera vertida desde aviones y que rociaran líquido retardante antillamas en ambos incendios, gestionados en conjunto como el complejo KNP.