IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Casi 200 países logran un acuerdo para reducir el calentamiento global, pero con un polémico cambio de último momento

India pidió inesperadamente modificar el pacto sobre el uso del carbón. "Por el amor de Dios, no arruinen este momento", suplicó el enviado de la Unión Europea. El balance del compromiso alcanzado es positivo para muchos, pero no suficiente. 

Por Seth Borenstein y Frank Jordans — The Associated Press

GLASGOW, Escocia —Un total de casi 200 países aceptaron este sábado un polémico acuerdo sobre el cambio climático que busca mantener un objetivo de reducción del calentamiento global clave, pero también incluyó, a último minuto, un lenguaje atenuado sobre el uso del carbón. 

Varios países, incluyendo pequeñas islas estado, dijeron que estaban muy decepcionadas por el cambio propuesto por India para “reducir gradualmente” el uso de energía proveniente del carbón en lugar de  “eliminar gradualmente”. El carbón la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero.

Una nación tras la otra se quejaron más temprano, en el último día de dos semanas de las conversaciones sobre el clima de la ONU en Glasgow, Escocia, acerca de cómo el acuerdo no fue lo suficientemente rápido o tuvo el alcance necesario, pero dijeron que lo logrado era mejor que nada. En concreto, era un progreso escalonado, que puede ser considerado también un éxito. 

[“Reliquias de un mundo perdido”: manglares mexicanos ofrecen pistas de la emergencia climática]

John Kerry, enviado especial de Estados Unidos para el clima, hace gestos al final de una sesión plenaria en la Cumbre de la ONU sobre el clima COP26 en Glasgow, Escocia.Alastair Grant / AP

Negociadores de Suiza y México dijeron que el cambio en el lenguaje usado con respecto al carbón estaba contra las reglas porque fue propuesto demasiado tarde. De todas formas, dijeron que no tenían otra opción más que aceptarlo. 

La ministra suiza de Medio Ambiente, Simonetta Sommaruga, dijo que el cambio dificultará que se alcance el objetivo internacional de limitar el calentamiento global desde la época preindustrial hasta la actualidad a 1.5 grados Celsius (2.7 grados Fahrenheit).

“Nuestro débil planeta pende de un hilo”, dijo el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en un comunicado. “Aún estamos a las puertas de una catástrofe climática”, agregó

Muchos otros estados y activistas climáticos señalaron a India por hacer demandas que debilitaron el acuerdo final alcanzado. 

“El cambio de último minuto de India en el lenguaje para decir que se reducirá gradualmente en lugar de eliminar el carbón es bastante sorprendente”,  dijo el científico climático australiano Bill Hare, quien  rastrea las promesas sobre emisiones de carbono de los países del mundo para el llamado Climate Action Tracker, con base científica. “India ha sido un estado que bloquea acciones contra el cambio climático desde hace tiempo, pero nunca había visto que lo hicieran de un modo tan abierto”, dijo. 

Otros miraron el acuerdo alcanzado desde una perspectiva más positiva. Además de revisar el lenguaje sobre el carbón, el Acuerdo Climático de Glasgow incluye suficientes incentivos económicos casi para responder a las necesidades de las naciones más pobres y resolver un problema de larga data para facilitar las mediciones de carbono. 

El acuerdo también indica que los grandes estados emisores de carbono tendrán que volver y ofrecer compromisos más firmes de reducciones de carbono para el final de 2022. 

[Darwin moderno lanza severa advertencia si no se salva la biodiversidad]

“Es un buen acuerdo para el mundo”, dijo el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, a The Associated Press. “Tiene algunos problemas, pero dentro de todo es un buen acuerdo”, indicó. 

Yasmine Fouad, ministra de Medio Ambiente de Egipto, asiste a una sesión de la Cumbre de la ONU sobre el Clima COP26, en Glasgow, Escocia. Los negociadores han estado trabajando contrarreloj para lograr un acuerdo que permita evitar una catástrofe climática. Alberto Pezzali / AP

Antes del cambio introducido por India, los negociadores decían que el acuerdo mantenía, aunque apenas, el objetivo general de limitar el calentamiento de la Tierra a finales de siglo a 1,5 grados. El planeta ya se ha calentado 1.1 grados Celsius (2 grados Fahrenheit) en comparación con la etapa pre-industrial.

Antes de las conversaciones en Glasgow, las Naciones Unidas habían fijado tres criterios para el éxito del encuentro, y ninguno de ellos se ha alcanzado. Los parámetros de la ONU incluían un compromiso para cortar las emisiones de carbono a la mitad para 2030, 100,000 millones de dólares en ayuda financiera de las naciones más ricas a las más pobres y garantizar que la mitad de ese dinero se destine a ayudar al mundo en desarrollo a responder ante las peores consecuencias del cambio climático. 

