IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

California pide a sus habitantes que reduzcan su consumo de agua a medida que se agrava la sequía

"Esos son los efectos del cambio climático. Está aquí y es inducido por el hombre", aseguró el gobernador del estado, Gavin Newsom.

Por Alicia Victoria Lozano – NBC News

El gobernador de California, Gavin Newsom, hizo un llamado a los residentes para que reduzcan de manera voluntaria su consumo de agua en un 15%, en medio de la sequía que se intensifica en el estado y las altas temperaturas.

Newsom, un demócrata que se enfrenta a una elección en septiembre para revocar su mandato, expandió la declaración de emergencia por la sequía a 50 de los 58 condados del estado, donde vive alrededor del 42% de la población.

Los condados más poblados como Los Ángeles o San Francisco no se han incluido en su proclamación.

[Un terremoto de magnitud 5.9 sacude el norte de California y Nevada y hace temblar edificios]

"Tenemos la esperanza de que las personas adopten esa mentalidad que tuvieron en la última sequía y la extiendan con una reducción voluntaria del 15%, no solo en las residencias, sino también en las operaciones comerciales industriales y agrícolas", declaró Newsom frente a periodistas en el condado de San Luis Obispo.

 El estado de emergencia le permite a la Junta de Control de Recursos Hídricos del estado de California reducir el derecho a desviar agua de los ríos si hay escasez. También le permite a las agencias estatales hacer transferencias de agua para usos prioritarios con mayor facilidad.

Una declaración de sequía en 2014 por parte del gobernador Herry Brown estuvo en efecto por más de tres años. Esa sequía agotó las reservas de agua en el subsuelo y provocó cambios en el modo en el que se usa el agua para fines comerciales y residenciales. También atrajo la atención de Donald Trump, quien ridiculizó la estrategia del estado para lidiar con la crisis y aseguró cuando se postulaba a la presidencia en 2016, que no había ninguna sequía que amenazara California.

Tierra seca, normalmente bajo el agua, en las orillas del lago Oroville, el segundo mayor embalse de California, el 16 de junio.Aude Guerrucci/ REUTERS/ Archivo

El estado todavía no se encuentra en los niveles que vivió en la última sequía, pero los residentes deberían prepararse para grandes cambios ambientales en los próximos años, advirtió Alex Hall, director del Centro de Ciencias Atmosféricas en la Universidad de California en Los Ángeles.

“Vivimos en un lugar donde los recursos hídricos son realmente volátiles”, dijo Hall. “Distintas partes del estado son vulnerables. Hay granjeros en los valles centrales que están perdiendo sus medios de subsistencia porque no hay suficiente agua”, agregó.

[En esta zona de California el calor es tan intenso que los molinos de viento parecen que soplaran fuego]

A lo largo de todo California, el uso de agua en las ciudades ha disminuido en un 16% desde la última sequía, dijo este jueves Newsom. Pero a medida que las temperaturas aumentan y en vista de que no lloverá en varios meses, es probable que todo el estado se encuentre pronto en un estado de emergencia.

“Imagino ahora que es una cuestión de tiempo que esos otros [condados] entren más rápido en la declaratoria [de emergencia]", advirtió Newsom.

En los últimos meses, el gobernador ha ido añadiendo más condados al estado de emergencia. En mayo, amplió la proclamación para incluir 41 condados, frente a dos en abril. Sin embargo, está adoptando un enfoque cauteloso, confiando en los informes hidrológicos de las agencias estatales y locales del agua antes de dictar medidas más drásticas.

Cuando se le preguntó si el cambio climático era el culpable, Newsom no dudó.

"Esos son los efectos del cambio climático. Está aquí, y es inducido por el hombre", dijo. "Creo que en el estado de California hemos superado el debate y estamos avanzando hacia la búsqueda de una solución".

Según la agencia federal U.S. Drought Monitor (Monitor de sequía de EE. UU.), el 100% de California estaba anormalmente seco el jueves y casi el 95% del estado estaba en sequía severa. Más del 30% del estado, incluidos varios condados del norte de California, se encuentran en condiciones de sequía excepcional, lo que presagia un mayor riesgo de incendios y una baja tasa de supervivencia de las plantas autóctonas y la fauna silvestre.

Al menos dos docenas de incendios forestales ardían el jueves en todo el estado. California ha sufrido ya 3,856 incendios desde el 1 de enero hasta el 4 de julio, frente a los 3,297 del mismo periodo del año pasado, según el Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California.

A pesar del empeoramiento de la sequía, Newsom subrayó que las restricciones de agua son voluntarias, y destacó estrategias de "sentido común" como regar el pasto con menos frecuencia, tomar duchas más cortas y esperar a poner en marcha los grandes electrodomésticos, como lavadoras y lavaplatos, hasta que las cargas estén completas.

"La buena noticia es que ya hemos hecho esto antes y se nos da muy bien", dijo Peter Roquemore, subdirector de proyectos del Centro Luskin de Innovación de la UCLA. "Durante la última sequía, cuando se pidió a los californianos que conservaran, lo hicimos e incluso superamos los objetivos de conservación", aseguró.