Muere a los 90 años el actor Sean Connery, célebre intérprete de James Bond

El actor interpretó a James Bond en siete películas, y fue el primero en llevar a este personaje a la gran pantalla. A lo largo de su carrera, obtuvo el reconocimiento de un Óscar y otros premios prestigiosos.
Sean Connery en la 'premiere' de una de sus películas, en Londres en 2003.
Sean Connery en la 'premiere' de una de sus películas, en Londres en 2003. REUTERS / REUTERS
/ Source: Telemundo

El actor escocés Sean Connery, una leyenda del cine conocido en particular por ser el primero en represantar a James Bond en la gran pantalla, murió a los 90 años, según un mensaje publicado este sábado en la cuenta oficial del célebre agente secreto en Twitter. 

La noticia fue confirmada por su familia, señaló este sábado la cadena pública británica BBC, la primera en reportarla. 

Connery interpretó al célebre agente secreto en siete películas. Fue también ganador de un premio Óscar, dos premios Bafta y tres Globos de Oro. 

La cuenta de Twitter dedicada a homenajear a Roger Moore, otro celebre intérprete del 007 más famos del mundo, publicó un mensaje de condolencias: "Qué infinitamente triste es escuchar la noticia de que Sir Sean Connery ha fallecido. Él y Roger fueron amigos durante muchas décadas y Roger siempre sostuvo que Sean fue el mejor James Bond de todos los tiempos. DEP".

El ex primer ministro escocés Alex Salmond definió a Connery como “el escocés más grande del mundo, la última de las verdaderas estrellas de Hollywood, el Bond definitivo".

Una vida sencilla, hasta que llegó la gran oportunidad

Connery nació el 25 de agosto de 1930 en el seno de una familia humilde de Edimburgo, ciudad escocesa perteneciente a Reino Unido. Su madre, Euphemia McBain, trabajaba como empleada de la limpieza, y su padre, Joseph, era obrero en una fábrica, reporta NBC News. 

Tras dejar la escuela a los 14 años, Connery pasó por una serie de trabajos manuales, desde conductor de camión hasta lechero, antes de descubrir su vocación por la actuación. El peor de ellos, diría más tarde, fue pulir ataúdes.  

[Cines cerrarán por los retrasos en la última película de 'James Bond']

Su recorrido como celebridad empezó en 1950, cuando compitió como culturista en un concurso de Mr Universo en Londres. Su físico le valió su primer papel importante en televisión. Pero su verdadera gran oportunidad en el mundo del cine llegó 12 años después, cuando lo seleccionaron para interpretar al legendario espía James Bond para la primera transposición a la gran pantalla de ese personaje ya protagonista de populares novelas. 

Así, en 1962 protagonizó la película DR. NO, el punto de partida de su futuro de estrella de Hollywood, donde se ganó además la fama de "rompecorazones" hasta ser definido el hombre vivo más sexy en 1989 por la revista People. 

Sean Connery en una imagen de 1964.AP

Tras el triunfo de ese filme, siguieron otros cinco títulos de la serie oficial de 007: Desde Rusia con amor (1963), James Bond contra Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), 007: Sólo se vive dos veces (1967) y Diamantes para la eternidad (1971).

Connery volvió a interpretar el papel de James Bond por última vez doce años después con Nunca digas nunca jamás, aunque esa película no se considera parte de las entregas oficiales sobre Bond. 

Pese a quee la fascinación que ejercía el personaje para el público fue creciendo cada vez más, la tolerancia de Connery por él disminuyó. Frustrado por las peleas con los productores por su salario y la creciente sensación de que Bond eclipsaría todo lo demás que hacía, el actor se echó atrás de la serie.

Éxitos imparables hasta la jubilación como actor

Su carrera continuó sin embargo imparable, hasta que en 1987 su papel en Los intocables le valió el Oscar al mejor actor de reparto. un premio al que se sumaron dos Baftas y tres Globos de Oro.

Connery también participó en títulos como Asesinato en el Orient Express (1974), El nombre de la rosa (1986), Indiana Jones y la última cruzada (1989) y Los vengadores (1998).

[Al fiscal general le gustan las películas de James Bond... pero no el ‘caso Mayflower’]

El intérprete siempre mostró públicamente su apoyo social y financiero al Partido Nacionalista Escocés (SNP), defensor de la independencia de Escocia, y cuando fue nombrado caballero por la reina Isabel II en el año 2000, acudió ataviado con la tradicional falda escocesa o "kilt".

Tras estrenar La liga de los hombres extraordinarios en 2003, el actor abandonó la gran pantalla y desde entonces residía en las Bahamas.

Fue el cierre de un camino que quizás no estaba entre sus planes cuando era joven. Un camino que empezó cuando él era "obrero, doblador de acero, mezclador de cemento, prácticamente cualquier cosa y que seguiría hasta convertirlo en el agente secreto más admirado y seductor del mundo. Y no solo eso. 

Con información de BBCNBC News, AP y EFE.