“No logramos esos objetivos en esta conferencia”, dijo Guterres el sábado en la noche. “Pero tenemos algunas bases sobre las que podemos progresar”, agregó.

Negociadores usaron la palabra “progreso” más de 20 veces el sábado, pero usaron muy poco la palabra “éxito” y en esos casos más en el sentido de que llegaron a una conclusión, pero no sobre los detalles del acuerdo. El presidente del encuentro, Alok Sharma, dijo que el acuerdo impulsa “un progreso en temas como el carbón, los automóviles, el uso de dinero en efectivo y los árboles” y que es “algo significativo” para las personas y el planeta. 

Activistas medioambientales no eran muy entusiastas en sus valoraciones del encuentro, antes de que India proponga un cambio de último minuto.

“Es moderado, es débil, y el objetivo de no superar los 1.5 grados Celsius apenas si sigue vivo, pero es una señal de que la era del carbón está terminando. Y eso es lo que importa”, dijo Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace International, una veterana de las conversaciones sobre el clima de la ONU conocidas como Conferencias de Partes.

La expresidenta irlandesa Mary Robinson, hablando en nombre de un grupo de líderes retirados llamado The Elders, dijo que el pacto representa “algún progreso, pero en ningún punto está cerca de evitar un desastre climático”. “La gente verá esto como un vergonzoso incumplimiento histórico de un deber”, agregó.

El ministro de Medio Ambiente de la India, Bhupender Yadav, se opuso a una disposición sobre la “eliminación” gradual del carbón y dijo que los países en desarrollo tenían el “derecho al uso responsable de los combustibles fósiles”.

Yadav dijo que el calentamiento global se debía a “estilos de vida insostenibles y patrones de consumo derrochadores” en los países ricos.

[Una “estrella demonio” que fascinó a los egipcios y simboliza la mala suerte podría explicarse por una “sorpresa” astronómica]

Después de que Yadav planteó por primera vez la posibilidad poco agradable de cambiar el lenguaje usado al hablar del carbón en el acuerdo, el vicepresidente de la Unión Europea, Frans Timmermans y enviado climático de la UE de 27 naciones, rogó con frustración a los negociadores que unieran esfuerzos por las generaciones futuras. 

Por el amor de Dios, no arruinen este momento“, suplicó Timmermans. “Por favor, acepten este texto para que llevemos esperanza a los corazones de nuestros hijos y nietos”, agregó. 

Helen Mountford, vicepresidenta del grupo de expertos del Instituto de Recursos Mundiales, dijo que la demanda de India puede no importar tanto como se temía porque la actividad económica que surge a partir del combustible renovable, más barato, está haciendo que el carbón sea cada vez más obsoleto.

"El carbón está muerto. El carbón se está eliminando gradualmente", dijo Mountford. "Es una pena que diluyan eso", indicó. 

Kerry y varios otros negociadores señalaron que los buenos compromisos alcanzados dejaron a todos un poco insatisfechos.

“No todos en la vida... pueden tomar decisiones sobre la vida y la muerte. No todo el mundo puede tomar decisiones que realmente afecten a todo un planeta. Hoy tenemos el privilegio de hacer exactamente eso ”, dijo.

Antes del cambio en el lenguaje sobre el carbón, las pequeñas naciones insulares que son vulnerables a los efectos catastróficos del cambio climático y que habían impulsado acciones más audaces en Glasgow dijeron que estaban satisfechas con el espíritu de compromiso, aunque no con el resultado de las conversaciones.

“Maldivas acepta el progreso escalonado logrado en Glasgow”, dijo Aminath Shauna, ministro de medio ambiente, cambio climático y tecnología de la nación isleña. “Me gustaría señalar que este progreso no está en consonancia con la urgencia y la escala del problema en cuestión”, agregó. 

[La ONU advierte en un nuevo informe: “El origen humano del cambio climático es inequívoco e indiscutible”]

Shauna señaló que para mantenerse dentro del límite de calentamiento que las naciones acordaron hace seis años en París, el mundo debe reducir las emisiones de dióxido de carbono esencialmente a la mitad en 98 meses. El mundo en desarrollo necesita que el mundo rico dé un paso adelante, dijo.

La diferencia entre 1.5 y 2 grados es una sentencia de muerte para nosotros”, dijo Shauna. “No causamos la crisis climática. No importa lo que hagamos, no podemos revertirlo“, indicó. 

Está previsto que las conversaciones del próximo año se celebren en la localidad egipcia de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo. Dubai será la sede de la reunión en 2023.

___

Aniruddha Ghosal, Karl Ritter y Ellen Knickmeyer contribuyeron con este informe.