IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Todos los celulares podrán cargarse con el mismo cable? Estamos un paso más cerca

La Unión Europea planea obligar a todos los fabricantes a que usen el mismo cable, lo que afectaría también a los aparatos en Estados Unidos. Estos son los motivos y las ventajas.

Por Kelvin Chan —  The Associated Press

La Unión Europea anunció este jueves que planea exigir a las compañías de teléfono que adopten un cable de carga único para todos los dispositivos móviles, lo cual puede poner fin a esa tediosa tarea de tener que buscar en un cajón de cables enredados el cargador correcto. 

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque comunitario, propuso una legislación que obligaría a utilizar cables USB-C para los cargadores, un tipo de conexión que muchos fabricantes de dispositivos ya han adoptado. 

La compañía que más se resiste a este tipo de cable es Apple. La compañía dice que le preocupa que las nuevas normas limiten la innovación, lo que acabaría perjudicando a los consumidores. 

[Amazon, Apple y Google apagan la app Parler tras el asalto al Capitolio: era el megáfono alterno de seguidores de Trump]

Los teléfonos iPhones vienen con el puerto de carga Lightning propio de la compañía, aunque los modelos más recientes traen cables que pueden conectarse a una toma USB-C.


Apple dice que la nueva norma puede detener la innovación, pero la UE dice que permitirá que se incorporen dos entradas para cargar los teléfonos.Marcio Jose Sanchez / AP

La iniciativa de la Unión Europea será sin duda bien recibida por las millones de personas que les ha tocado en algún momento, o muchos, encontrar un cargador que sea el indicado entre una maraña de cables. Aunque ese no es el único objetivo: el bloque busca reducir las 11,000 toneladas métricas de residuos electrónicos que se tiran cada año en el continente.

Según la Comisión, un europeo posee en promedio al menos tres cargadores y utiliza dos con regularidad. Sin embargo, el 38% de las personas dicen que al menos una vez no han podido cargar su teléfono porque no encontraron un cargador compatible. 

El año pasado se vendieron en la Unión Europea unos 420 millones de teléfonos móviles o dispositivos electrónicos portátiles.

La propuesta de ley, que aún debe ser examinada y aprobada por el Parlamento Europeo, establece que los teléfonos, las tablets, las cámaras digitales, las consolas de videojuegos portátiles y los auriculares o audífonos que se vendan en la Unión Europea tendrán que tener puertos de carga USB-C. Los auriculares de silicona sin cable (earbuds), los relojes inteligentes y las pulseras de fitness no están incluidos.


También aboga por estandarizar la tecnología de carga rápida y dar a los consumidores el derecho a elegir si quieren comprar sus nuevos dispositivos con o sin cargador, lo que la Unión Europea calcula que ahorrará a los europeos 293 millones de dólares (250 millones de euros) al año.

Se ha intentado durante más de una década convencer a las compañías de que adopten una norma común—lo cual redujo la cantidad de opciones de cables disponibles. Antes había decenas, ahora apenas un puñado. Ahora, la Comisión Ejecutiva de la Unión Europea está directamente imponiendo el cambio. 

“Los cargadores le dan energía a todos nuestros dispositivos electrónicos más esenciales. Con cada vez más dispositivos, se venden cada vez más cargadores que no son intercambiables o no son necesarios. Estamos poniendo fin a esto”, dijo Thierry Breton, comisario europeo de Industria de la Unión Europea. 

[‘Mount Recyclemore’: la escultura con residuos electrónicos que muestra los rostros de líderes del G7]

“Con nuestra propuesta, los consumidores europeos podrán utilizar un único cargador para todos sus aparatos electrónicos portátiles, un paso importante para aumentar la comodidad y reducir los residuos”, señaló. 

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, habla durante una conferencia de prensa sobre tener un cargador único para los teléfonos móviles en la sede de la UE en Bruselas, el jueves 23 de septiembre de 2021.Thierry Monasse / AP

Las empresas tendrán dos años para adaptarse a las nuevas normas una vez que entren en vigor. Las reglas sólo se aplicarán a los productos electrónicos vendidos en los 30 países del mercado único europeo, pero, al igual que las estrictas normas de privacidad de la Unión Europea, podrían acabar convirtiéndose en una norma de facto para el resto del mundo, incluido Estados Unidos.

Apple dijo que compartía el compromiso de la Comisión Europea con la protección del medio ambiente, pero no cree que la propuesta ayude a los consumidores.

No se trata de ir en contra de la innovación, sino de facilitar un poco más la vida de nuestros conciudadanos

Thierry Breton comisario de la Unión Europea

“Nos sigue preocupando que una regulación estricta que obligue a un solo tipo de conector ahogue la innovación en lugar de fomentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo”, dijo la empresa en un comunicado.

Breton niega que las nuevas normas vayan a frenar la innovación. “Si Apple quiere seguir teniendo su propio enchufe, tendrá la posibilidad de hacerlo”, dijo Breton en una rueda de prensa en Bruselas.

“No se trata de ir en contra de la innovación, sino de facilitar un poco más la vida de nuestros conciudadanos”, señaló. 

Breton explicó que los fabricantes pueden seguir poniendo dos puertos diferentes de carga en los dispositivos móviles si lo desean. Añadió que la norma propuesta permitirá actualizaciones para estar a tono con los avances tecnológicos.