IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Dos bomberos mueren en Arizona al intensificarse los incendios forestales en el oeste durante la ola de calor

Los bomberos murieron mientras respondían al incendio de Cedar Basin, cerca del Bosque Nacional Prescott. "Nuestros corazones están muy apenados esta noche", dijo la Oficina de Administración de Tierras.

Por Alicia Victoria Lozano - NBC News

Dos bomberos murieron el sábado en Arizona mientras los incendios forestales arrasaban el oeste del país, amenazando la sobrecargada red eléctrica de California durante la agobiante ola de calor y actual sequía.

Los bomberos murieron en un accidente de avión mientras realizaban un reconocimiento aéreo sobre el incendio de Cedar Basin, cerca del Bosque Nacional Prescott, aseguró la Oficina de Administración de Tierras en un comunicado.

"Nuestros corazones están muy apenados esta noche con sinceras condolencias a las familias, seres queridos y bomberos afectados por este trágico accidente de aviación que ocurrió hoy en Arizona en el #CedarBasinFire", escribió la agencia en su cuenta de Twitter.

Mientras tanto, el incendio de Bootleg, en el sur de Oregon, duplicó su tamaño el sábado hasta alcanzar casi 77,000 acres en el Bosque Nacional Fremont-Winema, interrumpiendo tres líneas eléctricas que transmiten energía de Oregon a California, según informaron las autoridades. Como resultado, California perdió miles de megavatios de energía importada y tuvo que luchar por mantener las reservas operativas mientras las temperaturas se disparaban a tres dígitos en algunas partes del estado.

El gobernador de California, Gavin Newsom, firmó el sábado una orden ejecutiva para liberar más capacidad energética para la red eléctrica durante la ola de calor y la creciente amenaza de incendios. La orden permite a los barcos atracados en los puertos de California utilizar motores auxiliares en lugar de energía en tierra para aliviar la presión sobre el sistema eléctrico.

Un bombero intenta evitar que el Sugar Fire, parte del incendio Complejo Beckwourth, se extienda a las casas vecinas en Doyle, California, el sábado 10 de julio de 2021.AP/Noah Berger

La ola de calor del oeste también ha provocado incendios en toda California. El mayor incendio actual en este estado, el del Complejo Beckwourth, a 45 millas (72 kilómetros) al norte del lago Tahoe, no ha dado señales de disminuir su velocidad tras duplicar su tamaño entre el viernes y el sábado, y saltar hacia Nevada.

Hasta el sábado por la noche, este incendio, provocado por un rayo el 30 de junio, abarcaba más de 60,000 hectáreas a lo largo de dos estados y estaba contenido en un 8%.

 [California pide a sus habitantes que reduzcan su consumo de agua a medida que se agrava la sequía]

"Estamos ante un inicio de temporada sin precedentes", dijo el comandante del incidente, Rocky Opliger, durante una reunión con la comunidad el sábado.

El incendio, uno de los varios de malezas que arden en California, provocó evacuaciones obligatorias, el cierre de parte de un bosque nacional y supuso un grave peligro para los campamentos de la zona, según los funcionarios del Servicio Forestal de EE.UU..

El Departamento de Bosques y Protección contra Incendios declaró a principios de este año que "el cambio climático se considera un factor clave" de los recientes problemas de incendios forestales en el estado.

Las temperaturas en algunas partes de este estado han alcanzado máximos casi históricos, con 130 ºF el viernes en el valle de la Muerte, solo cuatro grados por debajo del récord mundial de 1913.

 Las autoridades pidieron a los californianos que ahorraran energía el sábado a pesar de las altas temperaturas.

"Las intensas olas de calor que hemos estado experimentando en California y en todo el Oeste pondrían a prueba casi cualquier red eléctrica", dijo Elliot Mainzer, presidente y director general del Operador del Sistema Independiente de California, que supervisa la red eléctrica de gran parte del estado. "Nos enfrentamos a una situación grave en la red", agregó.

[Sacramento, Las Vegas y otras ciudades se mantienen en alerta por la ola de calor]

Esta semana también se ha pedido a los residentes que reduzcan el consumo de agua en un 15%, ya que el empeoramiento de la sequía sigue agotando las reservas de agua en todo el estado. Desde el jueves, 50 de los 58 condados de California están en estado de emergencia por la sequía.

Las zonas montañosas del norte de California también han sufrido varios incendios de gran magnitud que han destruido más de una docena de viviendas. Aunque no hay informes confirmados de daños en edificios, el incendio del Complejo Beckwourth provocó órdenes de evacuación o advertencias para unas 2,800 personas a lo largo y el cierre de casi 200 millas cuadradas del Bosque Nacional Plumas.

El viernes, el aire caliente ascendente formó una gigantesca nube de pirocúmulos de humo que alcanzó miles de metros de altura y creó sus propios rayos, señaló la oficial de información sobre incendios Lisa Cox.

David Garfield despeja un cortafuegos alrededor de su casa mientras el incendio Sugar, parte del incendio Complejo Beckwourth, arde hacia Doyle, California, el sábado 10 de julio de 2021.AP/Noah Berger

Los focos de incendio provocados por las brasas saltaron hasta una milla por delante del flanco noreste —demasiado lejos para que los bomberos pudieran combatirlos con seguridad— y los vientos canalizaron el fuego hacia los drenajes y cañones llenos de combustible seco, donde "realmente puede coger velocidad", según Cox.

Las llamas se elevaron hasta 100 pies (30 metros) en algunos lugares, lo que obligó a los bomberos a centrarse en la construcción de líneas de excavación para proteger las viviendas.

Los bomberos suelen aprovechar las noches más frescas y húmedas para avanzar en el control de los incendios, aseguró Cox. Pero el calor y la baja humedad no cedieron. Los más de 1,200 bomberos contaron con la ayuda de aviones, aunque se esperaba que las llamas siguieran avanzando.

Los incendios forestales también están causando estragos en el oeste de Idaho y en el sureste de Washington, lo que ha llevado al gobernador de Idaho, Brad Little, y al de Washington, Jay Inslee, a declarar la emergencia en sus estados.

"Washington se enfrenta a una sequía histórica y ya hemos experimentado una ola de calor récord. Debemos estar atentos a nuestros esfuerzos para prevenir los incendios forestales, la pérdida de vidas, la destrucción de tierras y propiedades que conllevan", dijo Inslee en un comunicado.

"No queremos que se repita lo de los últimos años, con peligrosos incendios forestales en todo el estado que han destruido pueblos, matado ganado y provocado semanas de insalubridad en el aire", añadió.